En las últimas semanas, han ocurrido una serie de acontecimientos que nos han invitado a reflexionar. Basta mencionar que en diciembre, una muestra de arte de presos por terrorismo de Sendero Luminoso originó un enfrentamiento verbal entre Daniel Urresti, el Ministro de Interior, y uno de los dirigentes del Movadef. Casi un mes después, se anunciaba que la Procuraduría denunciaría la obra teatral “La Cautiva” por delito de apología al terrorismo. Además, esta semana, el Movadef lanzó un frente para las elecciones del 2016 y se anunció la liberación de Peter Cárdenas Schulte, segunda cabeza del MRTA. Ante esta coyuntura, cabe preguntarse si, a 15 años de la época de violencia en el Perú, somos realmente un país reconciliado.

Para comenzar, cabe recalcar que entre los años 1980-2000, el Perú vivió un conflicto armado interno, en que el enfrentamiento de las Fuerzas Armadas contra los grupos terroristas Sendero Luminoso y MRTA, sumado a la dictadura de Alberto Fujimori, dejaron como saldo muchas víctimas. Tras este lamentable periodo en nuestra historia, se inició un proceso de justicia transicional a fin de subsanar las violaciones a los derechos humanos cometidas en esta época y así lograr la reconciliación del país. No obstante, para concluir este proceso, es necesario que se cumplan los 4 ejes que lo componen: justicia, reparación, verdad y garantías de no repetición. A continuación, se analizará si el Perú ha cumplido cada uno de estos.

edit 1801 2

Como primer componente, tenemos a la justicia, la cual consiste en que aquellos que han cometido delitos sean sentenciados y cumplan efectivamente con sus penas. De esta forma, se evita que exista un ambiente de impunidad y así las víctimas se sentirán resarcidas en este aspecto. En ese sentido, si bien en el Perú se ha sentenciado a muchos de los culpables por estos crímenes y estos se encuentran cumpliendo con su sentencia, se critica que nuestro sistema judicial no haya impuesto mayores condenas. Por ejemplo, la sentencia de Peter Cárdenas por 25 años, pudo haber sido objeto de recurso por la Fiscalía; sin embargo, fue consentida. Además, existen muchos casos que no han llegado a ser judicializados (como el caso de las esterilizaciones forzadas), impidiendo que podamos decir que el Perú realmente haya hecho justicia.

verdad

En segundo lugar, tenemos la arista de la verdad, la cual implica que los familiares de las víctimas conozcan lo que realmente ocurrió y que se cree una verdad histórica para que se conozcan estos acontecimientos. Justamente, el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación buscó esto último, pero debido a su poca difusión- especialmente a nivel educativo- y a las constantes críticas a este por parte de algunos sectores, no se ha alcanzado dicha finalidad. Por otro lado, aún existen familias que desconocen el paradero de sus familiares, como el caso de las familias de Putis que hace 30 años reclaman los restos de 300 personas. Esta situación es apenas un ejemplo, pues hay 15,000 personas desaparecidas y una inexistente ley que agilice su búsqueda.

lugar memoria

El tercer eje es el de la reparación, que reside en compensar a las víctimas desde distintos ángulos. En este aspecto, la creación de la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CNAM) es sin duda un avance. Esta entidad es la encargada de reparar simbólica, material, individual y colectivamente a las víctimas del proceso de violencia. Efectivamente, algunas víctimas como las de los casos La Cantuta y Barrios Altos han sido reparadas económicamente, pero se critica el monto de las reparaciones de otras. También queda pendiente la culminación del Lugar de la Memoria, que se encuentra en su primera etapa, y que constituye- además de una forma de reparación simbólica- una forma de contribuir a la creación de la verdad histórica. Así, en este eje, a pesar de algunos avances, todavía hay varias cosas que hacer.

No repetición

Por último, están las garantías de no repetición. Para cumplir con este elemento, el Estado debe tomar acciones para que lo ocurrido en este periodo no se vuelva a repetir. Lamentablemente, esto tampoco ha sido cumplido por el Perú, pues el Estado aún no tiene presencia suficiente en algunas regiones como para brindarles los servicios adecuados (por ejemplo, seguridad) para luchar contra el terrorismo. Además, la crítica situación de nuestro sistema penitenciario no garantiza que los 29 presos por terrorismo, que se estima saldrán este año en libertad, realmente hayan sido resocializados. Por otro lado, en tanto no existan políticas educativas que apunten a que esto no vuelva a ocurrir y existan movimientos como el Movadef que pidan la amnistía de los responsables, nada nos asegura que esto no vuelva a suceder.

cautiva

Entonces, ¿realmente estamos reconciliados? Desafortunadamente, la respuesta es un claro y rotundo “no”. Si bien existen mayores avances en algunos aspectos, es necesario que todos los ejes se cumplan para hablar de una verdadera reconciliación. Esto se debe a que estas cuatro aristas no pueden trabajarse aisladamente,  pues son interdependientes y necesarias de forma integral.  Es importante destacar los avances, como el pago de las reparaciones económicas y la primera parte del Lugar de la Memoria, pero aún resalta la ausencia de políticas educativas sobre el tema, casos impunes y familias que desconocen el paradero de sus seres queridos. Definitivamente, el Estado debe mejorar las políticas que lleven a la reconciliación. Y los peruanos debemos exigir a las autoridades y funcionarios que esta sea una prioridad. Sin duda, será un proceso gradual y complejo que requerirá mucho esfuerzo. Pero para lograr que entre cautivos y liberados seamos un país reconciliado, debemos comenzar ya.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here