Ir al trabajo en bicicleta ¿Cómo beneficia a los empleadores y a los trabajadores?

La autora analiza los alcances de la política de uso de la bicicleta como medio de transporte a los centros laborales y el impacto del mismo en el medio ambiente.

0
440

Por Crisbeth Vigo Florián, abogada por la PUCP y asociada del área laboral del estudio Rodrigo, Elías & Medrano Abogados.

La tendencia global de promoción del uso de medios de transporte sostenible, impulsada por la ONU[1], ha alcanzado a nuestro país. Recientemente, se ha emitido la Ley No. 30936, “Ley que promueve y regula el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible”, que establece medidas de promoción y regulación del uso de la bicicleta como medio de transporte[2].

Entre otros aspectos, la norma dispone que los empleadores puedan otorgar beneficios a los trabajadores que acudan a su centro laboral en bicicleta. Entre estos, se encuentran los siguientes[3]:

Medida Sector aplicable Tipo de medida
La flexibilización de la hora de ingreso, días u horas libres, facilitación de duchas al interior del centro de trabajo, entre otros.

 

Público y privado Facultativa
Jornada laboral libre remunerada por cada sesenta (60) veces certificadas de asistencia al centro de labores en bicicleta Público Obligatoria

    *Elaboración propia

Se aprecia que, en el sector privado y público, se podrá incentivar el uso de la bicicleta otorgando algunos beneficios a los trabajadores, como los señalados en el cuadro anterior. De acuerdo con la redacción de la disposición, se trata de una norma facultativa para los empleadores, por lo que no se está estableciendo una obligación. En ese sentido, el incentivo del uso de la bicicleta para ir al trabajo dependerá de la voluntad de los empleadores, quienes podrán implementar estos beneficios a través de políticas o de modificaciones a su reglamento interno de trabajo, de ser el caso.

Por el contrario, en el caso del sector público sí se establece la obligación de otorgar una jornada laboral libre a fin de promover el uso de la bicicleta. Aunque, no se precisa la oportunidad y el modo en que se puede gozar de esta jornada remunerada. Es decir, si se debe pactar entre el empleador y el trabajador previamente o puede ser dispuesta en el día que el empleador lo disponga. En todo caso, estos temas se encontrarán pendientes hasta que el reglamento de la norma los precise.

Adicionalmente, es importante resaltar que la Ley No. 30936 ha establecido la obligación para que las entidades públicas y privadas, en un plazo no mayor de tres años contados a partir de su publicación, adecúen sus espacios para estacionamientos de bicicletas, en una proporción del cinco por ciento del área que destinan a los vehículos automotores.

Cabe señalar que, la Ley en comentario materializa la obligación asumida por el Estado peruano en la Nueva Agenda Urbana de la ONU[4]; en cuyo numeral 54, los Estados miembros de la ONU se comprometieron a: generar y utilizar energía renovable y asequible y servicios e infraestructuras de transporte sostenibles y eficaces, de manera que se aprovechen las ventajas de la conectividad y se reduzcan los costos financieros, ambientales y de salud pública de la movilidad ineficiente, la congestión, la contaminación atmosférica, los efectos de isla térmica urbana y el ruido”.

Ahora bien, el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible, según el estudio “A Global High Shift Cycling Scenario: The potential for dramatically increasing bicycle and e-bike use[5], puede tener un impacto significativamente positivo para los usuarios y genera beneficios para los centros laborales.

El estudio en mención muestra que el uso de la bicicleta tiene un impacto en la salud de los trabajadores e incrementa su productividad laboral. En los países desarrollados, por ejemplo, los impactos en la salud del ciclismo en la población que suele ser muy sedentaria, son notables, pues el uso de la bicicleta para acudir a trabajar reduce el riesgo de mortalidad en casi un 40%[6].

Pero, concretamente, ¿cómo beneficia a los empleadores que sus trabajadores acudan a su centro laboral en bicicleta?

En Londres, ciudad que ha implementado un sistema de transporte sostenible mediante el uso de bicicletas con resultados alentadores, las compañías que son “cycle-friendly employers”  han experimentado diversos beneficios[7], principalmente:

  • Un ambiente de trabajo más saludable y más feliz. Con el uso de la bicicleta, se reducen los niveles de estrés y los trabajadores llegan a tiempo, sintiéndose alegres y dispuestos a trabajar;
  • Ahorro de dinero. Si se facilita el uso de la bicicleta, se puede reducir el espacio de estacionamientos que se requiere tanto para el personal como para los visitantes;
  • Menor rotación del personal. Si los trabajadores que usan bicicleta como medio de transporte reciben beneficios, no querrán cambiar de trabajo a un lugar menos amigable con su opción de transporte;
  • Responsabilidad Social. Promover el transporte sostenible para el personal es una forma genuina de mejorar la imagen corporativa de la organización, y sus empleados se sentirán parte de una organización que reconoce la importancia de la responsabilidad social y ambiental.

Asimismo, podemos mencionar los resultados de un interesante estudio llevado a cabo el 2013 por la “Cycle to Work Alliance”, en el que se analizaron los resultados de una encuesta a empleados que utilizan, y los empleadores ofrecen, un esquema de trabajo centrándose en la entrega de transporte sostenible. En este informe, se constató que actualmente las compañías están interesadas en reducir su huella de carbono y en promover una vida saludable entre su fuerza laboral. Precisamente, la evidencia muestra que la fuerza laboral activa y saludable es menos propensa a las enfermedades, y reducir el ausentismo es importante para las compañías[8].

Como hemos visto, acudir al centro laboral en bicicleta no solo genera impactos positivos en el medio ambiente, sino también beneficia tanto a empleadores como a trabajadores, pues mejora el ambiente laboral, impacta en la productividad del personal y en la imagen de las compañías. Por ello, mediante la Ley en comentario se pretende promover que los empleadores, del sector público y privado, ajusten sus lineamientos o políticas internas a fin de motivar a sus trabajadores a usar medios de transporte sostenibles.


[1] A través de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Además, el 15 de marzo de 2018, la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución No. A/72/L.14, mediante la que se proclama el 3 de junio como el Día Mundial de la Bicicleta.

[2] Ley No. 30936, “Ley que promueve y regula el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible”, artículo 1.

[3] Ley No. 30936, “Ley que promueve y regula el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible”, artículo 9.

[4] Nueva Agenda Urbana, aprobada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III), que se celebró́ en Quito del 17 al 20 de octubre de 2016. Disponible en: https://undocs.org/es/A/72/L.43.

[5] Disponible en: https://www.itdp.org/wp-content/uploads/2015/11/A-Global-High-Shift-Cycling-Scenario_Nov-2015.pdf.

[6] Ibíd.

[7] London Cycling Campaign. (2011). Disponible en: https://lcc.org.uk/articles/the-benefits-of-being-cycle-friendly.

[8] Cycle to Work Alliance (2013). The Green Way to Work – Sustainable Transport Report. Disponible en: http://alexmcleod.co.uk/cycletoworkalliance/wp-content/uploads/2018/11/The-Green-Way-to-Work-–-Sustainable-Transport-Report.pdf.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here