Por Rubiela Gaspar Clavo, estudiante de la Facultad de Derecho de la PUCP y miembro del programa de Desarrollo Social de Themis, Khuska

  1. Introducción

El “blackface” es una práctica racista, en la cual un artista no afrodescendiente se pinta la cara de negro y exagera rasgos físicos para representar a una persona afrodescendiente, a quien ridiculiza con el objetivo de entretener. Esta práctica comenzó a inicios del siglo XIX en EEUU y Europa, en el contexto de la esclavitud, reforzando las leyes de segregación racial y siendo posteriormente prohibida, gracias al movimiento por la defensa de los derechos civiles.

No obstante, en Perú, esta conducta todavía está vigente y se reproduce en medios de difusión masivos. Si bien hemos presenciado casos conocidos como el de la serie peruana “Matalaché” en los 80’s o el más reciente papel de la actriz Magdyel Ugaz en la película “Guerrero”, el caso que comentaré será el personaje del “negro mama”, interpretado por Jorge Benavides en el programa “El Wasap de JB”, personaje que antes se presentaba también en “El especial del humor” [1]. El personaje del “negro mama” aparece en el programa asociado a la animalización (Jorge Benavides camina agachado y de forma lenta, como un simio), a la delincuencia, pobreza, violencia, ignorancia e hipersexualización. La dinámica en sus apariciones sigue una misma línea. Este concurre en oficios informales o en actividades ilícitas e interactúa con otro personaje (un reportero) que se burla de él o lo celebra en base a las ideas previamente mencionadas.

2. Antecedentes

Pese a que la caracterización del “negro mama” fue denunciada en el 2010 por racismo por la ONG Lundú, proceso que terminó con el pronunciamiento de una instancia internacional y el “perdón histórico” del ex presidente Alan García y del canal de Frecuencia Latina hacia la comunidad afroperuana, el personaje continúa en pantalla. Ello nos lleva a preguntarnos si existen razones jurídicas para que un personaje de tales características continúe y, si no las existen, reflexionar sobre el porqué es una práctica, en los hechos, tolerada socialmente. [2]

3. ¿Libertad de expresión o discriminación?

Son recurrentes los comentarios respecto a si se trata o no de una actuación dentro de los límites de la libertad de expresión. Por esto, en las siguientes líneas mencionaré los argumentos de quienes defienden la caracterización del personaje del “negro mama”. A la par, daré las razones por las cuales es explícitamente racista esta práctica junto al personaje.

3.1. Es un tema de gustos

Uno de los argumentos más frecuentes es que se trataría únicamente de gustos sobre comedia, por lo cual no podría imponerse una opinión sobre otra. El trasfondo de este argumento, desde la Filosofía del Derecho, está en el relativismo moral [3], planteamiento filosófico según el cual no es posible que el derecho tenga vinculación con la moral, puesto que no hay una moral única, universal. Así, lo bueno para unos es malo para otros. ¿Ello es así? No realmente. En contrapartida, desde el universalismo moral [4], encontramos que sí es posible identificar patrones objetivos para determinar lineamientos mínimos de conducta en una sociedad. Estos pueden ser incluidos en el derecho, como la igualdad y no discriminación (Constitución Política del Perú, artículo 2, inciso 2). Apuntando de esta forma a una moral crítica. [5]

En adición a lo anterior, la preocupación por defender el universalismo moral está en que en el relativismo moral la decisión de la mayoría prevalecerá sobre la minoría, lo que puede conllevar a situaciones injustas. Es decir, al no existir un lineamiento moral mínimo de conducta, que proteja a las minorías (como pueden ser las personas afrodescendientes) se permite la moral de la mayoría. Esto es peligroso para un Estado Constitucional de Derecho. Tales situaciones injustas serían, por ejemplo, la prohibición de educación sexual integral por un amplio grupo conservador, que se permita el matrimonio infantil, la ablación genital femenina, las corridas de toros, entre otras. Si bien existe mayor consenso sobre algunos de estos ejemplos, esto no debe restar nuestra atención ante el peligro de este argumento.

3.2. Censura estatal

Un segundo argumento de quienes defienden la representación del “negro mama”, está en que el blackface que hace Jorge Benavides estaría amparado en el derecho fundamental a la  libertad de expresión (Constitución Política del Perú, artículo 2, inciso 3). La libertad de expresión, en palabras del Tribunal Constitucional, garantiza que las personas (individual o colectivamente consideradas) puedan transmitir y difundir libremente sus ideas, pensamientos, juicios de valor u opiniones. [6]

Asimismo, la libertad de expresión tiene especial importancia en tanto es pilar de la democracia y el Estado Constitucional de Derecho. No obstante, nunca está demás recordar que no es el único principio base, siendo otro de estos el derecho a la igualdad. Así, en el caso en cuestión habría un aparente conflicto entre ambos principios.

El Tribunal Constitucional ha manifestado, respecto a la libertad de expresión, que no existe el derecho a denigrar o insultar, en relación al caso de la “Paisana Jacinta”, otro de los personajes de Benavides [7]. El principio de libertad de expresión tiene como base servir de garantía a los/as ciudadanos/as y como mecanismo de fiscalización del poder. Es por ello que tiene como objetivo promover la discusión y difusión de ideas en la sociedad. Es entendible la preocupación de que el poder estatal se pueda extralimitar, sobre todo en países cuya historia política experimentó episodios de autoritarismo. Sin embargo, esas no son las circunstancias del caso actualmente. Por lo tanto, no podría entrar este caso en un supuesto de censura. Un estado garante no puede permitir que la libertad expresión incluya la difusión de estereotipos de una población en situación de vulnerabilidad. El programa podrá encontrar la forma de adecuar su sketch y seguir con la comedia, sin la necesidad de recurrir al blackface o incluir al personaje del “negro mama”.

4. Principio de igualdad y prohibición de cualquier forma de discriminación

Una vez contradicho los anteriores argumentos, quiero hacer hincapié en la relevancia de este principio-derecho, por lo que mencionaré brevemente su protección internacional, en el Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (CERD) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Por un lado, la CERD en su artículo 4 expresa que los Estados que ratifiquen el tratado, como Perú, “ a) Declararán como acto punible conforme a la ley toda difusión de ideas basadas en la superioridad o en el odio racial, toda incitación a la discriminación racial, así como todo acto de violencia o toda incitación a cometer tales actos contra cualquier raza o grupo de personas de otro color u origen étnico, y toda asistencia a las actividades racistas, incluida su financiación.

Por otro lado, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en su artículo 20 expresa que “toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia estará prohibida por la ley”.

5. Normalización de la discriminación

Teniendo en cuenta entonces la protección nacional e internacional que recibe el principio de igualdad y no discriminación, ¿por qué no causa tanta indignación el blackface en el Perú? Hace unas semanas la población nacional se conmocionó por el caso de George Floyd, el hombre afroamericano asesinado por un policía blanco. ¿Qué debemos esperar para indignarnos? Parece que no se está haciendo una reflexión crítica a nuestro propio contexto. La discriminación es una forma de opresión social tan inaceptable que es considerada un delito. Al respecto, el artículo 323° del Código Penal, contiene la siguiente disposición:

Artículo 323. El que, por sí o mediante terceros, realiza actos de distinción, exclusión, restricción o preferencia que anulan o menoscaban el reconocimiento, goce o ejercicio de cualquier derecho de una persona o grupo de personas reconocido en la ley, la Constitución o en los tratados de derechos humanos de los cuales el Perú es parte, basados en motivos raciales (…) será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de tres años, o con prestación de servicios a la comunidad de sesenta a ciento veinte jornadas. (…)

Los actos de discriminación, del caso bajo comentario, refuerzan estereotipos de la población afroperuana como el ser peligrosos, usureros o ignorantes. Esto, en consecuencia, menoscaba el efectivo reconocimiento del honor, la identidad cultural y dignidad de las personas afroperuanas. De la misma manera, la permisión de tales actos y la infravaloración de la ofensa perpetúan los abusos institucionales y refuerzan la discriminación estructural en la que se encuentra este colectivo, cuyos derechos han sido históricamente relegados [8].

6. El ejercicio del poder y la representación de los grupos en situación de vulnerabilidad

No es casualidad que en el programa “El Wasap de JB” los personajes que son burlados o sobre los que se aplica la sátira recurrente sean de la comunidad LGTBIQ o mujeres (objetivizadas, pues cumplen una función de adorno a los actores masculinos y en sus breves líneas de diálogo se presentan como ingenuas o tontas). Además, en algunas ocasiones aparecen personajes, también ridiculizados, como un adulto mayor y personas de otras provincias, fuera de Lima. De esta forma, el programa se puede ver como burla a la diversidad. Cabe recordar en este punto la relación entre el racismo-clasismo y el trasfondo en los casos de discriminación: el poder, la relación vertical, y consecuente opresión, de un grupo a otro.

No es casualidad, tampoco, que las personas afrodescendientes no sean representadas en los medios de comunicación, más allá del rubro de los deportes. El programa en mención no es el único que reproduce conductas discriminatorias. No obstante, hacer un análisis de otros escapa del límite de este artículo. Mucho menos es casualidad que una de las mayores formas de discriminación en los colegios de Lima sea la discriminación racial [9] o que, según el Censo Nacional del 2017, el 60% de la población perciba a las personas afroperuanas como las más discriminadas en el Perú [10].

No quiero terminar el artículo sin mencionar que frente a los problemas mencionados y frente a la discriminación en general, lo que podemos hacer, como ciudadanos/as, independientemente de la carrera o edad que tengamos, es alzar nuestras voces cuando y no permitir ningún tipo de conducta discriminatoria. Especialmente, frente a los  “micro-racismos” que suelen pasar desapercibidos. Hoy en día, sí tenemos poder de incidencia en ciertos espacios, usemos ese poder para promover estos temas y trabajar en pro de un reconocimiento positivo de la diversidad. Todo aporte es útil en la lucha contra la discriminación, siendo nuestro mayor enemigo la inacción.


Referencias Bibliográficas

[1] https://elcomercio.pe/luces/cine/a-proposito-de-la-foquita-el-10-de-la-calle-por-que-no-hay-mas-cine-afroperuano-black-history-month-noticia

[2] Kelsen, H., & Vernengo, R. J. (1979). Teoría pura del derecho.

[3] Nussbaum, M. C. (2007). Las fronteras de la justicia: consideraciones sobre la exclusión.

[4] https://es.slideshare.net/AshantiPeru/observatorio-afroperuano-i-lundu-31055525

[5] Atienza, M. (2013). Curso de argumentación jurídica. Madrid: Trotta.

[6] https://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2002/00905-2001-AA.html

[7]https://lpderecho.pe/jueza-ordena-latina-abstenga-difundir-programa-la-paisana-jacinta-afectar-dignidad-mujer-andina-exp-00798-2014/

[8] Marciani Burgos, B. 2013. El lenguaje sexista y el hate speech: un pretexto para discutir sobre los límites de la libertad de expresión y de la tolerancia liberal. Revista Derecho del Estado. 30 (ago. 2013), 157-198.

[9] Jacinto Pazos, P. (2016). Racismo en la educación peruana. Scientia, 17(17). https://doi.org/10.31381/scientia.v17i17.383.

[10] https://www.defensoria.gob.pe/defensoria-del-pueblo-se-debe-aprobar-ley-general-contra-la-discriminacion-en-el-peru/

Fuente de Imagen: CNNespañol

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here