Por Gilberto Mendoza Del Maestro, abogado y docente de Derecho Civil de la PUCP.

A diferencia del registro de predios, en el registro de personas jurídicas no existe el criterio de que para que un acto sea inscribible este deba ser un derecho real o con efecto real.

Así pues, el reglamento de personas jurídicas en su artículo 2 señala como actos inscribibles: el acto constitutivo de la persona jurídica, su estatuto y sus modificaciones; el reconocimiento de persona jurídica constituida en el extranjero; el establecimiento de sucursales y todo acto inscribible vinculado a éstas; el nombramiento de los integrantes de los órganos, de los liquidadores y de los demás representantes o apoderados, su aceptación, remoción, suspensión, renuncia, el otorgamiento de poderes, su modificación, revocación, sustitución, delegación y reasunción de éstos, así como los demás actos comprendidos en sus regímenes; la fusión, escisión y transformación y otras formas de reorganización de personas jurídicas; la disolución, los acuerdos de los liquidadores que por su naturaleza sean inscribibles y la extinción; las resoluciones judiciales o laudos arbitrales referidos a la validez del acto constitutivo inscrito o a los acuerdos inscribibles de la persona jurídica; y en general, los actos o contratos que modifiquen el contenido de los asientos registrales o cuyo registro prevean las disposiciones legales.

Como actos no inscribibles el reglamento ha identificado: los contratos asociativos; la calidad de miembro de la persona jurídica, su incorporación, su exclusión y los actos derivados; los reglamentos electorales y otros de carácter interno; la titularidad y afectación de bienes y deudas de la persona jurídica; la elección del comité electoral; los órganos de personas jurídicas que no ejercen representación ante terceros no previstos en el estatuto o en la norma que regule la persona jurídica, así como sus integrantes; y, la ratificación de actos, sean éstos inscribibles o no.

Algunos de estos supuestos fueron recogidos de los precedentes que procederemos a comentar.

  1. ¿LOS ACCIONISTAS, ASOCIADOS O COMUNEROS PUEDEN ACCEDER AL REGISTRO?

En sede registral existieron diversas posiciones sobre si la calidad de socio, asociado o comunero tenían la calidad de inscribible. En el Reglamento de Inscripciones del Registro de Personas Jurídicas no societarias se señala expresamente en el Art. 4 cuáles no son actos inscribibles.

En el Registro de Personas jurídicas societarias tampoco se inscriben la calidad de socio.

1.1 EN CASO DE DISPOSICIÓN

Si bien hemos señalado que la calidad de accionista, asociado o comunero no tienen la calidad de actos inscribibles, en su momento existió la discrepancia en caso el acto de disposición se realice a favor de socio, asociado o comunero debían ser materia de calificación.

De una lado Resoluciones como la No.602-2004-SUNARP-TR-L y la No. 145-2004-SUNARP-TR-L que señalaban que determinar si el acto de disposición era a favor de un socio o asociado era extraregistral por lo que su verificación correspondía a los órganos de la persona jurídica.

Entre los fundamentos que señalaba la vocal Mariella Aldana encontramos:

  • No es necesario la acreditación ante los registros de los beneficiarios dado que son aspectos personales o asociativos relativos a la esfera interna de la persona jurídica.
  • En el caso de sociedades anónimas no son inscribibles las transferencias, a diferencia de las SRL y sociedades civiles.

De otro lado, se encontraba la posición recaída en la Resolución No. 921-2007-SUNARP-TR-L en la cual se exigía el examen de si los beneficiarios cumplían con los requisitos para ser beneficiarios de los actos de disposición.

Como fundamentos de esta posición encontramos:

  • Debe verificarse que el representante haya actuado conforme a sus facultades.
  • La calidad de socio, asociado o comunero se puede acreditar de forma sencilla mediante copia certificada de la foja del libro correspondiente.

Finalmente se emitió como precedente:

PRECEDENTE L.5. VERIFICACIÓN DE LA CALIDAD DE SOCIO, ASOCIADO O COMUNERO

“Cuando los representantes tienen facultades de disposición a favor de los socios, asociados o comuneros, no constituye objeto de calificación la verificación de la calidad de socio, asociado o comunero de la persona a favor de la cual se efectúa el acto de disposición, ya que tales calidades no son inscribibles”.[1]

  1. TRANSFERENCIA DE ACCIONES

Líneas arriba se indicó que no es inscribible la transferencia de acciones, siendo que según el Art. 92 de la LGS debe anotarse en el libro matrícula de acciones.

“Artículo 92.- Matrícula de acciones

En la matrícula de acciones se anota la creación de acciones cuando corresponda de acuerdo a lo establecido en el artículo 83. Igualmente se anota en dicha matrícula la emisión de acciones, según lo establecido en el artículo 84, sea que estén representadas por certificados provisionales o definitivos.

En la matrícula se anotan también las transferencias, los canjes y desdoblamientos de acciones, la constitución de derechos y gravámenes sobre las mismas, las limitaciones a la transferencia de las acciones y los convenios entre accionistas o de accionistas con terceros que versen sobre las acciones o que tengan por objeto el ejercicio de los derechos inherentes a ellas. (…)”

El art. 91 de la LGS dispone que la sociedad considera propietaria de la acción a quien aparezca como tal en la matrícula de acciones.

La titularidad se atribuye a quien se encuentre en el libro matrícula de acciones:

Artículo 91.- Propiedad de la acción

La sociedad considera propietario de la acción a quien aparezca como tal en la matrícula de acciones“.

En el mismo sentido, el art. 4 del Reglamento del Registro de Sociedades establece en el literal b) que no es inscribible en el Registro la transferencia de acciones.

¿Y si la transferencia se encuentra en el estatuto?

La vocal Mariella Aldana señaló:

“(…) La transferencia de acciones es un acto privado del accionista a favor de otro accionista o de un tercero, que no tiene incidencia alguna en el estatuto. En el mismo sentido, la distribución de las acciones entre los accionistas a consecuencia de una transferencia de acciones o del aumento de capital inscribible. Así, el art. 69 del RRS, al regular el contenido del asiento de inscripción del aumento de capital, no dispone que deba contener la nueva distribución de acciones a consecuencia del aumento de capital.

Resulta por tanto que cuando en el estatuto se consigna él cuadro de accionistas no se está modificando ningún aspecto del estatuto: el cuadro de accionistas no forma parte del contenido ya sea obligatorio u opcional del estatuto.

En consecuencia, si en virtud de una transferencia de acciones o de la variación del capital la junta general acuerda incorporar en el estatuto el nuevo cuadro de accionistas, no se está modificando el estatuto. Por lo tanto, no procede la inscripción del nuevo cuadro de accionistas.”

Entonces una de las propuestas de sumilla fue la brindada por el vocal Luis Aliaga:

“No resulta procedente la inscripción de la modificación del cuadro de accionistas de una sociedad anónima pese a estar contenido en el estatuto, al ser acto no inscribible la transferencia de acciones.”

Finalmente a propuesta del vocal Hugo Echevarría Arellano se propuso y aprobó como acuerdo:

ACUERDO LIV.6.- IMPROCEDENCIA DE INSCRIPCIÓN DE MODIFICACIÓN DE ESTATUTO

“No es inscribible la titularidad de acciones ni la modificación del cuadro de accionistas, aun cuando se consigne en el estatuto”.[2]

Por tanto, no es inscribible la calidad de socio, asociado o comunero. No se calificar su calidad en caso sean beneficiarios de un acto de disposición. Y en el caso de accionistas, no se inscribe la transferencia de titularidades, incluso se consigne en el propio estatuto.

  1. COMITÉ ELECTORAL

El designación del comité electoral tampoco es un acto inscribible toda vez que este realiza sus funciones para temas internos de la persona jurídica. No obstante ello el hecho que no sea un acto inscribible no implica que no sea un acto calificable tal cual como lo analizaremos en el tema de comité electoral.

PRECEDENTE LXII.5.- CALIFICACIÓN REGISTRAL DEL COMITÉ ELECTORAL

El comité electoral no constituye acto inscribible; sin embargo, se trata de un acto sujeto a calificación registral.”

Entonces el hecho que un acto no sea inscribible, no significa que no sean materia de calificación en diversos casos dado que pueden dar mérito a la inscripción de otros actos.

Así por ejemplo si el estatuto señala que el proceso de elecciones debe llevarse a cabo por comité electoral, evidentemente el registrador tendrá que verificar si esta disposición del estatuto ha sido cumplido aunque no se inscriba.


[1] Criterio adoptado en la Resolución Nº 602-2004-SUNARP-TR-L del 14 de octubre de 2004.

[2] LIV PLENO. Sesión ordinaria realizada los días 17 y 18 de diciembre de 2009.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here