Después de escuchar e investigar sobre el uso de redes sociales y medios de comunicación virales -tales como Facebook, Twitter y otros-, quedé prendido de la idea que las mismas jugarían, en la presente campaña electoral, un rol preponderante. Imaginé, inspirado en el creciente uso de las tecnologías de información, de las cabinas de internet, de la telefonía inteligente y la demografía electoral (29% de los electores tienen entre 18 y 27 años), que los medios electrónicos servirían como nexo entre las candidaturas y sus electores potenciales.

La historia de las redes sociales y el marketing viral vía internet jugó su rol más importante en la campaña estadounidense del ahora presidente Barack Obama. Las cifras son, para un inmigrante digital como yo, impresionantes: 13 millones de personas en la lista de correos electrónicos, 3 millones de donantes por vía electrónica, 5 millones de “amistades” virtuales (3 millones de las mismas en Facebook), 35 mil voluntarios que formaron más de 200 mil eventos presenciales, entre otras. La lección que dejó la campaña: tener los objetivos claros, ser proactivos, permitir la interacción, ir a donde están los usuarios, facilitarle el trabajo al público objetivo, medir todo lo que se pueda y, sobre todo, escoger un equipo de personas adecuado para el mensaje.

Marco Sifuentes, el popular Ocram, nos pone al día en la atmósfera local de las redes sociales, describiendo un entorno limitado a pocos candidatos, la gran mayoría de ellos con pocos seguidores, y donde la información fluye de manera unidireccional.

Si revisamos la data de las redes, podemos observar que entre Toledo, Castañeda y Keiko, las tres principales candidaturas, no llegan -en suma- ni a los 50 mil seguidores en Facebook. Si tomamos en consideración que en el Perú existen 3,4 Millones de usuarios de la red, comprendemos que la participación de los usuarios en la campaña política actual es tácitamente nula. Dato curioso: 95 mil personas -me incluyo- están suscritas a la página “No a Keiko”.

Por otro lado, las encuestadoras revelan lo mismo: según DATUM, sólo el 6% de los encuestados ha ingresado a alguna cuenta de los candidatos presidenciales; IPSOS Apoyo, por su parte, no sólo constata el 6% de DATUM, sino que ahonda en el porqué: 73% de los encuestados no cuentan con cuenta alguna, por lo que sólo el 18% de los encuestados cree que las redes tendrán algún tipo de impacto.

Quedando escasas 12 semanas para las elecciones, es improbable que las redes generen algún tipo de cambio en las actuales tendencias… ¿o volverán las redes a sorprendernos?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here