Por Cecilia Calderón y Milagros Villavicencio, abogadas por la PUCP con especializaciones de postgrado en temas de Derecho Laboral a nivel nacional e internacional.

¿Qué es el trabajo remoto?

El trabajo remoto (TR) es la prestación de servicios subordinados que realizan los trabajadores que se encuentran físicamente en su domicilio o en algún lugar de aislamiento domiciliario durante la vigencia del Estado de Emergencia Sanitario establecido por el Gobierno (D.U. N° 026-2020-EF, D.S. N° 044-2020-PCM, D.S. N° 010-2020-TR y R.M. N° 072-2020-TR).

¿Qué implica el TR? ¿Es lo mismo que el teletrabajo? 

El TR no es igual al teletrabajo, básicamente por 3 aspectos esenciales:

    • El TR no necesita acuerdo con el trabajador, basta con la comunicación del empleador de la decisión, que señale, entre otros, temas sobre la jornada de trabajo, distribución de labores, recomendaciones en seguridad y salud en el trabajo, etc.
    • No existe obligación del empleador de proporcionar las herramientas de trabajo o asumir costos generados (luz, internet, etc.). Esto puede ser otorgado de manera facultativa por las empresas.
    • El TR solo puede ser realizado en el domicilio donde se está llevando el aislamiento social obligatorio (residencia habitual, un hotel, la casa de amigos, la casa familiar, inclusive algún lugar en provincia o en el extranjero)
¿Todos pueden realizar TR? ¿Quién define quién no y quién sí?

No todos pueden realizar TR, algunas limitaciones están establecidas por ley y otras, por decisión empresarial en base al puesto de trabajo y funciones del personal.

Las normas excluyen del TR al personal (i) con descanso médico, (ii) a los diagnosticados con COVID-19 -en ambos casos, los trabajadores estarán haciendo uso de “descanso médico”-; y (iii) a los trabajadores cuya actividad se encuentre exceptuada del estado de emergencia nacional (estos últimos continúan trabajando).

Ten en cuenta que los trabajadores que pertenecen al “grupo de riesgo” (mayores de 60 o con patologías previas) son prioritarios para la realización de TR.

El empleador, previa evaluación, decide los puestos de trabajo cuyas funciones pueden realizarse mediante medios tecnológicos accesibles. Esto aplica también respecto a los beneficiarios de modalidades formativas (pasantía, capacitación laboral juvenil, actualización para reinserción laboral, practicantes pre y profesionales).

¿Qué derechos tengo en el TR? ¿Me pueden sancionar? 

Tienes todos tus derechos, no pierdes tus condiciones laborales por realizar TR, salvo que estén supeditadas a la asistencia a la empresa (bono por movilidad o vales de alimento). Por lo tanto, se debe respetar la jornada de trabajo: la modalidad tendrá un máximo de 6 días laborables a la semana.

Como cualquier trabajo, evidentemente ante un incumplimiento del trabajador, la empresa podrá sancionarlos (desde una llamada de atención hasta el despido). Esto debe ser tomado con mucho cuidado, la empresa debe seguir respetando los procedimientos sancionadores en base a hechos reales y el trabajador deberá cumplir con sus obligaciones (las suscritas en el contrato de trabajo como las que serán aplicables durante el TR).

¿Qué pasa si no podemos ejecutar trabajo remoto?

Las medidas aprobadas por el Gobierno tienden a favorecer la ejecución de trabajo remoto; sin embargo, si ello no es posible (en base a lo explicado), la empresa deberá otorgar licencias con goce de haber compensables.

La forma de compensación recaerá en un acuerdo privado, quedando en la esfera del poder de dirección del empleador definir qué alternativas existirán en cada empresa y acordar la modalidad específica con cada trabajador (adelanto de vacaciones, ejecución de un mayor número de horas a la semana y/o la implementación de trabajo los fines de semana respetando siempre el descanso semanal obligatorio).

RECOMENDACIONES A LOS TRABAJADORES PARA LA EJECUCIÓN DE TR 

1. Infórmate de todas las medidas que entren en vigencia y las condiciones que han sido comunicadas por tu empleador durante el TR (jornada, funciones, fiscalización, etc.). Recuerda que el trabajo remoto también podrá ser fiscalizado y, por tanto, cualquier incumplimiento detectado durante su ejecución podrá ser también sancionado.

Cualquier incumplimiento puede ser denunciando ante (i) el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (consultas laborales a nivel nacional: 0800-16872), y (ii) denuncias ante la SUNAFIL (por vía telefónica al 01390-2800 o ingresando al enlace de “denuncia virtual” en la página web www.sunafil.gob.pe.).

2. Organiza tu tiempo de trabajo en casa y sé sincero en cuanto a tu tiempo de disposición: si bien es cierto que los empleadores no pueden esperar que estés “todo el día” a disposición, también es cierto que como trabajador debes respetar el horario de trabajo, y estar atento y disponible (por correo, teléfono, video llamada, etc.) dentro de la jornada de trabajo siempre que se te necesite y conforme se ha sido establecido en las condiciones del TR en tu empresa. 

Recuerda que la buena fe laboral es un elemento esencial para el desarrollo y mantenimiento de las relaciones laborales y, por ello, no deberías defraudar la confianza de tu empleador si es tu obligación estar prestando servicios en horario laborable.

3. Agenda reuniones y llamadas de reporte y seguimiento. La organización del tiempo de trabajo es muy importante cuando se está trabajando en remoto. Por ello, recomendamos trabajar con agendas reservadas para hacer seguimiento a los pendientes y generar reportes a tus superiores. Esta es una de las formas más eficientes de que estén al tanto de tus avances y, además, puedan distribuir adecuadamente la carga de trabajo.

4. Revisa y pon en práctica las recomendaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo dadas por tu empleador. La mejor forma de evitar la ocurrencia de accidentes de trabajo es estar informado y ser precavido. Ejecutando el trabajo remoto, los principales riesgos suelen ser ergonómicos (posturas, principalmente) y de exposición a sobrecalentamiento de equipos. Lee con atención las recomendaciones que te facilite el empleador y, si detectas cualquier riesgo no previsto, infórmalo de inmediato.

5. Date un tiempo libre. No solo respeta la jornada y tiempo de trabajo sino también tu tiempo de descanso y espacio familiar. Adopta pausas durante tu jornada, controla así tu postura y, cuando llegue el término de la misma, ¡desconéctate!

Desde la perspectiva de Recursos Humanos, Adriana Villalba, Licenciada en Relaciones Industriales y especialista en Compensación y Reconocimiento, nos otorga algunas recomendaciones a considerar para hacer de la experiencia del trabajo remoto algo productivo e, inclusive, fortalecedor para los equipos de trabajo:

1. Establécete una rutina: usualmente, cuando estamos en casa, nos sentimos tentados a realizar labores domésticas e, incluso, atender a nuestros hijos, familia, etc. 

Para evitar “confundir los espacios”, es importante establecernos un horario y conversarlo con quien sea el jefe directo, esto permitirá tener una rutina de trabajo clara para ambas partes: tu jefe tendrá conocimiento de los horarios en los que debes parar para atender asuntos personales (lo que permitirá que el trabajo fluya con más naturalidad) y tú mismo podrás atender tanto tu esfera personal como la laboral, sin generar impacto negativo en ninguna. 

2. La comunicación es clave: mantener una comunicación constante no solo con tu jefe directo, sino con nuestros compañeros de trabajo y equipo, hace parte importante de una rutina de trabajo remoto y establece relaciones de confianza. 

El uso de videoconferencias, por ejemplo, permite mantener el espíritu de equipo y estar todos conectados a pesar de la distancia. Desde nuestra experiencia, hay algunas rutinas que vienen practicando equipos de trabajo con resultados exitosos, entre ellas: tomar un café juntos, en equipo, por la mañana; celebrar un cumpleaños por videoconferencia; o mantener las celebraciones de los logros del equipo. 

3. Estar presente en las videoconferencias: si tienes programada una videoconferencia o una llamada de equipo, te recomendamos practicar los siguientes consejos: 

    • Sé puntual: tu tiempo y el de los demás es valioso, así como sucede en las reuniones presenciales, las virtuales requieren también de puntualidad.
    • Asegúrate de encender tu cámara y estar atento. 
    • Participa cuando sea necesario. 
    • Presenta tu punto de vista, así todos sabrán que estás al día en lo conversado y, sobre todo, que aportas al trabajo grupal. 
    • No olvides colocar tu micrófono en silencio cuando no estés hablando, ¡ayuda mucho a la comunicación! 
    • Si tienes una reunión con clientes o proveedores, lo mejor es buscar un espacio de la casa donde sepas que nadie te va a interrumpir. 

4. Por último, si tienes un rol de líder de equipo, mantén el sentido de conectividad y de comunidad con tu equipo: escúchalos y establece un 1:1 meeting si lo consideras necesario.

Fuente de imagen:Ebanking News

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here