Enfoque Derecho entrevista a Javier Neves Mujica, ex Ministro de Trabajo y Profesor de Derecho Laboral en la PUCP, sobre el EXP. No. 1124-2001-AA/TC, Caso Sindicato Unitario de Trabajadores de Telefónica del Perú S.A y Fetratel.

ED: ¿Qué se establece en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el caso Sindicato Unitario de Trabajadores de Telefónica del Perú y Fetratel?

JN: La empresa había venido realizando sucesivamente despidos masivos de trabajadores, amparada en el llamado “despido incausado”. Esto quiere decir que se paga la indemnización, pero el trabajador no tiene derecho a reposición, sino solo a una indemnización. El Tribunal Constitucional analizó el supuesto y concluyó que, de un lado, había una violación al derecho de sindicación, porque los afectados eran casi en su totalidad militantes sindicales; y por otro lado, también había una violación al derecho al trabajo en su aspecto de conservación del empleo, pues se prescindía de los trabajadores sin invocar y probar una causa justificada.

ED: ¿Cuál es la importancia de esta sentencia?

JN: Esta sentencia, a la par con otras del Tribunal Constitucional, ha establecido que el despido, además de afectar la conservación del empleo, puede afectar otros derechos fundamentales. Por ejemplo, la igualdad y no discriminación, la libertad sindical, el debido proceso, entre otros. Además, ha establecido que los despidos que tengan las características que acabo de mencionar deben ser declarados inconstitucionales y el trabajador puede invocar su derecho a la reposición.

ED: ¿Por qué los trabajadores deben tener derecho a la reposición?

JN: Yo creo que cuando los derechos fundamentales son violados, la reparación natural es la eliminación del acto infractor y la restitución de las cosas al estado anterior. Esto se aplica a cualquier derecho fundamental, entre ellos los derechos laborales reconocidos por la Constitución. Entonces, no veo que haya justificación para que frente a la violación de algunos derechos fundamentales se restituya las cosas al estado anterior y que no ocurra lo mismo para los derechos laborales.

ED: ¿Está de acuerdo con esta sentencia?

JN: Sí, yo estoy de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, y no solo con esa sentencia, sino también con la sentencia Baylón Flores. Creo que estas sentencias han unido las vías laborales y constitucionales para la tutela de los derechos fundamentales laborales. Por ejemplo, hoy día es posible que un trabajador víctima de un despido nulo, fraudulento o incausado pueda acudir a la vía laboral pretendiendo la reposición o que pueda acudir a la vía constitucional, pretendiendo la nulidad del acto y su reparación .

ED: ¿Esta línea jurisprudencial debe ser modificada?

JN: La única medida progresiva en la reforma laboral peruana desde que se restituyó la democracia ha sido la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. No hemos tenido ningún cambio relevante. Entonces, me parece que no habría ninguna justificación para el cambio y que sería lamentable que sin un debate público auspiciado por el propio Tribunal Constitucional, se fuera a dar marcha atrás por la presión mediática de los gremios empresariales.

ED: Otra sentencia importante en materia laboral del Tribunal Constitucional recayó sobre el caso Baylón Flores. ¿Qué opinión le merece esta sentencia?

JN: El caso Baylón definió qué acciones laborales debían interponerse en vía laboral y cuáles en vía constitucional, debida cuenta que el Código Procesal Constitucional había cambiado la relación entre la vía ordinaria y el amparo, que pasaba a ser residual. Entonces, yo creo que esta jurisprudencia, que ha sido complementada por los Plenos Jurisdiccionales Supremos 1 y 2, es fundamental para el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva de los trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here