Usuario: Pedro

Consulta: En el supuesto en que un delincuente entra a mi casa para robar y yo disparo, ¿podría alegar legítima defensa?


La legítima defensa está reconocida en el art 20.3 del Código Penal. Es un supuesto que le permite a una persona justificar algún acto lesivo contra otra, excluyendo el hecho de cualquier relevancia penal. Se tienen que dar algunas condiciones para que una persona pueda excluirse de responsabilidad penal por haber ejercido la legítima defensa:

1) Que haya reaccionado ante una agresión ilegítima (agresión real, actual y muy próxima a afectar la integridad física, la vida, patrimonio o cualquier otro bien jurídico de corte individual).

2) Que se ejerza la autoprotección dentro de lo necesario racionalmente. No se requiere la proporcionalidad en estricto.

3) Se exige que el que se defiende de manera previa no haya provocado de manera real y sensible la agresión del sujeto.

La legítima defensa responde, en primer lugar, al reconocimiento de la autodefensa; es decir, del instinto de conservación de la persona. Se trata de reconocerle la facultad a una persona de proteger sus propios intereses individuales o los de personas conexas o cercanas. En segundo lugar,  también se fundamenta en la defensa del ordenamiento jurídico. Cada sujeto es un representante o defensor del ordenamiento jurídico cuando no están los agentes del orden público. Policías, serenos, etc. no están en todas partes. Cuando no existen fuerzas de control del orden público, cada ciudadano se convierte en defensor del orden público. Entonces no es solo un reconocimiento a su capacidad de autodefensa, de protección de sus bienes jurídicos individuales sino también de defensa del ordenamiento jurídico.

Si uno quiere no solo defenderse a sí mismo sino también defender el ordenamiento de manera eficaz, no necesitamos, a efectos de ejercer la legitima defensa, esperar a que el agresor esté encima de nosotros. La legítima defensa se activa  incluso antes de una agresión, cuando esta está próxima a cometerse. La agresión cometida o próxima a cometerse, que activa la necesidad de autoprotección y de la protección del ordenamiento jurídico, permite que el sujeto pueda cometer algún exceso intensivo leve. Ello significa que frente a un cuchillo se pueda utilizar un arma o que frente a la defensa de mi libertad sexual, se pueda sacrificar la vida del otro. Un sujeto que va a defender sus intereses personales inherentes no puede estar fijándose en las proporcionalidades estrictas; de lo contrario, sacrificaríamos la eficacia de su autoprotección y dejaríamos que esta persona sea agredida.

Ahora bien, hay límites éticos jurídicos en la defensa legítima. Cuando son groseras desproporciones ya no estaríamos ante legítima defensa. Por ejemplo, si un adolescente de trece años me agrede con un palo y yo me defiendo con una pistola. Si se necesita proteger el ordenamiento jurídico, este no se cautelará tanto contra un niño que no comete delitos. No tenemos necesidad de una fuerte reafirmación frente a un menor. No quiere decir que no tengamos legítima defensa, sino que ahí sí se nos exige tener mayores cuidados.

Sobre la consulta en concreto, si el delincuente entra armado, no tengo ninguna duda de que si yo disparo y fallece, es legítima defensa porque no solo está amenazando mi patrimonio sino que hay un riesgo a mi integridad física y a mi vida. Desde una concepción no solo de defensa de mis propios intereses individuales o de autoprotección, sino de defensa del ordenamiento, no puedo permitir que quede en la impunidad una infracción a la norma. Yo diría que aunque hubiera un desbalance entre patrimonio y vida, el acto encaja como causa de justificación de legítima defensa perfecta. Aquí no se analiza una proporción estricta de bienes.

Algunos dirán que sí hay una legítima defensa perfecta porque no se requiere una proporcionalidad estricta y porque hay una necesidad de proteger el ordenamiento jurídico. El que se defiende es además garante no solo de su patrimonio sino también del ordenamiento jurídico. Desde la otra posición, de los que dicen que hay legítima defensa imperfecta, se diría que hay una grosera desproporción de bienes y que sería parte de los límites éticos jurídicos.

Responde:  Yván Montoya, abogado especialista en Derecho Penal


* Términos y condiciones de las Consultas Legales.

4 COMENTARIOS

  1. Es muy dificil encuadrar un hecho concreto al derecho a la legitima defensa,, debido a la disfuncionalidad de la administracion de justicia. La absolución a la consulta en analisis me parece la mas coherente y razonable desde el punto de vista juridico.

  2. Sinceramente si un ladrón entra a robar a mi casa por la noche y al descubrirlo pretende atentar contra mi vida, creen que en ese momento uno se pondrá a analizar si es menor de edad o no? En el Perú se hace cumplir la ley pero no se imparte justicia, estamos en una sociedad donde el delincuente a pesar de serlo tiene los mismos derechos de la víctima, esto no estaría vulnerando el principio que dice que “Tus derechos terminan donde comienza el derecho de los demás”??

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here