Luego de casi una semana de tensión, el pasado 9 de junio la ONPE publicó el resultado de las actas procesadas y contabilizadas al 100%. De esta manera, se dio a conocer a Pedro Pablo Kuczynski como ganador de estos comicios electorales con 50.112%, mientras que Keiko Fujimori quedó segunda con 49.88%. Luego de conocer los resultados, ambos candidatos se pronunciaron al respecto. En dicho contexto, Keiko Fujimori declaró que su partido será la principal fuerza de oposición. Sin embargo, esta oposición no será meramente simbólica, ya que Fuerza Popular cuenta con 73 congresistas en el Congreso; es decir, más del 50% de un Congreso con 130 curules. En este sentido,  el presente editorial analizará los principales problemas que afrontará el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski y qué caminos debe de seguir, tomando en cuenta que tiene que lidiar con una oposición mayoritaria en el Congreso de la República.

De este modo, los principales problemas que afrontará el siguiente gobierno giran en torno a 4 ejes principales: (i) inversión social; (ii) lucha contra la corrupción; (iii) recuperar el dinamismo económico; y, (iv) la seguridad ciudadana. Así, respecto al primero, las necesidades centrales son la desigualdad económica, la pobreza, la educación y la salud. En cuanto al segundo, los problemas recaen en la politización de la justicia, el crecimiento del negocio de la droga, el exceso de trámites- y la consiguiente informalidad-, la evasión tributaria masiva y los múltiples malos ejemplos en las altas esferas gubernamentales. Sobre el tercero, la desaceleración económica producto de la crisis mundial- sobretodo de la crisis en China, que impactó negativamente a nuestra economía-, y las trabas burocráticas de nuestro país. Finalmente, respecto al cuarto, los problemas son la poca cultura de denuncia, la insuficiente presencia policial y de serenazgo, la poca remuneración de la policía que deviene en corrupción, y el deficiente manejo de las cárceles que terminan incentivando el crimen en vez de rehabilitar a los delincuentes.

Ahora bien, ¿cuáles son las medidas necesarias para solucionar estos problemas? Conforme al Plan de Gobierno de PPK, entre las principales medidas a adoptar, se encuentran las siguientes: potenciar el Ministerio de Salud duplicando su presupuesto con respecto al PBI; aprobar una ley contra crímenes de odio; mejorar la Contraloría y aplicación de la muerte civil para funcionarios condenados por corrupción; incrementar el presupuesto del Ministerio del Interior;  respecto a los derechos sociales, propone la aprobación de la unión civil no matrimonial, entre otros. Cabe señalar que para la puesta en marcha de todas estas propuestas es necesario el apoyo del Congreso de la República.

Ahora bien, la conformación del Congreso es la siguiente: Fuerza Popular obtiene la mayoría (73), Frente Amplio será segunda fuerza (20), seguida de PPK (18), Alianza para el Progreso (9), Acción Popular (5) y el APRA (5). En dicho contexto, PPK ha ganado “aliados”: César Acuña, Verónika Mendoza, Julio Guzmán, Fernando Olivera, entre otros. Sin embargo, dejarán de serlo una vez empezada la gestión. Por ejemplo, su principal aliada durante la segunda vuelta presidencial, Veronika Mendoza, candidata presidencial por el Frente Amplio, ya ha dicho que serán oposición desde sus curules. Además, muchos de los agravios intercambiados a lo largo de la campaña cobrarán factura en la siguiente gestión presidencial. En concreto, el primer gran problema de PPK es que necesita al Congreso para mucho de lo que va a hacer y, todo parece indicar que solo cuenta 18 congresistas.

A esto se le suma un segundo problema, el cual recae en el sistema de “check and balance”; es decir, de control y balance entre los Poderes del Estado. Más allá de que la función legislativa de PPK se vea truncada y sus congresistas no puedan negociar mucho, el Congreso tiene un poder político bastante considerable: la censura de ministros, las comisiones investigadoras, entre otros. Así que, lo que nos esperaría en el siguiente gobierno es el enfrentamiento continuo entre ambos poderes del Estado en caso no se llegue a un consenso razonable.

En conclusión, el Poder Ejecutivo necesitará del Legislativo a lo largo de los 5 años si quiere lograr lo propuesto y, en concreto, de la principal fuerza de oposición: Fuerza Popular. En tal sentido, es de esperarse que en aras del desarrollo del país se deban tender puentes entre todas las agrupaciones políticas. No obstante, existen claramente cuestiones sobre las cuales no se puede negociar. Desde esta casa editorial consideramos que lo realmente importante es que la ciudadanía se mantenga vigilante frente a lo que se haga o deje de hacer, para evitar caer en caprichos políticos que signifiquen el sacrificio de nuestros derechos fundamentales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here