Esta semana, el ambiente electoral quedó remecido al ser declarada improcedente la inscripción del Tribunal Nacional Electoral del partido Todos Por el Perú (TPP). Esta decisión de la Dirección Nacional del Registro de Organizaciones Políticas (ROP), se debería a una serie de errores que podrían llevar al eventual rechazo de la candidatura de Julio Guzmán por parte del Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Manuel Miranda, del Jurado Electoral Especial, expresó que Todos Por el Perú puede apelar ante el pleno del JNE, quien evaluará la existencia de democracia interna dentro del partido. Por su parte, Guzmán indicó que el problema sería la consecuencia del accionar de una “mano negra”. Dicho esto, el presente editorial buscará aclarar el panorama, así como recalcar la importancia de la democracia interna en un contexto electoral.

En primer lugar, es menester comprender cuáles han sido los errores en los que ha incurrido TPP. Según Javier Albán, periodista de Semana Económica, existen dos problemas: uno de fondo y otro de forma. Sobre el primero, la Asamblea en la que el partido aprobó el estatuto con el cual realizaron sus elecciones internas fue observadas, en tanto el ROP indicó que TPP no cumplió con demostrar la convocatoria de todos los militantes, que esta no contó con el quórum requerido para ser instalada y que ocho de los asistentes que firmaron el acta no estaban afiliados al partido. Por otro lado, sobre el segundo punto, las elecciones internas -el 20 de diciembre- se realizaron bajo un estatuto no inscrito ante el ROP. Si bien el estatuto se aprobó en asamblea el 10 de octubre, la solicitud de inscripción se presentó el 18 de diciembre. Otro de los problemas fue que el Tribunal que organizó las elecciones internas tampoco estaba inscrito cuando estas se realizaron, y recién se intentó inscribirlo el 21 de diciembre. Estos requisitos y formalidades, vitales para demostrar la democracia interna, son los que han llevado a peligrar la candidatura de Julio Guzmán.

Ahora bien, es clave preguntarnos por qué es tan importante democratizar los procesos electorales  dentro de un partido. La democracia interna, siguiendo a Guillermo O´Donnell, contiene el conjunto de condiciones para elegir y ser electo como autoridad partidaria o como candidato a un cargo de elección popular; y la manera de organizar al partido político, fortaleciendo su institucionalidad con el objeto de asegurar y expandir los derechos de sus militantes. Nuestra legislación explicita este concepto en el artículo 35 de la Constitución Política, cuyo texto menciona:

“Los ciudadanos pueden ejercer sus derechos individualmente o a través de organizaciones políticas como partidos, movimientos o alianzas, conforme a ley. Tales organizaciones concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular. Su inscripción en el registro correspondiente les concede personalidad jurídica. La ley establece normas orientadas a asegurar el funcionamiento democrático de los partidos políticos, y la transparencia en cuanto al origen de sus recursos económicos y el acceso gratuito a los medios de comunicación social de propiedad del Estado en forma proporcional al último resultado electoral general”.

Asimismo, en el artículo 19 de la Ley de Partidos Políticos se lee: “Democracia interna – La elección de autoridades y candidatos de los partidos políticos y movimientos de alcance regional o departamental debe regirse por las normas de democracia interna establecidas en la presente Ley, el estatuto y el reglamento electoral de la agrupación política, el cual no puede ser modificado una vez que el proceso ha sido convocado”.

Ambas disposiciones normativas muestran el marco legal necesario para que un partido político sea un intermediario efectivo entre las necesidades de la sociedad y las respuestas que vaya a dar el Estado. Y es que el hecho de que hasta nuestra Carta Magna reconozca la democracia interna, demuestra la importancia que tiene dentro de nuestro sistema. Esto se debe a que la democracia interna no solo permite una mayor participación en la toma de decisiones -lo que contribuiría a legitimar el sistema político-, sino que a través de ella más ciudadanos se ven involucrados en política, lo que lleva a una mejor representación por parte de quienes luego de dirigirán el país.

En ese sentido, esta casa editorial cree que, independientemente de si debería proceder o no la candidatura de Guzmán, no se puede olvidar la importancia de la democracia interna en la composición política partidaria. En esa línea, insistimos en el respeto de la institucionalidad, por medio del cumplimiento cabal de las leyes, siendo autoridades o candidatos, de lo contrario atentaríamos contra la esencia de nuestro estado constitucional de derecho. Si se quiere empezar a hacer verdadera y nueva política, no podemos quedarnos en buenas intenciones y debemos comenzar a hacer las cosas bien.


ALBAN, Javier
JNE podría dejar a Julio Guzmán fuera de la carrera presidencial
http://semanaeconomica.com/article/legal-y-politica/politica/178274-jne-podria-dejar-a-julio-guzman-fuera-de-la-carrera-presidencial/

ALBAN, Javier
Julio Guzmán: rechazan inscripción de su Tribunal Nacional Electoral
http://semanaeconomica.com/article/legal-y-politica/politica/178375-julio-guzman-primera-instancia-del-jne-rechazo-la-inscripcion-de-su-tribunal-nacional-electoral/

O´ DONNELL G. Y WOLFSON L.
2000 “Teoría democrática y política comparada” en la Revista de Desarrollo Económico, Vol. 39, N º 156. PP 519-570. Editado por el IDES Buenos Aires- Argentina

CONSTITUCION POLITICA DEL PERU
1993 Artículo 35.

UNIVERSIDAD RAFAEL LANDIVAR
La importancia de la democracia interna
https://www.url.edu.gt/PortalURL/Archivos/208/Archivos/Democracia_interna.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here