Como bien señalan Cole y otros en América Latina en el espejo retrovisor (2004), nuestra región es un ejercicio fallido de crecimiento en el largo plazo. Mientras Asia y Europa convergen a los estándares estadounidenses durante los últimos 50 años, América Latina se retrasa -primordialmente en productividad- recurrentemente. Para dichos economistas, el problema central reside en las restricciones a la competencia, lo que se traduce en la erosión de la productividad total de los factores (PTF), variable que se estima responde al menos en 60% del crecimiento económico (en el promedio de países observados).

Menor competencia desalienta las inversiones dirigidas a mejoras en productividad. No obstante, por causalidad podemos cuestionar las razones detrás del desinterés en los mercados y la competencia. Por un lado, sin duda, están las presiones proteccionistas por parte de los inversionistas locales; pero por el otro, lo que Rudiger Dornbusch y Sebastian Edwards, dos prominentes economistas del MIT y UCLA, tildaron de La Macroeconomía del Populismo (1991), donde sostienen que son las políticas populistas con fines redistributivos las que socavan la competitividad regional al usar políticas crediticias y fiscales expansivas dirigidas a aumentar -momentáneamente- las tasas de crecimiento, políticas que tarde o temprano chocan con las restricciones productivas que luego desembocan en inflación y crisis macroeconómica, destruyendo los ingresos reales y la capacidad de ahorro e inversión interna.

Antes de la primera vuelta era escoger entre populismo y modernidad. Ganó el populismo: sea light vía el proyecto fujimorista, el cual presenta una expansión generalizada de los programas sociales sin mayor apego al financiamiento de los mismos, o catastrófico vía el proyecto humalista, el cual sencillamente revierte todo lo avanzado en materia económica los últimos 20 años -amén de vulnerar la democracia, el Estado de Derecho y el marco constitucional. El populismo, amigos lectores, es el gran ganador de las elecciones del 2011. Una lástima, por cierto, dado que serán justamente estos próximos 20 a 40 años los que permitirán al resto de regiones converger como nunca antes a los estándares de los países desarrollados. Tanto el Standard Chartered (“Reporte de Súper-Ciclos”) como el CEPR (“Generadores Globales de Crecimiento”) sostienen que las próximas décadas serán de una inusual alta tasa de crecimiento, permitiendo a los países subdesarrollados una oportunidad única de recuperar los años perdidos.

En el caso peruano, la figura es lamentable: nos tardamos 30 años en recuperarnos del desastre velasquista para volvernos a poner a tiro de cañón, ¡y por voluntad propia! En todo caso, vale la pena revisar estos estudios y repensar nuestra postura electoral el próximo 5 de junio.

1 COMENTARIO

  1. buenos dias a mi modesto entender los economistas tienen este discurso disque analisis de la economia del Perú por que se han dedicado a leer tablas estadisticas que en poco o nada reflejan la realidad de nuestro Perú respecto a usted, yo lo entendere, puesto que ha de ser que usted se encuentra en una posicion favorecida por los regimenes capitalistas que durante años se han repartido la riqueza de nuestros pueblos, y que descabelladamente utilizan terminos como la tajada mas grande de la torta, o como siempre aplicando la politica del embudo lo ancho para ustedes y lo angosto para el pueblo quienes deben estar resignados a terminos economicos como el chorreo y otros que simplemente demuestran que ya han perdido toda vision social o publica A USTEDES CABE DECIRLES que dignos representantes suyos como el perdedor pedro pablo kuczynski vendieron el Perú en reiteradas oportunidades, no se conoce por haber pasado hace mucho pero por cultura sabemos que fue quien dispuso de nuestros posos petroliferos regalandolos a la IPC asi como su ultima hazaña firmando los contratos del pozo 88 de camisea
    no zatanicemosmas este proceso repetemos la democracioa sean buenos perdedores el pueblo esta harto de maniobras que pretenden manipular el sentir del pueblo les recordamos que no estamos como hace treinta años atras que si bien se debe dar un cambio y es el pueblo quien se equivoca entonces sera el pueblo quien sufrira las consecuencias RESPETEN LO QUE TANTO PROCLAMAN SEAN DEMOCRATAS REALES NO CONVENIDOS
    GRACIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here