Por: Ismael Muñoz Portugal, Profesor del Departamento de Economía en la PUCP

El crecimiento económico y poblacional que experimenta la sociedad peruana en los últimos años requiere de mayor disponibilidad de agua. Sin embargo, el agua tiende a ser cada vez más escasa con respecto a las zonas geográficas donde se expanden las actividades productivas, y donde también se incrementa la población. Este problema se ha hecho más grave en la costa peruana, ámbito de creciente expansión urbana y también de intensa actividad agrícola, esta última con un gran dinamismo orientado hacia la exportación.

Desigualdad en la disponibilidad por acción de la naturaleza

En los informes internacionales (FAO 2002)[1], el Perú está ubicado a nivel mundial en el puesto 17 en relación a la cantidad de agua disponible por persona. Paradójicamente, esto colocaría al país en una situación privilegiada frente al recurso hídrico en comparación con los demás países a nivel mundial. Sin embargo, por acción de la naturaleza, la distribución de los recursos hídricos es muy desigual. Una razón del problema en el Perú reside en que el 97.7% del recurso hídrico fluye por la vertiente oriental amazónica, donde reside el 26% de la población. Por otra parte, el 1.8% del agua fluye por la vertiente del Pacífico, donde reside el 70% de la población y es allí donde se halla concentrada también la actividad agroexportadora (con altos requerimientos de agua). Finalmente, el 0.5% del agua desemboca en la vertiente del Titicaca, donde reside el 4% de la población.

Cuadro 1: Disponibilidad del agua por vertientes en el Perú

Vertiente Superficie Población Disponibilidad de agua en ríos Índice
En 1.000 km2 Miles % Millones m3 anuales % m3/hab./año
Pacífico 280 18.430 70 37.363 1,8 2.000
Amazónica 959 6.852 26 1’998.752 97,7 291.000
Lago Titicaca 47 1.047 04 10.172 0,5 10.000
Total 1.285 26.382 100 2’046.287 100 77.534

Fuente: Comisión Técnica Multisectorial 2004: 3. INRENA

Asimismo,  los distintos usos del agua están distribuidos según los sectores productivos y la población usuaria del recurso. En el Perú, es el sector agrícola el que concentra el 80% del uso del agua a nivel nacional, seguido por el uso poblacional que se encuentra en un 12 %, el industrial en un 6 % y el uso del agua para la minería se encuentra en un 2%.

Estos usos del agua tienen como fuentes las tres vertientes hidrográficas antes indicadas, de las cuales, la más importante para la agricultura peruana es la vertiente del Pacífico. Es también en este ámbito hidrográfico, principalmente de la costa, donde se asientan ciudades de alto crecimiento poblacional; y, por consiguiente, de demanda creciente por agua potable. Estos distintos usos del agua se pueden apreciar mejor en el siguiente cuadro:

Cuadro 2: Uso del agua a nivel nacional por la población y

los principales sectores productivos

Vertientes Población Agrícola Industrial Minero Total
Pacífico 2,086 12% 14,051 80% 1,103 6% 302 2% 17,542 87.40%
Atlántico 345 14% 1,946 80% 49 2% 97 4% 2,437 12.14%
Titicaca 27 30% 61 66% 3 2% 2 2% 93 0.46%
Total 2,458 12% 16,058 80% 1,155 6% 401 2% 20,072 100 %

Fuente: Intendencia de Recursos Hídricos, INRENA 2006

La acción del Estado que prioriza la costa

El problema anterior, de desigualdad en la distribución territorial del agua, ha sido enfrentado por la acción del Estado, pero una de sus consecuencias ha significado profundizar otra desigualdad, que es la desigualdad regional. El mecanismo han sido las políticas de inversión pública en grandes proyectos hidráulicos que han privilegiado a la costa, dejando sin mayor atención a la sierra y selva.

Los sistemas de riego más importantes que han sido beneficiados por grandes proyectos de irrigación son: Chancay-Lambayeque, Chira-Piura, Jequetepeque, Chavimochic y Chinecas, en la costa norte. En la costa sur son: Choclococha en Ica; y Pampa de Majes en Arequipa. En la actualidad, se viene ejecutando el nuevo proyecto de Olmos en Lambayeque; y está por iniciarse el de Majes-Sihuas II en Arequipa, el cual ha suscitado un conflicto por el uso del agua con la provincia de Espinar en Cusco.

Una constatación importante es que la mayoría de los grandes proyectos hidráulicos han estado destinados a la ampliación de la frontera agrícola bajo riego. En menor proporción, se han orientado a llevar agua potable a las ciudades, salvo en los casos de Lima, Ayacucho y Trujillo. También, junto al primer objetivo, se ha buscado generar energía hidroeléctrica, dada la rentabilidad que genera la misma. Por otro lado, en la costa se viene incrementando el consumo de agua subterránea para el riego, especialmente para los nuevos cultivos de exportación. Esto se ha hecho posible debido a la masiva difusión de los sistemas de riego tecnificado desde los años noventa.

Cuadro 3: Extracción de aguas subterráneas en la costa del Perú

Uso Volumen explotado Pozos operativos
(106 m3) (%) Número (%)
Población 421 24,30 3.897 42,40
Pecuario 14 0,80 525 5,70
Agrícola 1.144 65,90 4.168 45,30
Industrial 158 9,00 611 6,60
Total 1.737 100,00 9.201 100,00

Fuente: FAO 2002.

Como se puede apreciar en el cuadro 3, es la actividad agrícola la que más viene utilizando este recurso de aguas subterráneas, seguido por el  uso poblacional e industrial. Y sabemos, además, que el uso agrícola que más dinamismo productivo ha tenido en las dos últimas décadas ha sido el de los cultivos que van dirigidos a la exportación, sobre todo en la costa. Para resaltar también la desigualdad en la información, no contamos en el país con estadística de aguas subterráneas de la sierra ni de la selva.

Reflexión final

Existe una desigualdad en la distribución territorial del agua en el país. El resultado es que el 70 % de la población que vive en la vertiente del Pacífico recibe el 1,8 % del agua, por acción de la naturaleza. Pero, al ser el uso del agua principalmente agrícola hasta en un 80% con respecto a los otros usos, el Estado ha priorizado la inversión hidráulica en favor de la costa, acrecentando la desigualdad regional con respecto a la sierra y selva.

Para enfrentar el problema, tanto de la disponibilidad como de la desigualdad en la distribución del agua, en el Perú existe una institución creada por Decreto Legislativo del 2008, que es la Autoridad Nacional del Agua (ANA). Este organismo del Estado tiene la responsabilidad de regular los usos del agua y de administrar la forma en que se distribuye este recurso de primera importancia para la población y para la economía. Sin embargo, tiene muy poco poder y autonomía para ejercer sus funciones sobre un bien tan importante para la vida y la actividad productiva del país.


[1] FAO. AQUASTAT 2002; Tierra y Población: FAOSTAT: Oficina del Censo de Estados Unidos.

5 COMENTARIOS

  1. El problema de distribución ademas de causas geograficas, es tambien los proyectos de irrigación. Tengo ententendido que la Autoridad Nacional del Agua (ANA) hasta el momento no ha elobrado una plan nacional para el aprovechamiento de recursos hídricos, no se tiene en cuenta que sectores queremos desarrollar, en que lugares del país, que cuencas cuidar y cuales podrian ser aprovechadas…en general el ordenamiento es una prioridad en estos momentos para un mejor aprovechamiento.

  2. Para el primer semestre del 2013 se presentará el Plan Nacional de Gestión de Recursos Hídricos, esperemos que con este nuevo instrumento el Perú mejore en temas de distribución de este recurso, y que se respete lo dicho por la ley general de recursos hídricos que el agua tiene primera prioridad para la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here