Escrito por Mario Lercari Bueno, bachiller por la Pontificia Universidad Católica del Perú y miembro del Estudio Payet, Rey, Cauvi Abogados.

Según las últimas proyecciones de la ONPE, los escaños del Congreso de la República estarían repartidos de la siguiente manera: Fuerza Popular 71, Frente Amplio 20, PPK 18, APP (SÍ, el partido político de Acuña) 10, AP 6 y Alianza Popular 5.

Sin entrar al morbo de que Kenji y Cecilia Chacón son los congresistas más votados por Lima, la realidad es que el fujimorismo ya alcanzó una mayoría absoluta en el Congreso. Necesitaban 66 y tienen 71 congresistas. Y considerando que son favoritos para ganar la segunda vuelta y controlar también el Poder Ejecutivo, te dejo algunas conclusiones de lo que esto supondría:

Controlar casi absolutamente el proceso de creación de leyes. Y cuando digo casi en verdad es casi. La ley es la norma jurídica con rango más importante después de la Constitución. A través de las leyes y la constitución, se regulan básicamente todas las relaciones jurídicas que rigen nuestra vida en sociedad. Desde tus relaciones de propiedad, tus derechos y tus obligaciones, todo nace con la Constitución y la ley. Por eso son tan importantes.

La Constitución establece que la función legislativa está reservada casi en su totalidad al Congreso. Excepcionalmente, el Poder Ejecutivo puede emitir: (i) Decretos Legislativos para legislar en la materias que el Congreso hubiera delegado mediante una ley autoritativa o, (ii) dictar Decretos de Urgencia en materia económica o financiera y cuando el “interés así lo requiera” (sí, así de subjetivo el concepto, Alan y Fujimori han sido expertos en emitir Decretos de Urgencia).

Si el Fujimorismo controla el Poder Ejecutivo y tiene mayoría absoluta en el Congreso, la consecuencia necesaria es que también controlen completamente el proceso de creación de leyes.

Controlar la mayoría de organismos autónomos. La Constitución reconoce la necesidad de que ciertos organismos tengan autonomía en sus funciones y que tal autonomía sea protegida constitucionalmente. ¿Por qué? Porque es necesario tener un balance entre los distintos poderes del Estado. Porque hay decisiones que no deben verse influenciadas políticamente. El Tribunal Constitucional, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Banco Central de Reserva y la Defensoría del Pueblo son organismos cuya autonomía es reconocida constitucionalmente. Para que saques tus propias conclusiones te comento un poco cuáles son las funciones de estos organismos y cómo se eligen sus miembros.

  • Tribunal Constitucional. Para mis amigos constitucionalistas probablemente sea el organismo autónomo más importante. Puede que lo sea. El Tribunal Constitucional es “supremo intérprete” de la Constitución (también SÍ, así de feo hablan mis coleguitas). Este organismo se encarga de controlar la constitucionalidad de las leyes. ¿Por qué es importante? Porque interpreta las leyes a la luz de la Constitución. Porque las Constituciones son escritas en lenguaje abierto y ambiguo. Porque desde una Constitución como la nuestra podríamos interpretar que Petroperú debe ser privatizada. Que la reposición del trabajador procede contra el despido arbitrario (de hecho hoy funciona así por una interpretación del TC). Que puedes ser reelegido no una sino dos veces (interpretación auténtica le decían). En fin, economía social de mercado le dicen. La pita se puede jalar para la izquierda o para la derecha. O para lo que el poder político quiera.

El TC está compuesto por siete magistrados. ¿Quién los elige? Nuestros amigos fujimoristas del congreso. Ahora, para la elección de los magistrados del TC se requieren 87 votos, el Fujimorismo tiene 71. Pero no olvidemos que los amigos de Acuña son diez más, los apristas otros más y dentro de los otorongos siempre pueden encontrar algunos otros. ¿Se acuerdan de la repartija? También basta hacer memoria para recordar la historia del fujimorismo y el TC.

  • Consejo Nacional de la Magistratura. El organismo autónomo encargado de la designación y destitución de jueces y fiscales. Mucha gente no lo conoce, pero los Quispe Pariona, los Paz de la Barra o los Soto Vallenas son algunas de la joyas que recientemente (y desafortunadamente) han invadido el CNM. De más está decir lo importante que es controlar la designación de jueces y fiscales. Controlando el CNM controlas el Poder Judicial y el Ministerio Público.

El CNM también está conformado por siete magistrados. ¿Quién los elige? Es un proceso de designación un poco complejo, pero son elegidos por organismos no necesariamente muy transparentes: uno por el Colegio de Abogados, dos por los demás Colegios Públicos, uno más por asamblea de rectores de universidades públicas, uno por la Sala Plena de la Corte Suprema, uno por el Consejo de Fiscales Supremos y otro los rectores de universidades privadas. También basta hacer memoria para recordar la historia del fujimorismo y el Poder Judicial o la del fujimorismo y el Ministerio Público.

  • Banco Central de Reserva. El organismo encargado de la política monetaria de un país. La independencia de este organismo del poder político es fundamental. Regular la moneda y crédito del sistema financiero o administrar las reservas internacionales a su cargo son sus funciones más importantes. Sinceramente, no me preocupa mucho que puedan hacer con el BCR, todos los gobiernos han mantenido la misma línea y no creo que los fujimoristas se disparen a los pies con esta. Solo vale la pena resaltar que ellos designarían a todos sus miembros (Ejecutivo cuatro y Congreso tres).
  • Defensoría del Pueblo. La Defensoría del Pueblo tiene una función fiscalizadora. Constitucionalmente sus atribuciones son defender los derechos fundamentales y constitucionales, supervisar el cumplimiento de los deberes de la administración de los servicios públicos a la ciudadanía. Para cumplir con estas funciones puede requerir la colaboración de todos los organismos públicos y éstos constitucionalmente están obligados a colaborar con la Defensoría del Pueblo.

El defensor del pueblo es elegido por el voto favorable de 87 congresistas. Es decir, con el voto de los amigos fujimoristas, acuñistas, apristas y algunas otras almas caritativas. Nuevamente, un títere como defensor del pueblo o, peor aún, otro suplente.

En fin, estás líneas no tienen como finalidad convencer a nadie de nada. No me he inventado nada de lo que estoy diciendo, fuera de mis conjeturas sobre lo que podría pasar en el Congreso. Todo lo demás lo puedes leer en tu Constitución de 1993. Sí, esa que siempre quieren cambiar. Esa que le atribuye determinados poderes a determinados organismos. Esa que establece la separación de poderes. Esa que no conoces. Esa que tienes que comenzar a conocer para que no te sigan enyucando cada cinco años. El poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente. Cambio y fuera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here