El tradicional caso de la competencia y la iniciativa privada no da por hecho que se produzcan resultados perfectos. Más bien, el caso es que aquellos resultados provenientes de la competencia son en general buenos, y desde luego, mucho mejores que en una economía controlada por el gobierno, o cualquier otra alternativa desarrollada. Es importante tener en cuenta esto para tratar el tema de esta semana: los negocios y la corrupción.

Posner da muchos ejemplos de comportamiento poco ético e ilegal en los empresarios de los últimos años. Estos y otros ejemplos ciertamente no son de gran publicidad para la empresa privada, pero como él lo indica, no es una prueba de que tal comportamiento se haya incrementado con el tiempo. Mucho más importante, no es prueba de que el comportamiento poco ético sea más común en los negocios que, por ejemplo, en el gobierno o en las universidades. Después de todo, sólo para citar un ejemplo, cuatro ex gobernadores del estado de Illinois fueron enviados a la cárcel, y uno lleva largo tiempo en prisión por generalizadas prácticas corruptas.

Posner sostiene también que las ineficiencias y el comportamiento poco ético en los negocios se magnifican gracias a la competencia, por lo menos por la intensa competencia entre las empresas en Estados Unidos. Estoy muy en desacuerdo con esta afirmación ya que no existe evidencia convincente o una teoría que indique que la corrupción e ineficiencia son mayores cuando las empresas compiten intensamente. La competencia ayuda a disciplinar el comportamiento empresarial ofreciendo a los consumidores alternativas cuando crean haber sido perjudicados por algún comportamiento empresarial poco ético. Por su parte, las empresas suelen tratar de obtener la repetición de negocios y mantener la lealtad de sus clientes, ofreciendo productos y servicios confiables. Los monopolios no tienen que preocuparse mucho acerca de la lealtad del consumidor, ya que sus clientes tienen alternativas limitadas.

A decir verdad, yo no diría que la competencia siempre funciona de esta manera, o que los monopolios privados y públicos son siempre ineficientes. A veces, como indica Posner, los consumidores son engañados por la “letra pequeña” de los contratos que firman, o eligen productos que son más perjudiciales de lo que esperaban. A veces, también, las empresas incurren en prácticas contrarias a la ética porque sus competidores se benefician de éstas. Sin embargo, muchos ejemplos muestran que, en general, la competencia sin duda ayuda a los consumidores.

El sistema postal fue una organización letárgica, rígida, y hosca dominada por sus trabajadores sindicalizados mientras tenía un monopolio (impuesto por el gobierno) de entrega del correo regular. La competencia de FedEx, UPS, y el Internet ha mejorado la entrega de información y bienes, e incluso ha hecho que el sistema postal sea un poco más eficiente y agradable. Microsoft utilizó su poder de monopolio para extraer excedentes de los consumidores de Office e Internet que dominó hasta que se enfrentó a una competencia intensa de Google, Google Apps, Facebook, y otras maneras de comunicarse y utilizar el Internet. Nadie que ha tratado con monopolios privados creados por el gobierno, como Comcast, exaltaría las virtudes de no tener competidores para buscar mejorar los servicios.

Por poner un ejemplo internacional, tal vez 40% o más del empleo manufacturero de China se encuentra en las empresas estatales a menudo bajo el poder del monopolio real. Las empresas privadas que por lo general se enfrentan a una considerable competencia nacional e internacional dominan el resto de la industria manufacturera, la agricultura, y la mayoría de los servicios. Existe un muy amplio acuerdo en que el sector privado, no las empresas públicas, han producido el dinamismo que ha impulsado la economía china hacia adelante. Y cuando los comentaristas hablan sobre la corrupción en China suelen referirse a los gobiernos locales y centrales y reguladores nombrados por dichos gobiernos.

Nada en mi discusión, sin embargo, debe interpretarse en el sentido de que la competencia en los sectores privados está siempre auto-regulada. Los economistas ya estaban discutiendo en la mitad del siglo 19 que el sector financiero necesita regulación y un gobierno prestamista de última instancia. Los consumidores tendrían dificultades para determinar la seguridad de los nuevos medicamentos sin regulaciones que obligan los extensos ensayos clínicos (aunque la FDA también tiene regulaciones que son altamente contraproducente). Puedo dar otros ejemplos donde las regulaciones son beneficiosos, pero mi principal reivindicación es que la competencia por lo general ayuda a los consumidores, ya sea en software, comestibles, o en la educación. Las empresas privadas competitivas, no los gobiernos o los reguladores, han liderado el camino en ayudar a los países a progresar y reducir la incidencia de la terrible pobreza.

1 COMENTARIO

  1. Buenos días me gusto su articulo me gustaria que me conteste una pregunta ¿CUAL ES EL IMPACTO DE LOS ACTOS DE CORRUPCION INTERNACIONAL EN EL SISTEMA DE COMPETENCIA NORMADO POR CADA PAIS?
    Gracias por su atención.
    Saludos cordiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here