Por Paul Nina, abogado por la PUCP con estudios en Tributación Internacional y Precios de Transferencia en la Universidad de Leiden y Universidad de Wisconsin-Madison.

El 16 de agosto de 2019, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos emitió la decisión del caso N°17-72922 de Amazon.com Inc. y subsidiarias (Amazon)[1].

En este caso, se discutió si los denominados residual-business assets (que comprenden a la cultura de innovación, la fuerza de trabajo, valor en marcha, goodwill y las opciones de crecimiento de Amazon) califican como intangibles para la valoración de precios de transferencia. La Corte de Apelaciones negó tal posibilidad en aplicación del Reglamento de la Sección 482 estadounidense, vigente antes de las modificaciones de los años 2009 y 2017. A continuación, se presentan los principales aspectos de la decisión.

  1. Reestructuración de Amazon

Entre los años 2005 y 2006, Amazon[2] -empresa domiciliada en los Estados Unidos-, decide reestructurar el negocio en Europa, para lo cual constituye una holding en Luxemburgo. Luego, Amazon y la holding celebran un acuerdo de reparto de costos, por medio del cual, Amazon aporta intangibles preexistentes. A fin de que dicho acuerdo sea reconocido como tal bajo el Reglamento de la Sección 482, era necesario que la holding pague a Amazon por los intangibles preexistentes aportados.

  1. Valoración de los intangibles aportados

Según Amazon los intangibles aportados al acuerdo de reparto de costos tenían un valor de 217 millones de dólares. Dicho valor se obtuvo aplicando el método de transacción comparable no controlada, separadamente a tres grupos de activos: tecnología de páginas de internet, intangibles de marketing e información del cliente europeo. Para el Internal Revenue Service (IRS), en cambio, el valor era 3,600 millones de dólares, en aplicación del método de flujo de caja descontado.

En primera instancia, el Tribunal Fiscal estadounidense descartó la aplicación del método de flujo de caja descontado aplicado por el IRS, debido a que incluía elementos que no calificaban como intangibles según el Reglamento de la Sección 482. No obstante, el Tribunal corrigió la aplicación de la valoración efectuada por Amazon y determinó que el valor era 779 millones de dólares.

El IRS apeló la decisión del Tribunal Fiscal ante la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos, objetando, entre otros, que correspondía que los residual-business assets fueran valorados como intangibles para efectos de precios de transferencia en aplicación del Reglamento de la Sección 482.

  1. Definición de intangibles según el Reglamento de la Sección 482

A fin de determinar si los residual-business assets califican o no como intangibles, la Corte de Apelaciones se centró en la interpretación de la subsección § 1.482-3 (b), antes de las modificaciones del 2009 y 2017, la cual define qué es un intangible. Dicha subsección señalaba lo siguiente:

(b) Definition of intangible. For purposes of section 482, an intangible is an asset that comprises any of the following items and has substantial value independent of the services of any individual-

      1. Patents, inventions, formulae, processes, designs, patterns, or know-how;
      2. Copyrights and literary, musical, or artistic compositions;
      3. Trademarks, trade names, or brand names;
      4. Franchises, licenses, or contracts;
      5. Methods, programs, systems, procedures, campaigns, surveys, studies, forecasts, estimates, customer lists, or technical data; and
      6. Other similar items. For purposes of section 482, an item is considered similar to those listed in paragraph (b)(1) through (5) of this section if it derives its value not from its physical attributes but from its intellectual content or other intangible properties”.

Al respecto, la Corte de Apelaciones señaló que el solo texto de la subsección es insuficiente para concluir claramente que los residual-business assets califican como intangibles. No obstante, a partir de la revisión de la evolución normativa hasta antes de las modificaciones de los años 2009 y 2017, la Corte de Apelaciones concluye que un requisito para que algo califique como intangible es que debe ser susceptible de ser transferido de forma independiente. En ese sentido, los residual-business assets al no poder ser transferidos de forma independiente no califican como intangibles[3].

  1. Arm’s length y definición de intangibles

Además de la definición prevista en el Reglamento de la Sección 482, el IRS alegó que las definición de intangible incluye a los residual-business assets debido a que en una transacción arm’s length entre partes independientes, dichos activos habrían originado una contraprestación.

No obstante, la Corte de Apelaciones rechazó dicho argumento señalando que el estándar arm’s length recogido en el Reglamento de la Sección 482 únicamente regula la valoración de los intangibles y no la definición de intangibles. Por tanto, dado que no existe norma alguna que señale que un intangible es aquel por el que partes independientes pagarían, el argumento del IRS es incorrecto[4].

  1. Comentarios

La Corte de Apelaciones realiza una interesante delimitación del estándar arm’s length, descartando que la definición de lo que debe entenderse por intangible forme parte del estándar. Ello se debe fundamentalmente a que el arm’s length tiene como fin la valoración y no la definición de los elementos a valorar.

En este contexto, es deseable que las legislaciones domésticas contengan una definición suficientemente precisa de lo que debe entenderse por intangible, dado que contemporáneamente vienen surgiendo nuevos fenómenos que generan valor y que darán origen a preguntarse si califican o no como intangibles.


[1] Esta resolución puede ser consultada en la siguiente dirección: https://cdn.ca9.uscourts.gov/datastore/opinions/2019/08/16/17-72922.pdf

[2]     Amazon.com Inc. es una empresa domiciliada en los Estados Unidos dedicada a la venta de bienes por internet, para lo cual emplea intangibles de gran valor.

[3]   Al respecto, la Corte concluye: “The Commissioner’s calculation of AEHT’s buy-in under the cost sharing arrangement included residual-business assets as part of Amazon’s pre-existing intangibles. The language of the (now-superseded) regulatory definition of an “intangible” is ambiguous and could be construed as including residual-business assets. But the drafting history of the regulations and other indicators of Treasury’s contemporaneous intent strongly favor Amazon’s proffered meaning—that intangibles were limited to independently transferrable assets. […]. We therefore agree with the tax court that the former regulatory definition of an “intangible” does not include residual-business assets”.

[4]    Sobre el particular se indica: “The Commissioner also argues that the definition of an “intangible” includes residual-business assets because an uncontrolled party would pay for access to those assets in an arm’s length transaction. He cites the testimony of Amazon’s expert that parties dealing at arm’s length “[d]efinitely” pay for “growth options” because “[n]o company is going to give away something of value without compensation.” The Commissioner’s argument misses the mark. Under the regulations, the arm’s length standard governs the valuation of intangibles; it doesn’t answer whether an item is an intangible. The definition of an “intangible” is provided in § 1.4824(b). The Commissioner points to no language in the statute or regulations suggesting that the definition of what constitutes an intangible is determined by asking whether an uncontrolled party would pay for it”.

Fuente de la imagen: The Verge.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here