Adrián Lengua y Rodrigo Vega, miembros del Consejo Editorial de Enfoque Derecho, entrevistan a Augusto Rey, actual regidor por Diálogo Vecinal, sobre el reciente cambio de gestión en la Municipalidad Metropolitana de Lima.

ED: Se ha cuestionado mucho la decisión del actual Alcalde Castañeda Lossio de reducir el número de serenos y recortar 498 contratos de trabajo, aproximadamente. No obstante, la Teniente Alcaldesa, Patricia Juárez, ha declarado que estos contratos eran inválidos y ha responsabilizado a la gestión anterior. Al respecto, ¿considera que esta decisión pone en riesgo la seguridad ciudadana? ¿Cuál era la condición laboral de estos trabajadores? ¿Se están afectando sus derechos? 

AR: Lo que hemos visto del Alcalde Castañeda Lossio y sus principales voceros es una soberbia tremenda y un nivel de incomprensión de las necesidades de Lima, los procesos por los que está pasando, y  los servicios que se venían brindando. No solamente se ha despedido a 500 serenos y 700 inspectores, sino también a casi 3000 personas del Municipio de Lima que brindaban servicios de distinta naturaleza. Ahora, no estamos hablando de personas que tenían un cargo de confianza, que finalmente, como es natural, son personas que deben cambiar con la nueva gestión, sino de personas que son obreros, jardineros, inspectores de tránsito, personal administrativo, técnicos del Museo Metropolitano, gente que trabajaba en la Gerencia de Salud, gente que atendía mujeres que habían sufrido violencia familiar, entre otros. Se trata de personas que habían trabajado más de 17 años en el Municipio de Lima, gente que venía de la época de Andrade. Ellos son los que han sido despedidos, personas que incluso fueron contratadas por Castañeda en su momento.

Entonces la pregunta de fondo es: ¿por qué entra y en su primer día hace una purga sin ningún tipo de evaluación? Como en cualquier institución, pública o privada, se debe realizar una evaluación para decidir si un trabajador hace mal su trabajo, pero en este caso, no se ha hecho nada. No se ha evaluado si es conveniente que ciertos servicios continúen y otros no, simplemente se han cortado. Despidieron a todos los trabajadores de la Gerencia de la Mujer, entidad encargada de atender casos de mujeres que han sufrido violencia familiar. Hasta el día de hoy, estos casos no pueden ser atendidos, pues no hay personal. De igual manera, todos han sido despedidos en la Casa de la Persona con Discapacidad. ¿Por qué? ¿Qué hay detrás?

ar 7

Ahora bien, el caso de la seguridad ciudadana es paradigmático, pues en ese caso en particular, el Alcalde Castañeda señaló en su campaña que Lima requería 2500 serenos. Hoy, ha despedido 500 y Lima se ha quedado con 1000. ¿Por qué? ¿Qué justifica una decisión como ésta? Además, el 95% de las personas que ha sido despedida de la gerencia de seguridad ciudadana está conformado por mujeres.

ED: En ese tema en específico, ¿podría haber un caso de discriminación?

AR: Es una medida sin fundamento. ¿Por qué se corta con una política tomada en la siguiente gestión, de carácter moderno, inclusivo, que buscaba romper con la discriminación por género? Se había logrado tener una política de inclusión para el trabajo de serenas femeninas, pero ahora se ha cortado. ¿Por qué? ¿Por qué tenemos miedo de tener nuevas ideas para llevar adelante nuevos procesos con el fin de construir una ciudad más moderna?

Lo que estamos viendo aquí es una evidente voluntad, de parte de Castañeda Lossio y su equipo, de hacer lo que sea por borrar lo que haya hecho la gestión anterior. Eso es justamente lo que está haciendo, con alevosía, con intención. ¿Por qué otra razón diría que el Municipio de Lima está en quiebra cuando no lo está? ¿Por qué despide a casi 3000 trabajadores? Cabe recalcar que muchos de los servicios brindados por los trabajadores despedidos, hoy están siendo brindados por otras personas. En otras palabras, han contratado nueva gente. Dijeron que iban a reducir personal, pero ya contrataron nueva gente. Nos mienten para tomar acciones que al parecer no nos quieren contar.

ED: Como usted dice, se ha denunciado la salida de cerca de 3000 trabajadores de la Municipalidad de Lima. Se ha señalado que se busca colocar gente de confianza. ¿Qué le parece? ¿Es legítimo este accionar? 

AR: Es natural y esperable que con el cambio de una gestión, también haya un cambio en la alta dirección. Nadie espera que se mantenga al personal de confianza inmediato, ya sería mucho pedir que no sea así. Lo que no puede haber es un borrón y cuenta nueva. No podemos volver a foja cero, no podemos dejar de continuar con las cosas buenas que se han venido implementando.

Aquí hago una reflexión respecto de lo que pasó en el 2011. Se ha demostrado que las políticas públicas que tienen continuidad se mejoran. Esto se debe fundamentalmente al conocimiento acumulado de la gestión pública. En el caso de la gestión de Susana Villarán, las cosas se continuaron y se mejoraron. Por ejemplo, las escalares iniciadas por la gestión de Castañeda se siguieron haciendo bajo el proyecto Barrio Mío, y se mejoraron sumándole muros de contención y pérgolas para evitar que la gente se acalore en verano subiendo el cerro de Chosica. Asimismo, se añadieron canaletas para que la gente pueda subir sus bicicletas y se enumeraron las escaleras para que la gente sepa cuál es su dirección. Estamos hablando de cosas pequeñas que cambiaron las vidas de muchas personas.

AR4

De igual manera, se siguió con el proyecto del Metropolitano y se mejoró. En el 2011, tenía alrededor de 250,000 pasajeros por día, mientras que hoy casi llega a 700,000 pasajeros por día, lo cual es casi su límite. Por otro lado, se ampliaron las estaciones y se sumaron buses que alimentaban al Metropolitano, de manera que los vecinos de Villa El Salvador podían llegar directamente a la troncal. Es decir, se hizo lo que se podía para mejorar el servicio.

También se continuó, por ejemplo, con Sisol. Los centros de salud Sisol, los implementó Castañeda Lossio y es una excelente política. Justamente, por eso, se han construido 4 nuevos hospitales, se ha suscrito un convenio con el SIS, se cuenta con un historial integrado de todos los pacientes, entre otras cosas. Se trata de políticas que se continuaron. ¿Por qué Castañeda Lossio llega al cargo y paraliza las políticas públicas que se venían implementando, a pesar de que muchas de estas eran muy positivas? No solo esto, sino que tampoco puedes desconocer a quienes las han implementado y no aprovechar su conocimiento acumulado.

ED: La Teniente Alcaldesa, Patricia Juárez, afirmó que el Circuito Mágico de Agua fue cerrado temporalmente hasta el domingo 18 de enero debido a que se encuentra en “pésimas condiciones”. Asimismo, informó que este atractivo será remozado completamente tras darse a conocer todas las deficiencias que se encontraron. ¿Qué opinión le merece al respecto?

AR: Lo que es pésimo es que la Teniente Alcaldesa siga mintiendo descaradamente como lo está haciendo. El Parque de las Aguas, mal llamado de esta forma porque es en realidad el Parque de la Reserva, está en excelentes condiciones. No se ha cerrado un solo día en la gestión de Susana Villarán. Es más, ahí se ha celebrado hace menos de un mes el coctel de la COP20. Hay cocteles todo el tiempo. Cualquiera que haya ido el último año ha visto lo bien que está el parque. Además, ahí es la meta de la maratón de Lima, por ejemplo.

AR5

Ahora, no solamente eso, sino que también estaba abierto al público toda la mañana de manera gratuita, desde las 6 de la mañana hasta las 2 de la tarde, y luego se comenzaba a cobrar para poder mantener el espectáculo de aguas. En cambio, en la época de Castañeda solamente se podía entrar desde las 2 y pagando. Entonces pues, decir que está en pésimo estado es una mentira tremenda que va a quedar evidenciada cuando sea reabierto, pues lo único que van a cambiar es la sección de paneles. ¿Con qué? Con el nombre y fotos de Castañeda. Se los aseguro, pues tengo fotos de gente cambiando la sección de paneles.

A su vez, ellos mismos se contradicen al decir que el Municipio de Lima se encuentra en quiebre y cerrar el Parque de las Aguas para renovarlo en solo 10 días. ¿Y los concursos públicos para llevar adelante una licitación pública? ¿Y la aprobación de presupuesto público para gastar y llevar adelante la obra? Aun así, en 10 días ni el privado más rápido te renueva un parque.

ED: Otra cuestión que se ha criticado bastante es la anulación de la Gerencia de la Mujer, la Gerencia de Salud,  los Fiscalizadores, el FAEL, el “Programa Barrio Mío”, entre otros proyectos. ¿Cuál su opinión sobre este asunto?

AR: Eso es miopía política, soberbia y una voluntad tremenda por desaparecer lo que ha hecho Susana Villarán, pues los proyectos mencionados fueron creados durante la gestión anterior hace menos de 2 o 3 años. La Gerencia de Cultura, por ejemplo, era una subgerencia, sin presupuesto, que únicamente hacía unos festivales de marinera bastante bonitos donde, por cierto, bailaba la hija de la gerente anterior quien hoy es gerente de nuevo y además tiene denuncias por corrupción. Entonces, lo que estamos viendo aquí es una intención de borrar todo lo que se ha hecho, eliminar esas políticas, a pesar de ser propuestas bastante interesante para una ciudad como Lima. ¿Quién puede cuestionar que una Gerencia de Cultura o una Gerencia de la Mujer son necesarias para Lima?  Vemos que se prefiere el camino fácil, que no implique un esfuerzo adicional ni una innovación en la gestión pública. Volvemos pues, a lo tradicional, a lo intocable e inquebrantable.

ED: Hablando del tema de políticas de cultura, algunas personas han señalado que en una ciudad como Lima, con altos índices de pobreza, el gasto en cuestiones culturales debería ir por debajo de otras prioridades. Al respecto, ¿cuál es su postura? 

AR: Es un error concebir la cultura de esa manera porque la cultura es educación. La cultura también es diversión, pero en un segundo nivel. Esta también implica un reconocimiento del otro como individuo con derechos y deberes, como ciudadano que es capaz de expresarse  libremente y expresar también su cultura. De igual manera, también implica el uso de la vía pública no solo como un lugar de paso, sino también como un lugar de encuentro, pues tiene muchas connotaciones. Mira lo que ha pasado en París recientemente, han muerto 12 caricaturistas por hacer cultura. El que diga que la cultura no cuestiona o que no hace que nos preguntemos qué tipo de ciudad somos y cómo convivimos, es alguien que no comprende qué somos como sociedad. Entonces, en una ciudad como la nuestra, pluricultural, con más de 9 millones de ciudadanos, con distintos referentes y costumbres, se deben de buscar lugares de encuentro y reconocimiento mutuo. Eso es la cultura.

ar6

Es muy interesante que un Municipio promueva espacios donde se pueda interactuar con estas expresiones culturales porque, además, apenas un mínimo porcentaje de limeños tiene los ingresos para poder acceder al teatro, conciertos, cine, etc. Es una exclusividad y como tal es excluyente. Por ende, lo que tiene que hacer el Municipio es hacer políticas públicas que sean incluyentes, tales como abrir un día a la semana el Teatro Municipal de forma gratuita, organizar conciertos en las calles, abrir el anfiteatro del MALI, entre otras. Decir que eso no es importante, es pensar solo somos una ciudad que debe ser construida para vehículos, no para personas.

ED: Ayer, el concejo de Lima aprobó la entrega de atribuciones generales al procurador de la municipalidad Ricardo Rodríguez Caro, lo cual le permitirá tener libre potestad para denunciar y demandar sin necesidad de consultar a los regidores. ¿Cuál es su opinión?

AR: ¿Qué te parece? (risas)

Una de las atribuciones expresas del Concejo Metropolitano es la de facultar al Procurador Público para que lleve adelante la defensa del Municipio de Lima en aquellos procesos en los que sea parte y también aquellos en los que el Municipio sea denunciante. Esto es natural, pues es el trabajo del Procurador Público. Sin embargo, la naturaleza de esta facultad del Concejo Metropolitano es que debe ser para casos específicos. Esto genera el deber de que el procurador asista al Concejo, informe y, en base a ello, se le otorgue la facultad para un caso específico.

Lo que se ha hecho ahora es dar un cheque en blanco, de manera que ahora solo se rinde cuentas después de realizadas las acciones. Esto no tiene ningún sentido porque los regidores están renunciando a una facultad expresa que está estipulada en la Ley Orgánica de Municipalidades y en el reglamento interior de la Municipalidad Metropolitana de Lima, fuentes que regulan los usos y costumbres del Concejo Metropolitano.

AR3

Es paradójico que solo los regidores de Dialogo Vecinal hayamos votado en contra, y que no se haya dado ninguna explicación técnica para sustentar que el Concejo Metropolitano renuncie a dicha facultad expresa. Asimismo, es cuestionable que se le otorgue este margen de acción a un procurador que está cuestionado por un claro conflicto de intereses, pues ha sido abogado en procesos en los que se demandaba al Municipio de Lima y ahora va a defender en esos mismos procesos al mismo Municipio contra los que le pagaron la planilla durante un año. Esto, para mí, es realmente cuestionable.

Finalmente, algo aún más serio, y que lo dije ayer en la sesión de Consejo: el artículo 11 de la Ley Orgánica de Municipalidades es muy expreso al señalar que los regidores son responsables civil y penalmente por los actos que realicen. El voto en el Concejo Metropolitano es un acto administrativo y todos estos actos deben estar fundamentados. Ayer se ha votado sin ningún fundamento y se ha dado un cheque en blanco, lo cual puede generar futuras consecuencias.

ED: Por otro lado, también ha surgido polémica por la presencia del Cardenal en la ceremonia en la juramentación oficial. ¿Cuál es su postura sobre este tema? 

AR: Diferenciemos aquí dos cosas. El hecho de que el Cardenal Cipriani esté presente como invitado de la juramentación, como muchas otras personalidades, puede ser correcto. El Alcalde puede invitar a quien crea conveniente. En aquella oportunidad había Ministros, periodistas, empresarios y, bajo esta lógica, podía estar el Cardenal o representantes de otras religiones.

Otra cosa muy distinta es que el Cardenal sea parte del protocolo oficial y que esté presente en la misma mesa de la juramentación, teniendo en cuenta que el Cardenal no es una autoridad democráticamente electa ni representa al Estado en ningún sentido. Aquí partimos de un principio de laicidad: el Estado no debe ser anti-religioso, pero debe ser neutral. Debe existir un muro entre el Estado y las religiones, y esa barrera no implica una lógica de anti-religiosidad, sino de reconocimiento de las religiones y promoción de la pluralidad en una sociedad que no solamente tiene una sola religión.

AR 2

Hoy tenemos distintas religiones con un crecimiento ascendente del evangelismo en el Perú. Ahora bien, la pregunta sería si es que, a quien eventualmente sea una minoría católica, ¿le gustaría que la autoridad evangélica esté en la misma mesa juramentando? Esa es la pregunta de fondo.

No se trata de cuestionar al Cardenal Cipriani, que no creo que sea el momento ni el espacio adecuado. Se trata de la laicidad del Estado y de la naturalidad que se debe mostrar en los actos oficiales. En este sentido, me parece muy mal mensaje que el Alcalde Castañeda haya invitado al Cardenal a participar  del acto de juramentación como parte del Protocolo Oficial, ya que nos encontramos en una ciudad y en un país donde muchas políticas públicas no son realizadas en base a derechos, sino en base a creencias religiosas.

ED: Finalmente, con todo este contexto, ¿qué proyecto o qué rol cree que debe asumir como actual regidor? ¿Se trata de una mera fiscalización? 

AR: El regidor tiene finalmente tres roles: fiscalizar, representar y legislar. Cuando eres minoría todo es mucho más difícil, y más aún en nuestro caso que somos absoluta minoría. Pero eso no quita o resta la voluntad de llevar adelante proyectos que son fundamentales para la ciudad.

Nosotros tenemos una agenda de trabajo en la que nos vamos a apoyar. Asuntos como la reforma del transporte, la promoción de la cultura y la creación de espacios públicos de uso abierto los vamos a empujar y trabajar para que no caigan en el olvido, sino que se aproveche lo que ya se ha logrado. Lo mismo con los grandes trabajos de infraestructura que se basan en contratos de concesión ya suscritos.

ar 8

Ahora, muchas veces por la propia correlación de fuerzas, lo que corresponde más bien es fiscalizar, pues, como vimos ayer, los regidores oficialistas aprueban y facultan al procurador sin ningún sustento y al margen de la legalidad. En ese aspecto nuestro trabajo es llamar la atención sobre estos asuntos, especialmente la de la ciudadanía, ya que adentro no se nos escucha. Eso es parte del trabajo de lo que hay que hacer.

ED: Con respecto a la continuación de estos últimos proyectos, ¿es posible para Castañeda ignorar las concesiones y contratos hechos en la gestión pasada? 

AR: Desconocer un contrato arrastra responsabilidades administrativas y civiles que van a generarle costos al Municipio de Lima. Asimismo, todo contrato tiene cláusulas penales y su incumplimiento significa el pago de daños y perjuicios a quien se haya visto vulnerado en sus derechos.

Si es que el Alcalde Castañeda quisiera desconocer estos contratos, sí podría. Pero eso significa pagar varios millones de soles a las empresas y a los consorcios que ya tengan contratos firmados o hayan participado en concursos legítimamente. Todos ellos son personas que han invertido mucho dinero y que han adquirido una serie de derechos, por lo que dejar de cumplir las obligaciones es un costo para todos nuestros bolsillos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here