En esta oportunidad entrevistamos a Augusto Rey, candidato al Congreso de la República por Lima con el número 11 del Partido Acción Popular, sobre su experiencia en política y  sus propuestas en caso de ser elegido congresista.

Enfoque Derecho: Cuéntenos un poco sobre usted, Augusto. ¿Cómo es que ingresa a la política?

Augusto Rey: He hecho política desde la universidad (Pontificia Universidad Católica del Perú). En EEGGLL pertenecí al Centro Federado de Letras, fui Secretario de Defensa del Estudiante y luego, en la Facultad de Derecho, fui miembro del Consejo de Facultad; ambos cargos electos por voto de los estudiantes. En la misma facultad  estuve en la comisión que reformó el plan de estudios y siempre he tenido una participación de carácter político en la universidad. Evidentemente, en esa época también salíamos a las calles cuando teníamos que salir y había una aproximación muy cercana a distintas agrupaciones políticas. Luego de salir de la universidad siempre estuve ligado a la política. Sin embargo, seguí mi vida profesional trabajando en un estudio de abogados. Pese a ello, en mi desenvolvimiento profesional me di cuenta que lo que a mí me gusta es hacer política, estar en el sector público y cercano a los asuntos de carácter público que de alguna manera involucran a la comunidad en su plenitud. Por eso es que decidí irme a trabajar al Estado. Así, entro a trabajar en el Municipio de Lima . Ahí me especializo en asuntos vinculados a proyectos de infraestructura, alianzas público – privadas vinculadas también a la ciudad y así es que termino siendo candidato a teniente alcalde de Lima.

ED: A propósito del tema, ¿cómo fue su experiencia como regidor de la Municipalidad de Lima?

AR: Yo ingreso como regidor en esta última gestión. Soy regidor de oposición del alcalde Castañeda Lossio. Ha sido una experiencia muy interesante porque te demuestra finalmente que la importancia de tener mayorías en espacios colegiados como el Consejo Metropolitano es fundamental. Nosotros representamos una minoría realmente reducida, entonces termina sucediendo que no solo se requiere buena intención y buena voluntad sino también la capacidad de convencer, persuadir y negociar con los otros regidores para poder conseguir los votos suficientes y poder tomar ciertas decisiones importantes. Eso es especialmente valioso porque finalmente los políticos cuando quieren hablar de una nueva política olvidan una característica muy importante de esta es la capacidad de poder sentarse a conversar con quien no se quiere conversar. Creo que allí hay una diferencia entre lo que significa activismo político y la representación política real porque el activismo político te permite llevar adelante las demandas extremas; llevarlas a su punto límite y así visibilizar cuestiones extremas. La política, si bien te permite visibilizar todo por igual al momento de tomar decisiones, te exige llegar a puntos intermedios pues de lo contrario no sacas nada. Y eso también es importante como experiencia acumulada y como aprendizaje. En ese sentido, el Consejo Metropolitano, sin duda, ha sido un espacio de enseñanza muy valioso.

ED: ¿Por qué este salto tan grande de regidor a postulante al congreso? ¿Por qué no terminar bien su gestión como regidor de Lima y luego postular al Congreso de la República?

AR: Me parece que eso es natural para quien está convencido que el espacio político formal representativo es un espacio que tiene herramientas para generar y canalizar los cambios sociales que algunos planteamos para el país. El Consejo es un espacio muy valioso y tiene una representación de ciudad directa pero el Congreso tiene muchas más herramientas para esos cambios porque además de poder fiscalizar el trabajo de los municipios también se pueden ver temas de alcance nacional. Ahí se pueden ver temas que superan largamente las competencias de un municipio y por eso es que mi agenda legislativa, entre los ejes que estoy planteando, incluye el de ciudad. Ello, porque finalmente mi compromiso con Lima se mantiene y desde el Congreso creo que puedo hacer mucho más. El Consejo Metropolitano en las manos de Castañeda Lossio es un consejo que está absolutamente silenciado, en donde no se consigue información, en donde es casi imposible trabajar, en donde ni siquiera se nos incluye en las comisiones de trabajo; y lo que yo quiero hacer es trabajar. Quiero dedicarle más horas a mi vida política y al país. En ese sentido, en el Congreso hay una oportunidad para invertir mucho mejor mi tiempo y las energías que tengo.

ED: Entrando más de fondo a la candidatura, ¿por qué postula con Alfredo Barnechea y Acción Popular, y no con otro partido?

AR: Acción Popular y Alfredo Barnechea, en particular, han presentado y están presentando una propuesta para el país que creo que recoge lo mejor de una lógica de políticas sociales en donde se es consciente que el chorrreo no le llega a todos, sino que se requiere un rol más activo del Estado para que la riqueza sea redistribuida. Esa es una apuesta que cree en las instituciones públicas y un rol del Estado más activo para evitar conflictos sociales; por ejemplo, que dice que si un contrato de concesión ha sido mal negociado es posible ser renegociado y que pone el interés peruano sobre el interés de particulares. Es una propuesta además que responde a una visión de país a futuro; que, parafraseando a Belaunde, básicamente es la conquista del Perú por los peruanos. A mí, como una persona que se considera un social demócrata, alguien que confía en las instituciones públicas y que ve la política como un espacio que requiere la mayor seriedad posible, me parece que Alfredo Barnechea un excelente candidato y alguien que sería un magnifico presidente del país.

ED: ¿Cuál es su principal propuesta? Es decir, de ingresar al Congreso de la República, ¿cuál es el primer proyecto de ley que presentaría?

AR: Estoy postulando con el número 11 de Acción Popular por Lima; por lo tanto estoy presentando 11 proyectos de ley y 11 compromisos. Todos ellos los estoy trabajando en 5 ejes básicos. El primero es educación bajo la premisa de que el Perú no puede llegar a altos niveles de desarrollo si no se apuesta por educación pública de calidad. Para mejorar ello, sin duda se debe profundizar el trabajo de la SUNEDU y luego desarrollar dos medidas inmediatas. La primera es que debe haber un examen de salida de los institutos y universidades único que te diga si es que estás realmente capacitado o no para el trabajo y así saber si estos centro de estudios están dando la calidad mínima requerida. El segundo es un observatorio de la información mínima para que la familia y los jóvenes que van a ingresar a la universidad e institutos tomen una mejor decisión. Pues como sabemos, varias universidades  e institutos son buenos pero muchos de ellos también son una estafa. El segundo eje está vinculado a ciudad. Soy una persona convencida de que la ciudad debe ser amigable para la vida en comunidad. En ese sentido tengo dos propuestas inmediatas. La primera es crear una autoridad única de transporte Lima – Callao; ya que el 40% de unidades de transporte público que transita por Lima viene del Callao. A pesar de ello, cada uno tiene sus reglas, cada uno hace lo que quiere y el resultado: el caos que todos conocemos. La segunda medida está vinculada a la planificación de la ciudad y al rol que tiene Sedapal. Lima es la única provincia del país que no tiene un vínculo directo con la empresa que brinda el servicio de agua, desagüe y saneamiento. Sedapal responde al gobierno central, al Ejecutivo. Lo que propongo es un proyecto de ley para que Lima tenga un sitio en el directorio de Sedapal. Ello, para evitar problemas como que cuando se construya una pista en la ciudad a los tres meses venga Sedapal y la rompa. El tercer eje es medio ambiente. Para ello estoy presentando proyectos de ley vinculados al uso del plástico y el tecnopor; así como compromisos con los espacios naturales como son las playas y todo lo que hay detrás de ellas. Pareciera que las hemos visto como un basurero, un vertedero y es mucho más que ello. Lima, para acotarlo, es la única capital de la región que cuenta con vista al mar y la costa peruana es una zona maravillosa de frontera a frontera y ahí yo tengo un compromiso con el medio ambiente. El cuarto eje tiene que ver con la reforma política y el funcionamiento del congreso. Sobre ello llevo una serie de propuestas vinculadas al proceso legislativo para poder dotarlo de calidad y asegurar que las normas tengan un resultado realmente beneficioso para Lima. Finalmente, el quinto eje, gira en torno a los casos de corrupción y asuntos de seguridad. Si el Perú es el primer exportador de cocaína en todo el mundo, según algunos ratings, significa que el narcotráfico está por todos lados pero no lo estamos viendo. Por lo tanto me comprometo a legislar para evitar la presencia del narcotráfico en el congreso y romper también con esa cadena de violencia que se ve en las calles en forma del sicariato. Ahí están los 5 ejes que trabajaré con 11 propuestas legislativas que ya las tengo y que las daré a conocer poco a poco.

ED: Evidentemente las propuestas legislativas que presenta, en cada uno de los ejes, implica un proyecto muy ambicioso de cambio y, como usted mencionaba anteriormente, el tener una mayoría en todo espacio de representación, en donde las decisiones son tomadas mediante el voto, es muy importante. ¿Cómo lograría la aprobación de sus proyectos cuando las encuestas evidencian que Acción Popular no tendrá una mayoría legislativa? ¿Cómo lograría llevar adelante estas reformas en un congreso caracterizado por la mezquindad y la lasitud política?

AR: El año pasado, en el Municipio de Lima, como regidor de oposición presenté una propuesta de ordenanza contra todo tipo de discriminación. Para ello trabajé con la Defensoría del Pueblo y el Ministerio de Cultura. Todos me decían: oye Agusto nadie la va a firmar, tú estás equivocado. ¿Crees que Solidaridad Nacional va a firmarla? ¿Crees que el PPC va a firmarla? ¿Qué el regidor de Fujimori va a firmarla? Yo le dije sí la van a firmar. El proyecto de ordenanza decía expresamente contra todo tipo de discriminación, incluida identidad de género y orientación sexual, las cuales son cuestiones que partidos como los que te acabo de mencionar normalmente han querido ocultar. Me senté con ellos dos semanas, los persuadí, insistí, les dije esto es importante. Todas las agrupaciones o al menos un representante de cada una firmaron la propuesta de ordenanza. Lo logré. Entonces, ¿es posible? Sí es posible. Todo consiste en saber hacerlo y la política es también persuasión. La política requiere experiencia, requiere esa capacidad para hacerle ver al otro la necesidad de hacer ciertos cambios. Entonces, esa es una apuesta que también voy a llevar al Congreso de la República, por supuesto.

ED: En pocas palabras, ¿por qué deberíamos votar por Augusto Rey?

AR: Tengo la energía de la juventud pero ya la experiencia de haber trabajado cinco años en el sector público. Conozco cómo funciona el Estado. Conozco cómo funcionan los procesos legislativos y finalmente cómo es que se relacionan las fuerzas políticas. Tengo ya una historia de mi forma de ver, plantear y proponer las cosas. La gente ya me conoce en ese sentido; por lo tanto van a tener en mí un congresista que va a tener las puertas abiertas, que va a reconstruir esa representación que se ha perdido en el ciudadano y el representante político que entiende perfectamente la política como un espacio de representación. Porque yo estaré en el Congreso de la República no por mí mismo, sino por la gente que ha votado por mí y por lo tanto me debo a esa gente. Mi voz en realidad representará la voz de todos ellos.

 

1 COMENTARIO

  1. Hombre con buenas ideas y una visión política que va más allá de lo personal, le auguro éxitos. Espero verlo elegido al lado de Bernechea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here