Por: Alonso Gurmendi
Abogado del Estudio Echecopar

Luego de siete días de votación, el pasado 15 de enero llegó a su fin el referéndum por la independencia del Sudán del Sur y los sondeos iniciales parecen ser sumamente claros: Llegado febrero, los resultados anunciarán que el mundo tendrá un Estado más.

Por más que existan casi 200 en el mundo, crear un Estado no es para nada fácil y es una empresa que requiere de mucha paciencia y mayores dosis de suerte. Así, muchos otros “cuasi-Estados” esperan en línea, ansiosos de poder seguir el ejemplo de Sudán del Sur. Sin embargo, crear un Estado no se detiene con su simple declaración. Existen cantidades de detalles que deberán resolverse antes de que los Sudaneses del Sur puedan realmente asumir su lugar en la Comunidad Internacional. En estas líneas intentaré plantear las más discutidas hasta el momento:

1. Nombre

Existen quienes piensan que Sudan del Sur debería cambiar de nombre una vez que alcance la independencia en julio próximo, dado el desafortunado récord que conlleva la denominación “Sudán” (que es casi siempre asociado a la crisis de Darfur o a la Corte Penal Internacional) y lo irónico que resultaría que luego de años de guerra civil en contra de Sudán (“del Norte”), los pobladores del sur obtengan su independencia para jurar lealtad a un Sudán.

Es posible que los gobernantes del sur, asentados en la ciudad de Juba, decidan conservar el nombre Sudán del Sur, por razones prácticas e históricas. Sin embargo, existen una serie de propuestas que podrían generar cierta controversia.

Dada la histórica relación de Sudan del Sur con el Nilo, algunos proponen la creación de la República del Nilo o la República del Alto Nilo o del Nilo Azul. Por más que sería estéticamente atractivo, podría generar disputas con Egipto del tipo que actualmente enfrentan a Grecia con Macedonia, que incluso ha llegado a la Corte Internacional de Justicia.

Otra alternativa es distinguir al Sudan del Sur como el Sudán Democrático, a diferencia de su vecino del norte. Pero la tendencia mundial indica que cuantos más calificativos democráticos tiene el nombre de un Estado, menos hay que creerle (sino veamos a la República Democrática del Congo, la República Popular Democrática de Corea, la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista, etc.). Definitivamente no es la imagen que un nuevo Estado quiere dar.

Finalmente, otra opción es ponerle el nombre que regía en la zona durante la ocupación inglesa (República de Ecuatoria) o el nombre de su capital (República de Juba) o alguna otra variante histórica (República de Nubia).

2. Nacionalidad

Un gran problema pendiente para los Sudaneses del Sur es el tema de quién es exactamente nacional de Sudan del Sur y quién es nacional de Sudán. Existen muchos sudaneses del sur tanto en Sudán (“del Norte”) como en terceros países. De acuerdo con el Proyecto de Artículos sobre Nacionalidad en caso de Sucesión de Estados, Sudán (“del Norte”) debería facilitar la adquisición de nacionalidad sudanesa (“del norte”) a los sureños que domicilien en su territorio, pero de momento, el ambiente no parece muy amigable para con los sureños que residen en el norte. Ya un ministro de Sudán ha señalado que a los sureños no se les dará tratamiento médico en los hospitales; “ni una aguja”, acotó. En última instancia, además, Sudán ha rechazado la opción de otorgar doble nacionalidad a los sureños que habiten en su territorio. Así que la situación es por lo menos incierta.

3. Petróleo y recursos naturales

Gran parte del petróleo de Sudan se encuentra en el sur. Para Sudan, la separación podría representar la pérdida de casi el 80% de sus reservas de petróleo, mientras que para el Sur, persistiría el problema de que las refinerías, oleoductos y puertos de exportación están todos en el norte. Por ende, ambas partes tendrán que idear alguna fórmula para compartir el recurso. Sin embargo, ya existen planes para construir oleoductos hacia Kenya (¡al sur!), país que tiene mucho que ganar con la división de Sudán, lo que difícilmente gustará a Jartum. Es más, desligarse económicamente de Sudán es una gran tentación para el sur, ya que estaría libre de las sanciones que en estos momentos acosan a Sudán, por lo que representa una gran oportunidad para los inversionistas extranjeros de ingresar a un mercado hasta ahora complicado. Sin embargo, es claro que un mal manejo del petróleo y otros recursos naturales entre ambos podría desencadenar nuevos conflictos entre el norte y el sur, por lo que la prudencia sería lo más recomendable.

4. Fronteras

Finalmente está el espinoso tema de la provincia de Abyei; que incluso podría desencadenar una nueva guerra entre norte y sur.

El problema con Abyei es que no es ni claramente sureña ni claramente norteña. La región está habitada principalmente por dos grupos étnicos, los Ngok Dinka y los Messiria. Los primeros son sedentarios y tienen lazos amigables con la etnia mayoritaria de Sudán del Sur, los Dinka. Los segundos, son una tribu nómade y árabe, con lazos más estrechos con el norte.

Si bien Abyei es una región rica en petróleo, la principal fuente de disputas tiene su origen en el conflicto entre nómades y sedentarios por las zonas de pastoreo y cultivo. La situación es tan delicada que se suponía que Abyei llevaría a cabo un referéndum el pasado 9 de enero, junto con el resto de Sudán del Sur, para definir si permanecía en el norte o se incorporaba al sur. Sin embargo, discusiones sobre si debería dársele el derecho de voto a los nómades Messiria, hicieron que la realización de ese referéndum devenga en imposible hasta la fecha, al punto que entre el 7 y el 9 de enero pasados, se suscitaron una serie de enfrentamientos armados entre miembros de ambas etnias.

Al final, Norte y Sur deberán llegar a un acuerdo final que lidie con este y todos los otros temas que puedan surgir entre ambos y, para ello, deberán reunir toda la buena voluntad que les sea posible; algo de por sí ya difícil para un país que ha atravesado años de guerra civil y en donde la desconfianza abunda. No queda pues más que esperar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here