Por Jorge Pérez-Taiman, Consejero del área de recursos naturales y medio ambiente del estudio Rodrigo, Elias & Medrano Abogados.

Ante la presión ejercida por algunos gremios de pescadores artesanales, el Gobierno ha derogado cinco decretos supremos que habían autorizado a Perupetro a suscribir contratos de exploración y explotación de hidrocarburos con la empresa Tulow Peru Limited, para operaciones mar adentro de nuestra costa norte, en los lotes Z-64, Z-65, Z-66, Z-67 y Z-68.

Esto ha ocurrido pese a que la Contraloría General de la República había dictaminado que se había cumplido con todos los requisitos legales para la referida aprobación. Entre las principales críticas presentadas por los gremios pesqueros podemos citar las siguientes: (i) que la exploración petrolera afectará los recursos pesqueros; (ii) que los lotes materia de aprobación no fueron objeto de una licitación o concurso: y (iii) que las regalías de 5% son muy bajas.

En cuanto a la primera objeción, cabe recordar que, desde hace mucho tiempo, existen operaciones off-shore en el norte de nuestro país considerablemente más cercanas a la costa que las que propone efectuar Tullow, sin que se haya afectado los recursos pesqueros. Cualquier potencial afectación sería aún mucho menos probable en el presente caso, si consideramos que la pesca artesanal se realiza dentro de las 5 millas de la costa, mientras que Tullow operará en aguas profundas alejadas de las zonas de pesca artesanal.

Sobre el segundo punto, pretender que se prescinda de la negociación directa de lotes petroleros es desconocer la ley, pues el artículo 11º de la Ley Orgánica de Hidrocarburos brinda esa potestad a Perupetro, la misma que se ha ejercido muchas veces en nuestro país cuando no han existido dos o más empresas interesadas en una misma área. Tampoco se puede ignorar que todos los llamados recientes de Perupetro a concurso para otorgar contratos de licencia para exploración y explotación de hidrocarburos, tanto en tierra como en el mar, han resultado desiertos por falta de postores interesados.

En cuanto a la regalía de 5%, este porcentaje es la base inicial que aumentaría en relación directa a los volúmenes de producción, en caso de éxito exploratorio. Este régimen de regalía es legalmente permitido desde hace varios años y existen otros contratos vigentes que lo tienen. Por lo demás, es consistente con regímenes de regalía establecidos en países vecinos desde la caída internacional de los precios del petróleo.

Puede entenderse, en principio, una legítima preocupación de los gremios pesqueros para determinar potenciales efectos negativos que la exploración petrolera pudiera tener sobre la pesca, pero es claro que ellos no han estado dispuestos a escuchar razones, ni a permitir que se les demuestre técnicamente que tal efecto no es real ni probable. Su irreductible plataforma de protesta exigió al gobierno, desde el principio,  la derogatoria de los decretos supremos aprobatorios sin mayor trámite, en base a argumentos errados o superficiales y políticamente manipulados. Resulta por ello preocupante el apoyo desinformado que han recibido de varios congresistas, y que finalmente todo el proceso haya terminado en la derogación de los decretos supremos aprobatorios, sin considerar argumentos técnicos ni el daño que se generaría al país.

Harían bien los detractores de la contratación petrolera en informarse de fuentes objetivas. Eso les permitiría enterarse que nuestra producción petrolera se ha reducido en 63% en los últimos 20 años, que la inversión en exploración se redujo en 98% desde el 2012, que la inversión en explotación se redujo en 65% desde el 2008, que los contratos de exploración se redujeron a 18 y los de explotación a 26, lo que motivó que el canon petrolero que beneficia a las regiones productoras, se haya reducido en 61% con respecto al 2011, según cifras oficiales citadas por el propio Ministro de Energía y Minas en su reciente presentación en el Congreso de la República.

Sobra decir que, como consecuencia de lo expuesto, el Perú continuará importando petróleo por varios miles de millones de dólares anuales, que las regiones productoras dispondrán de menores recursos para sus obras, y que se continuará perdiendo muchos puestos de trabajo en la industria petrolera, salvo que se entienda que la exploración petrolera y las inversiones privadas en contratos de riesgo son esenciales para el desarrollo del país y se actúe pronto haciendo respetar la ley.


Fuente de la imagen: http://proactivo.com.pe/gran-tierra-halla-mas-petroleo-en-campo-bretana-de-lote-95/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here