Por: Álvaro Zapatel Malpartida
Corresponsal de Enfoque Derecho en Boston College
Estudiante de Economía con mención en Economía Política Internacional

“…if by a liberal they mean someone who looks ahead and not behind, someone who welcomes new ideas without rigid reactions, someone who cares about the welfare of the people – their health, their housing, their schools, their jobs, their civil rights, their civil liberties… If that is what they mean by a “liberal” then I am proud to be a liberal.”[i]

–          JFK

“Law and order exist for the purpose of establishing justice and when they fail in this purpose they become the dangerously structured dams that block the flow of social progress.[ii]

–          MLK

En las últimas semanas, la homosexualidad ha vuelto a tomar las primeras planas e importancia en los múltiples debates políticos previos a las elecciones presidenciales de abril. Desde un desafortunado llamado de la congresista Fabiola Morales en las redes sociales a “salir del clóset”[iii] al congresista y candidato a la vicepresidencia por Perú Posible Carlos Bruce hasta un comentario socarrón del congresista Carlos Raffo con respecto a un comentario del abogado Ronald Gamarra en referencia MHOL[iv], la homosexualidad ha vuelto a salir de las acostumbradas sombras “closeteras” a las que la sociedad suele relegarla. Esto no pasaría de lo anecdótico si no fuera por el hecho que dos partidos políticos en campaña – Perú Posible y Fuerza Social – han propuesto la unión civil y el matrimonio homosexual respectivamente como promesas electorales para el siguiente quinquenio. Frente a aquellas acciones ha habido predecibles reacciones, como la del Cardenal Juan Luis Cipriani, quien sostuvo su ya conocida postura frente a estos temas.[v] Visto desde un panorama global, estos comentarios y hechos han coincidido con el día de conmemoración a Martin Luther King, Jr. en Estados Unidos el pasado lunes y también con el quincuagésimo aniversario de la juramentación como Presidente de EE.UU. de John F. Kennedy el pasado jueves. Si bien cincuenta años atrás la batalla de Luther King se centró en demostrar que blancos y negros podían convivir como iguales, el día de hoy esta lucha se ha trasladado a la igualdad de derechos entre heterosexuales y homosexuales. Por ello, dado el contexto global de hoy, sería interesante analizar la coyuntura peruana con respecto a la promoción de la igualdad de derechos civiles de las minorías sexuales en vista del legado que ambos personajes – JFK y MLK – dejaron para la posteridad.

Durante el 2010 se estuvo debatiendo la derogación de la ley del “Don’t Ask, Don’tTell” en el ejército estadounidense. Senadores como el Republicano Scott Brown estuvieron en contra de esta derogación, y universidades como Harvard se opusieron al establecimiento de programas militares como el ROTC en las mismas como protesta frente a lo que ellos consideraban un acto discriminatorio. Pues, luego de fuertes discusiones y debates, la ley fue derogada y desde entonces hombres y mujeres abiertamente homosexuales pueden enrolarse en las FF.AA. sin ninguna restricción con respecto a la apertura de su opción sexual. Si bien esta medida no tiene la misma magnitud que el matrimonio o unión civil entre homosexuales,  es un paso hacia adelante en las políticas de inclusión social y de igualdad que ayer se dieron en favor de los afroamericanos y hoy se hace en favor de las minorías sexuales. Por ello, la relevancia de la derogación de la ley “Don’t Ask, Don’tTell” da esperanzas a un grupo de seres humanos que no son libres por el simple hecho de no tener el derecho a elegir o no una  vida de unión entre dos personas y que esta sea reconocida por la ley. Hoy por hoy, solo cinco estados – cuatro de ellos pertenecientes a Nueva Inglaterra – son los que permiten el matrimonio entre dos personas del mismo sexo.  En Massachusetts, el matrimonio gay es legal desde el año 2004, cuando la Corte Suprema de Justicia de Massachusetts determinó en el caso Goodridge vs. Department of PublicHealth[vi] que la prohibición del mismo era inconstitucional. El 2008 recién se derogaría una ley promulgada en 1913 que prohibía los matrimonios de personas que no fueran a vivir en el estado de Massachusetts. Si bien esta es una ley estatal, el objetivo está ahora en conseguir que esta ley se federalice y pueda ser aplicada a nivel nacional. Ciertamente, aquel paso aún tomará tiempo y será difícil de concretar pero que de manera progresiva y con medidas como la recientemente tomada se podrá allanar el camino hacia un trato justo a las minorías sexuales, sin intervención de cualquier otro aspecto o punto de vista que no sea el de la ley.

No faltarán puntos que deseen cuestionar la legitimidad social en favor de las minorías sexuales con observaciones particulares y exclusivas de un credo religioso – debatibles y, por cierto, cuestionadas desde el mismo. En EE.UU. es popular el dicho o frase “WhatwouldJesus do?”, pregunta que se hace cuestionando si tal o cual acción sería correcta o no bajo parámetros que Jesucristo hubiera seguido, y que actualmente se usa de manera coloquial para evaluar posibles reacciones frente a ciertas circunstancias. Dadas la coyuntura, sería sano preguntarnos: “Whatwould MLK do?”

Si Luther King viviera, probablemente no hubiera ido preso por defender los derechos de las minorías sexuales, pero sí hubiera plasmado su inquietud moral y cívica desde una prisión tan indolente como la indiferencia y el olvido. Así como detalló en su carta escrita desde la prisión de Birmingham, Alabama, MLK cuestionaría el orden establecido que ciertos  cuadros de distintos credos  – sin distingo – trata de imponer en un esquema de libertades y derecho que sobrepasa los posibles límites éticos que tal o cual religión pudiera imponer a una masa necesitada de reconocimiento y respeto a su integridad humana. Así, un hombre de fe cristiana como lo fue MLK y un católico como JFK, se permitieron reconciliar la ley de los hombres con la religiosa. Aquel fue un reto complejo pero que, en vista de la coyuntura peruana, en la que la Iglesia tiene un rol determinante, tal reconciliación debe servir de complemento como promoción legítima de los derechos de las minorías sexuales en un ambiente de discusión tan tenso como el que se puede dar en el Poder Legislativo.

Por ello, la clave no se encuentra en el lugar común del desprecio a instituciones religiosas dirigidas por personas atadas a un modo de pensar irreconciliable con los valores cívicos, sino, todo lo contrario. Si el debate legislativo se concentra en la revalorización de los distintos religiosos en función de la persona humana y estos se reconcilian con los objetivos propuestos por la Ley, se podrían obtener resultados distintos para un Estado que aspira a ser secular, pero dentro de un contexto en el que la vida religiosa sigue teniendo gran influencia en la idiosincrasia nacional. Un discurso conflictivo entre Iglesia y Estado no hará más que ranciar un debate que debería ser, en realidad, de consenso y en búsqueda de la unidad del peruano. JFK y MLK fueron dos hombres que, desde la política, la movilización de masas y la religión, lograron un consenso antes visto como imposible entre personas de sistemas de valores diversos, pero que terminaron comprendiendo la importancia de la libertad e igualdad de derechos de todo ser humano ante la ley de los hombres. Prueba de ello es que ambos fueron mártires de sus ideas. Entonces, como peruanos, y miembros de una sociedad que busca ser inclusiva y de respeto, esperemos que, en palabras de MLK, la iglesia – entendida no solo como la Católica, sino en general – “recapture el espíritu de sacrificio de sus inicios, porque, de lo contrario, perderá su autenticidad, el derecho a la lealtad de millones y será considerada como un club social irrelevante y sin ninguna implicancia para el Siglo XX” .[vii]

[i]http://www.liberalparty.org/JFKLPAcceptance.html

[ii]http://www.brainyquote.com/quotes/authors/m/martin_luther_king_jr_3.html

[iii]http://lamula.pe/2010/12/29/fabiola-morales-pide-por-twitter-que-carlos-bruce-salga-del-closet/2763

[iv]http://twitter.com/carlosraffo/status/27072061994172416, http://twitter.com/carlosraffo/status/24295459006709760

[v]http://peru21.pe/noticia/702320/cipriani-ve-igual-union-civil-boda-gay

[vi]http://www.boston.com/news/daily/18/sjc_gaymarriage_decision.pdf

[vii]http://www.africa.upenn.edu/Articles_Gen/Letter_Birmingham.html

*Imagen principal tomada de http://blogcritics.org/politics/article/a-most-modest-proposal/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here