ED: En Star Wars: The Force Awakens vemos cuál es el resultado de la Batalla de Endor llevada a cabo en el Episodio VI, así como las consecuencias de la derrota del Imperio por parte de la Alianza Rebelde. ¿Cómo se puede analizar esta situación desde la justicia transicional?

AG: Desde la justicia transicional, me pareció interesante notar las diferencias entre las narrativas del universo expandido -que son estos libros que se escribieron para explorar lo que ocurría después de la caída del Imperio- y lo que dice la película. En el universo expandido, la transición es muy limpia, en tanto inmediatamente después de la derrota de Darth Vader y Darth Sidius, una nueva República toma el control de la Galaxia. Pero en la película, sigue habiendo guerra y sigue habiendo una resistencia. Lo que ha cambiado es que ya no se habla de Imperio, sino de Primera Orden. Así, la situación que me parece la más real es la de la película, en tanto hacer transicionar a un país del conflicto a la paz es más complicado que ganar la batalla y reemplazar al gobernante anterior por uno nuevo. ¿Qué pasa cuando un sistema entero está diseñado para mantener el control de manera autoritaria? La justicia transicional lo que busca, entonces, es establecer esa hoja de ruta de como pasar del conflicto a la paz.

ED: Encontramos que en el conflicto dentro de Star Wars: The Force Awakens hay tres actores principales: la Primera Orden, que es esta nueva versión de lo que fue el Imperio, la República y la Resistencia. ¿Cómo podemos ubicarlos en una situación de conflicto en la vida real?

AG: La relación entre la República y la Resistencia no está muy clara. Luego está la Primera Orden y también los Caballeros de Ren, los soldados de Kylo Ren. Entonces, hay cuatro actores. Pero esta situación se parece un poco a lo que pasó después de la invasión de Iraq. Tenías al gobierno de Sadam Hussein derrocado por una coalición extranjera. Esto genera un vacío de poder. Así, los distintos grupos que estaban debajo del gobierno terminan luchando por el poder. Entre todos se van armando para ver quien controla el país, lo que genera una guerra sectaria entre sunitas y shiitas. Esto genera atractivos a otros actores, como Al Qaeda. Así, intenta tomar el control estableciendo el Estado Islámico en Iraq, que luego se convierte en el Estado Islámico en Iraq y Siria. Algo parecido a esto ocurre en Star Wars: ante la caída del Imperio y el vacío de poder, aparece Snoke, logra tomar el control de los remanentes y se enfrenta a una República débil.

ED: El personaje principal es Rey: quien es una chatarrera común y corriente. También están los habitantes de los planeta de Jakku. ¿Cuál es el rol de los civiles en el conflicto?

AG: Una de las primeras escenas en la película es Kylo Ren ordenando matar a los pobladores de la villa en Jakku en donde se encontraban los miembros de la Resistencia. Y esa situación, lamentablemente, es bastante común en los conflictos armados. Muchas veces se termina utilizando a civiles con propósitos políticos. Por ejemplo, en conflicto entre Israel y Palestina, Hamas utiliza escudos humanos para proteger a los almacenes de armas. Y en general, en las películas, se entiende que el malo mata civiles y el bueno no lo hace. En un conflicto, en la vida real, hay casos en donde los civiles mueren tanto en las manos de los “buenos” y de los “malos”. Por ejemplo, ahora en el contexto de la guerra en Siria, los ataques aéreos que buscan bombardear los establecimientos de Isis van a matar civiles. ¿Significa esto que Isis es el bueno? Desde luego que no, por eso hay que dejar de lado esa versión idealizada de los conflictos en donde quien mata civiles es el malo y quien no es el bueno.

ED: Al final de la película encontramos que se han destruido varios planetas pertenecientes a la República, pocos sobrevivientes de la Resistencia y también se destruye el planeta en donde se encontraba basada gran parte de la flota de la Primer Orden. ¿Quién tomará el poder ahora en la Galaxia?

AG: En la Galaxia, el mundo de Star Wars, no hay una entidad que se encargue de lograr que el país salga del conflicto y pase a la paz. Nosotros, por ejemplo, tenemos a las Naciones Unidas, el Banco Mundial, UNICEF, etc. Algunos países necesitan comisiones de la verdad, como el Perú. En este tipo de situaciones, lo mejor es que tanto el país como el organismo internacional cooperen conjuntamente. Probablemente quien vuelva a llenar el vacío de poder sea la Primera Orden, pero esta situación en la vida real sería terrible, pues significaría que no hay manera de sacar a estos países del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here