Por Flavia Martínez, estudiante de la Facultad de Derecho de la PUCP y miembro del Consejo Editorial de Enfoque Derecho.

Antes del mediodía de hoy, el pleno del Congreso de la República aceptó la renuncia del ex presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, con 105 votos a favor, 12 en contra y 4 abstenciones.

La Resolución Legislativa N° 008-2017-2018-CR rechazó los términos en los que el ex presidente presentó su renuncia, ya que consideraron, en su mayoría, que la crisis política se debió a los propios actos del ex presidente. Sin embargo, aceptaron la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski y, con ello, su vacancia. Como sabemos, en el artículo 113 de la Constitución se establece que el presidente de la República vaca por la aceptación de su renuncia ante el Congreso.

Asimismo, en la misma resolución, se reafirmó que se seguirían las normas de sucesión establecidas en el artículo 115 de la Constitución. Este versa lo siguiente: “Por impedimento temporal o permanente del Presidente de la República, asume sus funciones el Primer Vicepresidente …”. En ese sentido, a las 1:05 p.m. del día de hoy, Martín Vizcarra, quien fue el primer vicepresidente del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, asumió como nuevo presidente de la República del Perú. En este punto, repasaremos quién es Martín Vizcarra y cuáles han sido sus logros en el ámbito político.

Martín Vizcarra Cornejo nació en Lima el 22 de marzo de 1963. En el ámbito académico y profesional, estudió Ingeniería Civil en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y, además, cuenta con un diplomado en Administración Gerencial de la Escuela de Administración de Negocios (ESAN). Asimismo, ha sido Decano del Colegio de Ingenieros del Perú – Consejo Departamental Moquegua. En el ámbito político y de movilización, fue parte del Moqueguazo en el año 2008, y asumió en el año 2010 la presidencia regional de Moquegua. Uno de sus principales logros fue que, en solo 4 años, su región fue reconocida como una con los mayores índices de competitividad, esto según el Instituto Peruano de Economía.

En el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, tuvo el cargo de primer vicepresidente, y también fue Ministro de Transportes y Comunicaciones hasta inicios del año pasado cuando renunció debido al escándalo del caso Chinchero. Luego de ello, fue embajador extraordinario y plenipotenciario de Canadá. Hoy y luego de una larga crisis política del Ejecutivo, asumió como presidente de la República. De esta manera, se convirtió en el presidente número 61 de nuestra historia republicana.

Como sabemos, en el primer proceso de vacancia del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, Vizcarra y la aún segunda vicepresidenta Mercedes Araóz respaldaron a Kuczynski, y anunciaron que si era vacado ellos renunciarían con él. Sin embargo, en este nuevo proceso de vacancia, Vizcarra guardó silencio a diferencia de Araóz y retornó a nuestro país desde Canadá luego de la carta de renuncia que presentó Kuczynski ante el Congreso.

Cabe destacar que, antes de su juramentación, ha recibido el respaldo de los gobernadores regionales; entre ellos, encontramos a Nelson Chui Mejía, de Lima, Wilber Venegas, de Apurímac, Jaime Rodríguez Villanueva, de Moquegua, Oscar Jiménez, de Tacna, y Reynaldo Hilbck, gobernador regional de Piura. Estos han resaltado la trayectoria política de Vizcarra y el buen desempeño que tuvo como presidente regional de Moquegua. Además, Chui y Hilbck instaron al Congreso de la República a brindarle todo el apoyo y respaldo al nuevo presidente del Perú. En esta misma línea, parlamentarios del Congreso de la República que aprobaron la interpelación a Vizcarra el año pasado, hoy le mostraron su respaldo, entre estos encontramos a Alejandra Aramayo y Miguel Elías de Fuerza Popular.

En el mensaje que dio después de su juramentación, llamaron la atención varios puntos. Primero, manifestó que los últimos hechos graves que se han conocido deberán ser investigados por la justicia con independencia y celeridad. Segundo, llamó la atención por la actitud revanchista y poco dialogante que ha tenido el legislativo; en este sentido, “ningún poder debe avasallar a otro”. Tercero, se dirigió a los peruanos y específicamente a los jóvenes para que no pierdan la esperanza, y afirmó que estará a la disposición y servicio de los mismos, sobre todo de los más necesitados. Cuarto, afirmó que el gabinete que conformará será totalmente nuevo. Quinto, dijo que los pilares de su gobierno serán la lucha contra la corrupción, la reconstrucción nacional y “como en Moquegua, la educación será el pilar central de nuestra gestión”. 

Haciendo un recuento de lo sucedido, si bien el mensaje que brindó el actual presidente y el respaldo que ha tenido hasta el momento ponen en calma y estabilidad a los ciudadanos peruanos, hay dificultades que se vislumbran desde ya. Primero, recordemos que Vizcarra fue cuestionado por el proyecto del aeropuerto en Chinchero – Cusco y que, por ello, su interpelación fue aprobada el año pasado por el mismo Congreso que hoy le brinda su respaldo. Esto nos debe demostrar que, aunque no quisiéramos, también ha sido cuestionado y que en un futuro podría presentarse un mismo panorama de crisis política. Segundo, la bancada de Peruanos Por el Kambio (PPK) ahora casi no cuenta con congresistas que lo respalden después del indulto a Fujimori y la difusión de los “kenjivideos”. En este sentido, el Ejecutivo una vez más quedaría sin apoyo de una bancada con un número de congresistas significativo. Tercero, ahora sus acciones van a ser más fiscalizadas por el Congreso teniendo como precedente el gobierno de Kusczynski. Cuarto, los ciudadanos peruanos se encuentran en zozobra y desconfianza no solo frente a las acciones del Poder Ejecutivo también las del Legislativo. Esto es importante, ya que, como mencionó Vizcarra en su mensaje, uno de sus principales objetivos es recuperar la confianza y fe de la ciudadanía.

El panorama político aún se muestra gris y será difícil que el Ejecutivo aún dividido pueda gobernar de acuerdo al plan que ahora establezcan. Las soluciones que se han planteado hasta ahora tienen varias aristas. Una de estas es que el Ejecutivo forme alianzas con otras bancadas parlamentarias e intente recuperar a congresistas como De Belaunde y Zevallos. También, formar un gabinete de concertación en este periodo de inestabilidad política y que sus ministros sean políticos más que técnicos. Adicional a ello, que refuerce los lazos con los gobiernos regionales que le han mostrado su respaldo.

Teniendo en consideración estas soluciones y el manejo político que pueda tener Vizcarra y su gabinete, esperemos que esta crisis que enfrentó al Ejecutivo con el Legislativo desde inicios del periodo de Kusczynski haya acabado. De no ser así, es hora de que nosotros como sociedad civil ejerzamos nuestro derecho fundamental a la protesta y respaldemos al Ejecutivo cuando vislumbremos que el Legislativo una vez más se muestre revanchista y poco colaborador con este, ahora sin aparente motivo.

Fuentes recomendadas:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here