Por Gilberto Mendoza Del Maestro, abogado y docente de Derecho Civil de la PUCP.

Cuando el titular de un vehículo que tiene derecho inscrito sufre la sustracción del mismo por robo, ¿qué efectos y actos deben realizarse en sede registral? ¿Puede transferirse un bien con anotación de robo?

Estas y otras preguntas serán abordadas a continuación.

Transferencias de Vehículos

La regla general de los actos de disposición de bienes muebles en general nos indica que es necesario que exista un negocio jurídico y la tradición del mismo según lo interpretado del Artículo 947 del Código Civil:

“La transferencia de propiedad de una cosa mueble determinada se efectúa con la tradición a su acreedor, salvo disposición legal diferente.”

Debe tenerse en cuenta que según el artículo 65 del Reglamento de Propiedad Vehicular para efectos de la calificación registral, se presume que una vez presentada la solicitud de inscripción se ha producido la tradición del vehículo, salvo que lo contrario se desprenda del mismo título.

De igual forma, si del contrato se desprende que el vehículo se encuentra en posesión del adquirente o de un tercero, la tradición se considera efectuada en aplicación de lo dispuesto por el artículo 902 del Código Civil.

Artículo 902.-  La tradición también se considera realizada:

1.- Cuando cambia el título posesorio de quien está poseyendo.

2.- Cuando se transfiere el bien que está en poder de un tercero. En este caso, la tradición produce efecto en cuanto al tercero sólo desde que es comunicada por escrito.

Debe tenerse en cuenta que dados los casos de falsificación existe la presentación cautiva de los documentos, es decir cuando se trate de parte notarial del acta de transferencia de vehículo, deberá ser presentado por el Notario ante el cual se extendió o su dependiente acreditado ante SUNARP.

Dicha acta notarial debe contener como mínimo: a) Los datos de identificación de los contratantes o sus representantes, así como su estado civil, tipo y número de documento de identidad, cuando corresponda.  b) El acto jurídico mediante el cual transfiere la propiedad del bien.  c) La Placa Única Nacional de Rodaje del vehículo materia de transferencia, si tuviere; o el número de serie y el número de motor del vehículo. d) El precio y la forma de pago o la valorización del vehículo, de ser el caso.

Si bien el registro no es constitutivo, es necesario que se inmatricule el vehículo para que pueda estar autorizado a circular. Si no accede al registro, no podrá transitar.

Ahora bien, si el bien ya ingresó al registro, para las transferencias posteriores no es un requisito indispensable que la vicisitud negocial acceda al registro, aunque es recomendable dado que la no inscripción tiene diferentes efectos: Afectar la oponibilidad del adquirente, si no se inscribe en caso exista un caso de responsabilidad civil se toma en consideración en los procesos al titular registral.

Si bien el efecto no siempre es que al final sea responsable dado que puede romper el nexo causal, el encontrarse en un proceso no era necesario dado que puede eximirse de responsabilidad si formaliza la transacción en el registro.

Robo

En caso se produzca el robo del vehículo, deberá anotarse esta situación en el registro en mérito al correspondiente boletín o certificado de vehículo robado que expida la Policía Nacional del Perú.

Posteriormente, el título será presentado en el diario local de la Oficina Registral del Registro de Propiedad Vehicular en donde está inscrito el vehículo.

Es importante señalar que la anotación de robo no permite la expedición de los duplicados de orden de giro, ni regrabación de número de motor.

Sin embargo, la duda se generó en el seno del Tribunal Registral respecto a la transferencia vehicular: ¿la anotación de robo es o no un obstáculo que impide la inscripción de la transferencia vehicular?

Existieron criterios contradictorios de un lado está el acta del Diálogo con el Tribunal Registral Cajamarca realizado en el 2014 en el cual se dispone que como acto previo para la transferencia de vehículo con anotación de robo, debe levantarse dicha anotación.

De otro lado la Resolución No. 2677-2015-SUNARP-TR-L del 30.12.2015 la cual señaló que no constituía obstáculo para la inscripción de transferencia la anotación de robo. Debe tenerse en cuenta sin embargo, que en este título la anotación de robo fue presentada posteriormente a la solicitud de transferencia.

El presidente del Tribunal Registral manifestó que dado que la anotación de robo tiene una función meramente informativa, no configura un impedimento para la transferencia.

La vocal Mariella Aldana indicó que la razón por la que los registradores señalan que no se puede inscribir la transferencia, es que temen que el ladrón haya realizado un acto fraudulento, suplantación o falsificación.

La vocal Gloria Salvatierra señaló que la situación no estaba regulada, sin embargo el vocal Raúl Delgado acotó que la anotación de robo hacía presumir que no existía posesión, por lo que no iba a proceder la tradición. Añadiendo el vocal Jorge Tapia que la base legal estaría en la calificación porque hay un obstáculo.

Finalmente el vocal Pedro Álamo argumentó:

“La anotación de robo a diferencia de la época en donde la transferencia vehicular se hacía en mérito a documento privado con legalización notarial de firmas, y en donde constituía un requisito la obtención del certificado de gravámenes. No puede tener la misma importancia ahora cuando la transferencia vehicular se hace en mérito a acta notarial y en donde las oficinas y los interesados notariales tienen acceso a las partidas registrales de los vehículos, es decir, que si en estos momentos se solicita la inscripción de una transferencia vehicular es porque se ha evaluado que el vendedor es el propietario y tiene su posesión del bien y que el comprador conoce dicha situación y adquiere el vehículo a sabiendas de la existencia de una anotación de robo, que tendría que ser levantada como una obligación particular de los contratantes (entendiendo que el vehículo ha sido recuperado), no pudiendo trasladarse en nuestro excepto dicha obligación exclusivamente al comprador, condicionando la inscripción al levantamiento de dicha anotación”.

En ese sentido se aprobó el siguiente acuerdo:

ACUERDO CXLVIII.2. TRANSFERENCIA VEHICULAR

“Para proceder con la inscripción de la transferencia de vehículos con anotación de robo, como acto previo se deberá solicitar el levantamiento de dicha anotación”.

Revisada la discusión, debemos señalar que si bien compartimos el sentido del acuerdo, debió tomarse en cuenta que la transferencia a non domino solo se da en situaciones excepcionales, y dentro de los requisitos para que se configure es que el propietario haya expuesto su esfera jurídica brindando su consentimiento.

Esto, evidentemente, no ocurre en los casos de robo y hurto, por lo que no va a existir la posibilidad que los adquirentes lleguen a obtener la titularidad en esta vía. Si el vehículo jurídicamente no va a circular jurídicamente, no se pueden publicitar los traslados patrimoniales que tienen como origen casos de robo o hurto, por lo que un requisito necesario para que se realice la transferencia debe ser el levantamiento de la anotación por robo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here