Ayer fue publicada la columna “El inicio de la vida humana en el Perú”  y me sentí obligada a comentarla por varias razones. En primer lugar, por tratarse del aporte de un alumno, según me han dicho, que recién se inicia en la carrera de Derecho; en relación a ello, rescato como algo muy positivo la vocación por escribir ya desde los primeros ciclos y el interés en temas tan complicados como poco estudiados en profundidad. Pero me temo que a veces el problema con temáticas tan atractivas y polémicas es que parecen accesibles – después de todo en Civil I estudiábamos el tema varias clases (ustedes, yo no tuve esa suerte, en mi época se estudiaban otras cosas, así que lo mío fue autodidacta nomás) – pero están muy lejos de serlo. El abordaje de la cuestión de la “vida humana” es muy complejo y está repleto de trampas. Así que me parece útil un par de sugerencias para los que tienen interés en escribir y luego aclarar conceptos que están tratados en el comentario de marras de manera poco clara o francamente errónea. Vamos a ver:

1)     ¿Cómo saber si soy un escritor en estado embrionario? Da para un post ¿no? Si quieren lo escribimos.  ¿Un tip? Presten atención a qué cosas los indignan y qué les pasa con eso. Si nada te indigna, cámbiate de carrera, el Derecho no es lo tuyo.

2)     Antes de escribir, lean. Mucho. Raro.  Pies de página y todo. Arranquen por Internet y sigan en la biblioteca. Hay un par de artículos sobre el tema de la píldora del día siguiente bastante claros. Si sufren de insomnio, les recomiendo uno mío, es largo, exhaustivo y tedioso, si tienen problemas de sueño, matan dos pájaros de un tiro. Es verdad que se puede escribir ensayos o comentarios de taquito, pero ello requiere mucho oficio y así y todo chequear bien las categorías usadas y la información dada. En lo personal solo escribo de taquito los mails a los muy amigos.

3)     Vuelvo con esta idea, que parezca sencillo no quiere decir que lo sea. Que se vea super natural un escrito o una exposición oral no quiere decir que sea improvisada. Nuevamente, hace falta mucho oficio para improvisar decentemente y ello implica no solo presencia escénica, sino horas de horas de estudio previo.

4)     Ah, escriban con tiempo. Nunca manden el artículo de una después de escribir. Mínimo 24 horas para verlo con ojos y neuronas frescas.

5)     Háganlo chequear por alguien de su confianza. Es obligatorio sobre todo si estás en pregrado. Tengan en cuenta que todavía ni siquiera viste el mínimo Derecho disponible, no tomen riesgos innecesarios. Y si es polémico, por más de uno de distinta tendencia. Yo sigo haciéndolo, con mi tía o mi mamá para chequear si está claro y con algún amigo poco complaciente si tengo alguna duda. Aun cuando se conozca mucho sobre el tema, sobre todo si se pasa tiempo estudiándolo, uno pierde perspectiva y estilo (generalmente el cansancio mata el estilo, créanme).

6)     Escriban elegante, o sea SOBRIAMENTE, sin exceso de gerundios, adjetivos, conjunciones, etcétera. Adjetiven lo menos que puedan. Jamás descuiden la sintaxis y menos que menos la ortografía. Usen frases no muy largas. Punto, punto y coma, comas donde van, no salpicadas al azar. Párrafos separados. ¿Tienen aspiraciones académicas? Esto es clave: huachafería, tolerancia cero.

7)     Escriban CLARO y SENCILLO. La profundidad conceptual y la agudeza de análisis no están reñidas con la claridad y la sencillez, todo lo contrario.  Hay quien cree que tiene que escribir oscuro y enredado, repleto de citas inútiles o rebuscadas para mostrar que sabe de lo que habla. En mi experiencia, uno sabe que está frente a alguien que sabe de lo que habla cuando lo puede contar en cinco minutos. ¡En media hora todos somos genios! (o ganamos por agotamiento) Traten de vender una idea compleja en cinco minutos, cuando su abuelita lo entienda y se entusiasme ¡ecco! Lo lograron.

Hay mucho más para decir, pero prefiero me manden preguntas y armar un post sobre este tema ¿qué opinan?

Ahora vamos a lo más antipático. Las correcciones al artículo sobre el inicio de la vida humana. Acá van:

a)     Salvo la Convención Americana de Derechos Humanos que protege la vida “en general desde la concepción”,  el resto de los tratados de DDHH, incluida la Carta Africana sobre los  Derechos Humanos y de los Pueblos, no contiene esta redacción. Se suele interpretar la protección como sujeto a partir del nacimiento, y previo al nacimiento la protección del bien jurídico “vida humana”. Vale aclarar que de ninguna manera ello implica desconocer la urgente y tristísima realidad de la altísima mortandad infantil, desnutrición y violencia a la que están sometidos los niños y niñas en África.

b)     La pregunta sobre si la vida humana puede aparecer después del nacimiento tiene dos respuestas: 1. jamás 2. por supuesto. Ello depende de qué se defina como vida humana. Si nos referimos a la vida como soporte biológico, ello es claramente imposible, porque la vida es un continuum desde el Big Bang, Big Crush o lo que sea que los físicos digan. Ahora, si nos referimos a qué consideramos por “humana” ¡menudo brete! Encontraremos tantas definiciones como definidores haya. Es un debate interesante.

c)     Por cierto, no creo que el concepto de “vida humana” sea versátil ni práctico. En todo caso es complejo. Qué nos hace humanos es una pregunta que nos interpela de manera permanente. Después de las enseñanzas del nazismo, el derecho internacional de los derechos humanos hizo esta ecuación: ser humano: sujeto de derecho. Sin embargo, las condiciones degradantes en las que viven millones de personas, incluidas niños y niñas en todo el mundo, nos obligan a aceptar que hay una gran brecha entre el dicho y el hecho y que hay que seguir trabajando hasta lograr un grado aceptable de equidad. La mala nutrición de las gestantes y la desnutrición infantil afectan de manera irreversible el desarrollo de las capacidades cognoscitivas de un niño en los primeros años de vida. Si se falla allí, se ve truncado su proyecto de vida y en consecuencia todos sus derechos.

d)     Una de las discusiones posibles (hay otras como las de la inteligencia artificial, la robótica humanoide, la vida extraterrestre, etcétera) es la del estatuto ontológico del embrión.

e)     La teoría de la fecundación nada tiene que ver con la píldora del día siguiente, porque se trata de un método ANTICONCEPTIVO, que impide la ovulación.  Existen pilas de evidencia científica, puedo recomendar bibliografía.

f)      No existe el “autoaborto” porque no existe aborto. El aborto es la terminación de un embarazo, para que haya embarazo debe haber implantación. No implantación: no embarazo: no aborto. ¿Me siguen?

g)     Insisto con la idea, la vida no empieza con la fecundación, empieza con la vida en el cosmos. Porque es un PROCESO que se transmite. ¿Se imaginan un óvulo muerto siendo fecundado por un espermatozoide igual de muerto? ¡El ataque de los Bebés Zombies! Ahora, si hablamos de una nueva vida individual es otra cosa.

h)     La “no adherencia al útero” es lo normal. En el pico máximo de fertilidad de una mujer la tasa de embarazo es del 25%. O sea, 1 de 4.

i)      La fecundación in Vitro resuelve problema de concepción de mujeres Y VARONES, ambos sexos tienen prácticamente igual porcentaje de incidencia de infertilidad, eviten los comentarios machista.

j)      Es muy cuestionable el fallo del TC del 2009, pero además ahora está desactualizado. La Corte Interamericana de DDHH, en el caso  Artavia Murillo vs. Costa Rica (nov 2012), dijo claramente que la protección es a partir de la anidación; que las TERAS son totalmente legales y prohibirlas viola la Convención.

Finalmente, al autor del artículo, lo felicito por sus inquietudes literarias (para decir académicas es un poco pronto) y un tirón de orejas por su temeridad. Espero leer algo suyo nuevamente y me ofrezco a hacer la revisión previa (soy bien estricta, pero si pasa mi filtro es difícil que lo pesquen en algún yerro grave).

Un abrazo,

PSB

3 COMENTARIOS

  1. Me permito plantearle una pregunta pregunta a la autora. ¿Impide la “píldora del día siguiente” la ovulación o la fecundación?. Por otro lado, es insuficiente la argumentación de sus apreciaciones tratándose de una profesional en Bioética.

  2. Estimado Segundo,
    como habrá podido apreciar del título el post es sobre sugerencias para escritores en estado embrionario, a raíz de un artículo de otro autor, no un análisis del tema de la AEO.

    De todos modos, y como se recomienda en el mismo post, puede leer un artículo sobre el tema puntual en : SIVERINO BAVIO, Paula:
    – “El derrotero de la píldora del día después en el Perú. Algunos comentarios en torno a las sentencias del Tribunal Constitucional Peruano sobre el particular”. Revista de Análisis especializado en jurisprudencia RAE Jurisprudencia, Tomo 16, octubre 2009, año 2, ediciones Caballero Bustamante, Lima, Perú, p.63-88. Publicado asimismo en Revista de Derecho de Familia y de las Personas, La Ley, año 2, Nro 2, marzo 2010, Buenos Aires, p.244-269

    Si es de su interés puede ahondar la lectura sobre los conflictos vinculados a las definiciones jurídicas en el inicio de la vida embrionaria en:
    SIVERINO BAVIO; Paula:

    – “Comentario a propósito del proyecto de ley que modifica la Ley de Defectos Congénitos en la Argentina” En: Revista de Derecho y Genoma Humano/Law and the Human Genome Review, número 30, enero-junio, 2009. Bilbao, Cátedra Interuniversitaria Fundación BB-Diputación Foral de Biskaia, pp.155-168. ISSN: 1134-7198
    – “¿Quién llamó a la cigüeña? Maternidad impugnada e identidad genética, reflexiones a propósito de dos sentencias peruanas” Revista Diálogo con la Jurisprudencia, Gaceta Jurídica Lima, Tomo 141 junio 2010, p. 141-160 ISSN 1812-9587 y en la Revista de la Universidad
    – Mater Semper certa es? Comentarios a propósito de una sentencia de maternidad subrogada en el Perú. Revista de Jurisprudencia Institucional del RENIEC, Gaceta Registral Año V, número 05, 2011. Lima, Nazca Estudio Gráfico, página 175 y ss.
    – – “Bioética y Derechos Reproductivos en el Perú: comentarios sobre algunos temas pendientes”, Foro Jurídico Nro. 12 edición 10 años, Foro Académico, Lima, pp. 304-308, octubre 2011.

    – Una mirada desde la bioética jurídica a las cuestiones legales sobre la infertilidad en el Perú”, Revista de la Sociedad Peruana de Fertilidad, (Rev. Peru Ginec. Obstetr. 2012; 58: 213-219)
    http://es.scribd.com/doc/114911499/a09v58n3

    – – “Vivir y morir según la ley. Reflexiones interdisciplinarias sobre el derecho a la vida y su relación con la muerte digna” en coautoría con Jaris Mujica. Revista Derecho PUCP, Nro.69, Lima, Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú, 2012

    – – “Derecho a la identidad y verdad biológica, una sintética visión desde el Derecho Internacional de los Derechos Humanos” Diálogo con la Jurisprudencia Nro. 179, Vol. 19, agosto 2013. Gaceta Jurídica, Lima, 2013, p. 13-17

    – – “Cuando decidir ser madre es tan dramático como decidir no serlo: Comentarios a propósito de una sentencia sobre impugnación de la maternidad en el Perú”. AAVV, Informe anual del Observatorio de Sentencias Judiciales “Derechos de las mujeres y discurso jurídico”. Articulación Regional Feminista por los Derechos Humanos y la Justicia de Género:Demus, Lima, Perú, 2010, pp.77-99.

    – “Bioética y Sexualidad: dinámicas y tensiones a propósito de algunos casos concretos en América Latina” AAVV. Bioética, herramienta de políticas públicas y los Derechos fundamentales del Siglo XXI. Vitulia Ivone y Teodora Zamudio (Directoras) Universidad del Museo Social (Arg.)/Universitá di Salerno/Prodiversitas 2012. Enlace electrónico http://www.bioetica.org/umsa/produccion/24.htm y http://es.scribd.com/doc/127007993/LIBRO2

    Como está dicho la AOE no impide la anidación, y si la mujer ya ha ovulado, tampoco impide la fecundación, ya que al ser CONTRACEPTIVO, funciona exclusivamente como un antiovulatorio.

    Le recomiendo asimismo la lectura de la sentencia Artavia Murillo vs. Costa Rica, de la Corte IDH.

    saludos cordiales
    PSB

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here