Por Lucía Guzmán, miembro de GEOSE.

En el Perú, el aseguramiento de todo tipo de siniestros padecidos por los trabajadores en el marco de las relaciones laborales ha evolucionado tanto doctrinariamente como legislativamente. Al respecto, Cieza Mora indica que, se hace referencia a la evolución doctrinaria, porque se ha pasado de la limitación de la responsabilidad del empleador por siniestros de los trabajadores en base a que estos últimos puedan probar la culpa del empleador, a la necesidad de cubrir todo accidente de trabajo por un seguro social y aplicar la responsabilidad objetiva del empleador, no por ser culpable, sino por ser generador de los factores de riesgo. De otra parte, a evolución legislativa, por varios de los antecedentes legislativos a nivel nacional tales como la Ley de Accidentes de Trabajo, Ley N° 1378, promulgada el 20 de enero de 1911; el Decreto Ley N° 18846, promulgado el 28 de abril de 1971, cuyo fin fue promover que el seguro social obrero asuma exclusivamente el seguro por accidentes de trabajo de los obreros; el Decreto Supremo Nº 003-98-SA,en vigencia desde el 14 de abril de 1998, que aprobó las Normas Técnicas del Seguro Complementario de Trabajo  de Riesgo; y, la Ley Nº 29783, Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, y su reglamento, Decreto Supremo Nº 005-2012-TR, que estableció la manera de afrontar los riesgos del trabajo desde una perspectiva preventiva.[1]

Habiendo mencionado que en nuestro país se vio una evolución sobre el aseguramiento detodo tipo de siniestros padecidos por los trabajadores en el marco de las relaciones laborales, la norma que ahora comentamos, es el Decreto Supremo Nº 003-98-SA,que aprobó las Normas Técnicas del Seguro Complementario de Trabajo  de Riesgo, cuyo objeto es el otorgamiento de coberturas por accidente de trabajo y enfermedad profesionala los trabajadores empleados y obreros que tienen la calidadde afiliados regulares del Seguro Social de Salud y que laboran en un centro de trabajo en el que la Entidad Empleadora realiza las actividades descritas en el Anexo 5 del Decreto Supremo Nº 009-97-SA, Reglamento de la Ley de Modernización de la Seguridad Social en Salud”.[2](resaltado y subrayado nuestro)Así, elreferido Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo, en adelante SCTR, regula los presupuestos y las condiciones necesarias para la procedencia de la referida cobertura por accidente de trabajo, siendo la más relevante la consideración de que un accidente sufrido, sea un accidente de trabajo.

De esta manera, la SCTR, para efectos de otorgar las coberturas por accidente de trabajo,primero define en su artículo 2, de manera general que el accidente de trabajo es “(…) toda lesión orgánica o perturbación funcional causada en el centro de trabajo o con ocasión del trabajo, por acción imprevista, fortuita u ocasional de una fuerza externa, repentina y violenta que obra súbitamente sobre la persona del trabajador o debida al esfuerzo del mismo.(…)”. Sin embargo, el inciso a) del numeral 3 del artículo referido estipula que, “(…) No constituye accidente de trabajo: a) El que se produce en el trayecto de ida y retorno a centro de trabajo, aunque el transporte sea realizado por cuenta de la Entidad Empleadora en vehículos propios contratados para el efecto”.  (resaltado y subrayado nuestro).

En ese sentido, ¿por qué la norma técnica del Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo excluye explícitamente el accidente de trayecto como supuesto de accidente de trabajo en nuestro ordenamiento jurídico desde 1998 hasta la actualidad? Pues bien, desde su promulgación y entrada en vigencia, la población trabajadora de actividades de riesgo no reprochó la no inclusión de “accidente de trayecto” en el SCTR, ni el legislador expuso las razones de excluirlo, a pesar de queel antecesor, el Decreto Ley N° 18846[3], sí regulaba expresamente dicho concepto; siendo así que todavía no se ha puesto en agenda considerar al accidente de trayecto como uno efectivamente de trabajo.

Ahora, si bien tenemos que, el numeral2.1 [4]del Decreto Supremo Nº 003-98-SA, define el accidente de Trabajo como toda lesión orgánica o perturbación funcional causada en el centro de trabajo o con ocasión del trabajo; el artículo2.2 [5]de la norma establece que se considera igualmente accidente de trabajo elque sobrevenga al trabajador asegurado durante la ejecución de órdenes de la entidad empleadora o bajo su autoridad, aún fuera del centro y de las horas de trabajo; y el que se produce antes, durante después de la jornada laboral o en las interrupciones del trabajo, si el trabajador se hallara directamente vinculada con las obligaciones laborales. Entonces, prestando atención a lo previsto en el numeral 2.1, y los incisos a y b del numeral 2.2 explicados precedentemente, consideramos que de los dos (2) supuestos se entiende implícitamente el acogimiento de los accidentes de trayecto, ya que según el primero de ellos, un accidente no solo se produce en el centro de trabajo como lugar físico, sino en todos los que se puedan presentar con ocasión del trabajo, fuera del centro y de las horas de trabajo, pudiendo darse su aplicación por ejemplo en el trayecto de trabajadores de un punto inicial de reunión hacia una mina, cuyo desplazamiento se debe a las órdenes de la Entidad Empleadora; asi también, el accidente de trayecto podría presentarse antes, durante después de la jornada laboral o en las interrupciones del trabajo, en los traslados de trabajadores debido a la rotación de trabajos y turnos de refrigerios. En ese sentido, consideramos que el concepto general de accidente de trabajo ya incluía a los accidentes de trayecto en su redacción, y por tanto no correspondía excluir tal concepto en numerales posteriores. No obstante, cabe precisar que somos de la opinión que el accidente de trayecto debe considerarse en todos los accidentes ocurridos con ocasión directa del trabajo, y no como una noción absolutamente abierta para imputar de responsabilidad al empleador de cualquier contingente.

Ahora bien, al revisar el marco internacional, tenemos que el Convenio 121 de la OIT, sobre Prestaciones en caso de Accidente de Trabajo y Enfermedad Profesional, en su artículo 7° establece que “todo miembro deberá prescribir una definición de accidente de trabajo,incluyendo las condiciones bajo las cuales un accidente sufrido en el trayecto al o del trabajo es considerado como un accidente del trabajo (…)”.(resaltado y subrayado nuestro).

Si bien el Perú no se ha adscrito al Convenio 121 de la OIT, diversos países de nuestra región, tales como Venezuela, Chile y Uruguay la han suscrito; y por su parte, países como Brasil, Argentina y Colombia, ya han considerado en sus legislaciones la necesaria tutela de los accidentes de trayecto, siendo cada una más precisa que otra para establecer las relaciones de causalidad del accidente entre el trabajo y el trayecto.

En ese sentido, por un parte, la legislación Argentina señala que:

“(…)Se considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto, por causas ajenas al trabajo (…)”[6].

En la misma línea, la legislación venezolana señala que:

 “(…)Serán igualmente accidentes de trabajo: (…) 3. Los accidentes que sufra el trabajador o la trabajadora en el trayecto hacia y desde su centro de trabajo,siempre que ocurra durante el recorrido habitual, salvo que haya sido necesario realizar otro recorrido por motivos que no le sean imputables al trabajador o la trabajadora, y que exista concordancia cronológica y topográfica en el recorrido”.[7]

Por su parte, la Legislación Colombiana[8]“(..)consideraaccidente de trabajo el que se produzca durante el traslado de los trabajados desde su residencia a los lugares de trabajo o viceversa, cuando el transporte lo suministre el empleador”.

Finalmente, la Legislación Chilena acoge los accidentes de trayecto como aquellos : “(…) accidentes del trabajo los ocurridos en el trayecto directo, de ida o regreso, entre la habitación y el lugar del trabajo, y aquéllos que ocurran en el trayecto directo entre dos lugares de trabajo, aunque correspondan a distintos empleadores. En este último caso, se considerará que el accidente dice relación con el trabajo al que se dirigía el trabajador al ocurrir el siniestro.”[9](resaltado y subrayado nuestro).

En síntesis:

  • La legislación comparada nos ofrece una forma amplia de regular el accidente de trayecto considerándolo como un accidente de trabajo, además sugiriendo acoger a los accidentes de trayecto entre el domicilio al trabajo y viceversa, y los sufridos en el trayecto directo entre dos lugares de trabajo, aún cuando correspondan a distintos empleadores.
  • Consideramos que las expresiones “con ocasión del trabajo”, “fuera del centro y de las horas de trabajo”; y “antes, durante después de la jornada laboral o en las interrupciones del trabajo”permite que el accidente de trayecto forme parte de la definición general de Accidente de Trabajo, siendo innecesaria la exclusión que se hace posteriormente.

[1]Cieza Mora, Joyce Mariana. El Accidente de Trayecto y la necesidad de su consideración como Accidente de Trabajo en las Normas Técnicas de SCTR. Lima: TESIS PUCP. P. 10-12.

[2]Decreto Supremo Nº 003-98-SA, Normas Técnicas del Seguro Complementario de Trabajo  de Riesgo, artículo 1.

[3]Artículo 3.- Quedan comprendidos en este régimen todos los accidentes ocurridos en el trabajo o con ocasión directa del mismo. Este seguro cubre igualmente las enfermedades profesionales determinadas por el Reglamento correspondiente”

[4]Artículo 1.-“(…) toda lesión orgánica o perturbación funcional causada en el centro de trabajo o con ocasión del trabajo, por acción imprevista, fortuita u ocasional de una fuerza externa, repentina y violenta que obra súbitamente sobre la persona del trabajador o debida al esfuerzo del mismo.

[5](…)

  1. a) El que sobrevenga al trabajador ASEGURADO durante la ejecución de órdenes de la Entidad Empleadora o bajo su autoridad, aún cuando se produzca fuera del centro y de las horas de trabajo.
  2. b) El que se produce antes, durante  después de la jornada laboral o en las interrupciones del trabajo; si el trabajador ASEGURADO se hallara por razón de sus obligaciones laborales, en cualquier centro de trabajo de la Entidad Empleadora, aunque no se trate de un centro de trabajo de riesgo ni se encuentre realizando las actividades propias del riesgo contratado.
  3. c) El que sobrevenga por acción de la Entidad Empleadora o sus representantes o de tercera persona, durante la ejecución del trabajo.

(…)”

[6]Ley N° 24557. Ley sobre Riesgos de Trabajo.Inc. 1, Art.6.

[7]Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo. Inc. 3, Art. 69.

[8]Decreto N° 1295. Norma que determina la organización y administración del Sistema General de Riesgos Profesionales. Art.9.

[9]Ley N° 16744. Normas sobre Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales. Art. 5.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here