Por Enfoque Derecho

Siguiendo con nuestra Semana de Derecho y Tecnología, Enfoque Derecho conversó con Lucía Bellido, licenciada por la PUCP y abogada en Porto Legal con experiencia en Derecho Administrativo, Regulatorio y Políticas Públicas enfocadas al sector de telecomunicaciones y a las tecnologías de la información, quien explica la importancia de la competitividad y transformación digital, así como el rol de los agentes públicos y privados en dicho proceso.

¿En qué consiste la competitividad digital?

A grandes rasgos es una comparación a nivel mundial de cómo nos encontramos en cuanto a la capacidad de adoptar y explorar nuevas tecnologías digitales, cuyo rol en la economía es crucial, ya que su ámbito no solo se ciñe al nivel privado o público sino trasciende al nivel cultural. La competitividad lo que hace es enmarcar nuestra capacidad de adoptar estas nuevas tecnologías y ponernos en un puesto comparativo en función de cómo se encuentra nuestro país con respecto de los otros 63 países que forman parte de dicho ranking de competitividad digital.

¿Cómo se mide la competitividad digital?

El Ranking de Competitividad Digital Mundial 2019 del International Institute for Management Development (IMD) se calcula a partir de tres pilares: (a) conocimiento, (b) tecnología y (c) preparación para el futuro. En el caso del Perú, nuestro puesto en el ranking ha disminuido respecto del año anterior. Estamos posicionados en el puesto 61 de 63 países evaluados. Ello a pesar de haber mejorado en el puntaje general de 48.1 a 54 puntos (sobre 100)

¿Por qué es importante la transformación digital?

Consta de aplicar tecnologías digitales en procesos y servicios para generar mayores eficiencias y brindar una mejor experiencia al cliente. Por ello, es que muchos de los negocios están migrando hacia plataformas digitales, hacia plataformas online; no solo los negocios de compra y venta, sino también los servicios. Esto está arrastrando, a su vez, que los servicios y productos que e brindan, no solo el sector privado sino también en el sector público, utilicen cada vez más estas herramientas digitales como lo son chats, por ejemplo.

Lo anterior genera que nuestro país también se tenga que sumar, porque, de otra manera, significaría que nos quedásemos completamente relegados en esta revolución. Entonces, al tratarse de una transformación a nivel global, esto va a generar que nuestro país también se sume; y, de hecho, al ser Perú un país de economía abierta, está generando que muchas empresas que tienen capital extranjero ya estén adaptando el modelo de transformación digital para brindar sus servicios o realizar las ventas de sus productos de esta manera. Entonces, esto se manifiesta como una ola que genera un arrastre a nivel nacional, lo cual también está generando muchos cambios a nivel cultural y a nivel de empresas, en todo tipo de regulaciones.

¿Qué mecanismos tienen los actores públicos y privados para poder mejorar su competitividad digital?

El primero y más importante, en caso no se haya realizado, es la digitalización. De hecho, ya existen normas que exigen obligaciones de digitalizarse, como lo son los recibos electrónicos. La SUNAT ya está adoptando estas nuevas formas de atender. Sin embargo, esto resulta muy incipiente para el país. Los mecanismos con los que se pueden contar y que se pueden realizar son infinitos; no obstante, se puede iniciar a través de la digitalización de las plataformas de ventas o plataformas de facturación, y poco a poco ir migrando más de los módulos o de todas las plataformas físicas de la gestión de una empresa hacia medios digitales. Por ejemplo, en el caso de los archivos, en lugar de tenerlos en espacios físicos, las empresas pueden optar por digitalizarlos y almacenarnos en la nube, entre otros muchos ejemplos. Sin embargo, eso ya depende de la gestión de cada empresa y de los costos que esto acarrea, pero un inicio, y uno muy importante, es la voluntad de apostar por dicho cambio, el querer adoptar estas nuevas formas es lo que va a ser el efecto diferenciador entre las empresas que van a poder sobrevivir esta revolución y las que no. Tal como sucedió en las revoluciones industriales anteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here