Recientemente, la noticia de un varón trans que dio a luz en Arequipa causó impacto en los medios. Si bien singular y poco frecuente, no es un caso original, pues en Estados Unidos Thomas Beatie[1], un varón trans,  ha dado a luz ya a tres niños, el primero de ellos en el año 2008. Asimismo, en el 2013, se hizo público un caso similar en Alemania, y fue noticia, en el 2014, la asignación por hijo a otro varón trans en Argentina.

El embarazo de un varón trans[2] es posiblemente una de las prácticas más disruptivas y rebeldes que se puedan imaginar, ya que la maternidad – y particularmente la gestación- ha sido siempre  un espacio femenino sacramental, y la línea de hierro que ha separado a varones de mujeres, aun cuando muchas mujeres no puedan o no quieran gestar. Más aún, las mujeres han sido definidas -y así también delimitadas y limitadas- desde esta capacidad asombrosa de no solo poder generar, sino además albergar y coproducir el proceso de desarrollo de un nuevo ser vivo en el interior de sus cuerpos. Pese a décadas de reflexión feminista, Mujer-Madre ha sido un binomio difícil de separar, con todos los perjuicios y prejuicios que ello también acarrea (los argumentos vertidos en la  discusión sobre el aborto por violación son un buen ejemplo de ello).

Esta calidad definitoria de las hembras (al menos en los mamíferos) parece saltar por los aires ante la pretensión de un varón de “quedarse con lo mejor de dos mundos”: ser reconocido legalmente como varón y, conservando sus órganos reproductivos, embarazarse y dar a luz. Tal conducta rompe además con la “aceptable” hegemonía de un discurso trans de ser “una mujer encerrada en el cuerpo de un varón” o viceversa, interpretando el derecho a la identidad autopercibida y la modificación de la identidad legal como un “pedido” de ajustarse al orden binario heteronormativo imperante. El embarazo trans quiebra esta suerte de silencioso pacto de no transgresión del orden binario[3] heteronormativo y se antoja inaceptable. La pregunta si un varón que a da luz es madre o padre grafica lo irresoluble del asunto.

Irresoluble o irrelevante, dependiendo del marco conceptual y eventualmente normativo en el que nos situemos. En Alemania, el joven -en pareja y con un embarazo logrado mediante fecundación in vitro- dio a luz en su casa con ayuda de una matrona para evitar que de nacer en un hospital quedara registrado como “madre” de la criatura[4]. En Argentina, Alexis Taboada, varón trans y legalmente casado con Karen, una mujer trans, dio a luz a una niña en diciembre de 2013. Ambos conservaron sus órganos reproductores y fueron legalmente reconocidos en su género autopercibido. Debido a las leyes de matrimonio igualitario y de identidad de género en Argentina, se habla de “contrayentes” y “progenitores”, sin necesidad de distinguir entre “padre” y “madre”, debate dado en su momento al aprobar el matrimonio igualitario.  En febrero del 2015 el Organismo a cargo de la Seguridad Social (ANSES) otorgó a un varón trans embarazado una Asignación por Embarazo Para la Protección Social[5]; ello requirió que la ANSES adaptara su sistema informático a los derechos otorgados por la ley de identidad de género para poder registrar a varones trans que cursen embarazos.

Las tecnologías médicas han sido las primeras en romper las definiciones de “madre” y “padre”, si bien el adagio “mater semper certa est” (y el padre se deduce o intuye) es tan antiguo como el andar a pie. Y hablando de las épocas del andar a pie, cierto es que en tiempos pre agrícolas las hembras cuidaban a los retoños en comunidad sin que tuviera relevancia quien había co-engendrado ese niño, como aún sucede en algunas comunidades no occidentales. Llegaría el siglo XX y la sexualidad se desligó (y legitimó) fuera del matrimonio, la píldora anticonceptiva divorció la sexualidad de la reproducción y la reproducción asistida rompe con la ligazón genética “inevitable” al distinguir progenitores y gestantes de “padres/madres” e introduciendo el concepto de voluntad procreacional por sobre el legado genético o el proceso biológico de la gestación.

La parentalidad trans lleva las cosas un paso más allá al separar ya no solo “gestación” de maternidad o “carga genética” de maternidad/paternidad, sino flexibilizados los géneros, separa “gestación” de maternidad y “paternidad” del inseminar una hembra. El reconocimiento de las sexualidades e identidades diversas viene de la mano del reconocer los derechos humanos de los que todos, por el solo hecho de ser seres humanos, somos titulares. El derecho a la integridad corporal y a formar una familia son partes de esos derechos. Recientemente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró en YY vs. Turquey[6] que es incompatible con la Convención Europea de Derechos Humanos la obligación, establecida por algunas leyes europeas, de esterilizar a las personas trans que soliciten el cambio de su identidad legal. La Corte Interamericana de Derechos Humanos en Atala Riffo y Niñas vs Chile[7] declaró a fines del 2012 que orientación sexual e identidad de género son condiciones protegidas por la Convención Americana de Derechos Humanos.

¿Qué significa ser padre y madre hoy, mujer y varón? ¿Qué hay de las millones de madres que son padres y madres a la vez y de los padres que crían a sus hijos en soledad? ¿Qué valor debe seguir dándosele a  lo biológico? Si fuéramos conciencia (alma) encarnada, algo más que esta carne que nos limita y delimita en un plano denso que es solo uno de los tantos planos que nos rodean, como ha probado la física cuántica, esta conciencia que transita mi cuerpo, el cual funciona como orquesta exquisita dirigida por la inteligencia universal – no como una máquina perfecta, visión muy pre siglo XX- ¿qué tan relevante es este cuerpo? ¿Lo suficiente para anular el alma? Empezar a ver el mundo desde la compasión y el respeto implica también actualizar nuestros conocimientos sobre la ciencia actual, porque en el imaginario colectivo la gran mayoría de los sujetos tiene una visión del mundo del siglo XIX, que paradójicamente fue maravilloso y pleno de descubrimientos, pero que avanzó a pasos agigantados. La percepción actual del mundo que nos rodea y atraviesa es muy, pero muy diferente al que aprendieron nuestros abuelos y padres. Los derechos humanos necesitan también ser leídos en un contexto del conocimiento del mundo que se va expandiendo día a día, a sabiendas que falta mucho muchísimo por comprender.

Preguntarse si un varón trans es mamá o papá es anticuado y estrecho. Es un progenitor, mamá, papá, ambos o ninguno. Es un ser capaz de dar y recibir amor. Muchas mujeres y varones definidos tras las ciertas y cómodas fronteras de la heterosexualidad más militante son incapaces de ello, pruebas al canto, basta leer cuántos niños y niñas mueren abusados y asesinados a manos de sus padres y madres, padrastros y cuidadoras. Engendrar es uno de sus milagros de la naturaleza, un misterio. Y a los milagros y misterios se los vive ¿Quién querría hacerles una autopsia?


*Abogada y candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Buenos Aires; docente en grado y postgrado de Bioética Jurídica, investigadora y consultora en Derechos Humanos, ética y nuevas tecnologías.

[1] “Thomas Beatie revela en televisión que su mujer lo inseminó artificialmente en casa” , EL Pais, Sociedad, noticia del 4 de abril de 20089, disponible en http://sociedad.elpais.com/sociedad/2008/04/04/actualidad/1207260002_850215.html

[2] Un varón trans es aquel individuo cuya identificación legal y conformación anatómica es originalmente femenina y su identidad autopercibida es masculina.

[3]  “Primer hombre embarazado dio a luz en Argentina”  Peru21,  noticia del 19de diciembre del 2013 disponible en  http://peru21.pe/mundo/primer-hombre-embarazado-dio-luz-argentina-2162062

[4]  “Un transexual da a luz a su primera hijo en Alemania”. Noticias 24/ Internacionales., noticias del 18 de septiembre de 2013 disponible en  http://www.noticias24.com/internacionales/noticia/68837/un-transexual-da-a-luz-a-su-primer-hijo-en-alemania/

[5] “La Anses otorgó  asignación por embarazo a varón trans embarazado”; La Nación, noticia del 15 de febrero de 2015 disponible en http://www.lanacion.com.ar/1765997-la-anses-otorgo-la-asignacion-por-embarazo-a-un-varon-trans

[6] TEDH Affaire YY vs Turquie  sentencia del 10 de marzo de 2015 disponible en http://hudoc.echr.coe.int/sites/eng/pages/search.aspx?i=001-152779#{“itemid”:[“001-152779”]}

[7] Corte IDH, Atala Riffo y Niñas vs Chile, sentencia del  21 de noviembre del 2012   (Fondo, Reparaciones y Costas) disponible en http://corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_239_esp.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here