El pasado ciclo 2020-1 Silvia Espinal (SE), profesora de la PUCP, socióloga, Magíster en Desarrollo Humano y consultora en temas de educación, junto a Leandro Cornejo (LC), profesor de la PUCP y de la UARM, miembro del Centro de Estudios de Filosofía del Derecho y Teoría Constitucional (CEFT) y del Grupo de Investigación en Epistemología Jurídica y Estado Constitucional, tuvieron a su cargo el curso en codictado “La Controversia Sobre el Enfoque de Género en la Educación Peruana” en la Facultad de Estudios Generales Letras. A partir de ello y teniendo en cuenta la importancia del enfoque de género en la educación, Rubiela Gaspar, miembro de Khuska y del CEFT, conversó con ambos sobre este tema.

Khuska: Si bien la controversia sobre el Enfoque de Género en la educación puede ser abordado desde el Derecho, también puede comprenderse o complementarse desde otras áreas. En ese sentido, ¿Por qué es importante abordar este tema desde la interdisciplinariedad?

SE: El tema revela una problemática multidimensional pues muestra un campo de lucha entre diferentes actores en el escenario político que disputan agendas e intereses alrededor del derecho a la educación y que van más allá de lo jurídico y educativo. En este sentido, el análisis interdisciplinario resulta importante, pues nos permite ingresar hacia preguntas más profundas alrededor de lo que implica, por ejemplo, la educación y su relación con las desigualdades de género, ¿qué implica trabajar con una perspectiva de género en las aulas? ¿de qué modo ello contribuye al cierre de brechas? ¿cómo se vincula ello a la construcción de la ciudadanía? Estas preguntas nos remiten a disciplinas como la Sociología, la Filosofía del Derecho y la Educación que resultan clave para entender la problemática.

LC: Coincido con la profesora Silvia. Hubo un debate judicial porque se interpuso una acción popular. El inicio de este proceso jurisdiccional es suficiente para que todos los profesionales del Derecho hayamos echado una mirada seria a la controversia, dado que era un tema de interés social. Pero el problema público se debatía desde antes y fuera del Poder Judicial, con varios actores sociales con posiciones y fundamentos diversos, que de alguna manera servían de insumo para entender las cuestiones jurídicas en disputa. Por lo tanto, la mirada jurídica era necesaria, pero no bastaba. Difícilmente una sola disciplina podría ser autosuficiente para darnos un panorama adecuado a esta controversia.

Khuska: En el año 2017 el colectivo Padres en Acción interpuso una demanda de acción popular contra la resolución del Ministerio de Educación que aprobaba el CNEB. ¿Hay elementos extrajurídicos que influyeron en el proceso? Si los hubieron, ¿Cuáles fueron?

SE: Sí, definitivamente. En ese proceso, varios grupos religiosos conservadores alineados a agendas políticas a nivel internacional, diseñaron grandes campañas en contra del enfoque de género calificándolo como una ideología perversa y dañina para los niños y la educación peruana. A través de marchas públicas, debates en medios de comunicación y la demanda en el ámbito jurídico, cuestionaron el enfoque de género y su validez para la reducción de desigualdades desde la educación. Durante el desarrollo del curso fue muy valioso contar con espacios de discusión y foros en los que insertamos noticias y videos del debate entre las dos posturas que resultaron muy interesantes para el análisis de los argumentos a favor y en contra. Sin duda, fue muy importante contar con una perspectiva interdisciplinaria que tenía como eje transversal al Desarrollo Humano y sus aportes para entender la multidimensionalidad y sus retos en un país como el nuestro. Del mismo modo, resalto los aportes de las estudiantes del curso y nuestros invitados con bagajes y experiencias distintas desde sus especialidades e historias de vida que enriquecieron el curso y nos permitieron aprender y debatir en conjunto.

LC: Alrededor del debate público había un gran número de posiciones y concepciones sobre el género, el papel de las ideologías, las posibilidades de lo religioso en el espacio público, entre otras cuestiones extrajurídicas. Todas estas, y dependiendo del actor social en la controversia, aportaban insumos para comprender los elementos jurídicos en discusión, como el derecho de participación ciudadana, el derecho a la educación y el mandato de no discriminación, por ejemplo. También nos permitió entender otras cuestiones asociadas, como el tipo de Estado laico al que debemos aspirar, la forma de entender adecuadamente nuestro derecho a la salud y el alcance de la libertad religiosa. Sobre esto último, recuerden que algunos meses después de la decisión de la Corte Suprema, se presentó un proyecto de Ley para que los padres puedan vigilar que los contenidos educativos sean compatibles con sus propias convicciones religiosas. El proyecto fue presentado por la bancada de Pedro Olaechea, Presidente del Congreso en ese entonces, y también un rostro público dentro del movimiento “Con mis hijos no te metas”. Esto también nos recordó la dimensión del poder presente en las cuestiones jurídicas, algunas veces olvidada en las clases de Derecho. Y bueno, con todo esto, queda claro que profundizar desde todas estas aristas fue algo placenteramente abrumador para nosotros. Ante ello y como ya mencionó Silvia, felizmente también contamos con la ayuda de diversos especialistas y activistas, quienes nos compartieron sus puntos de vista sobre esta controversia. Aprovecho para agradecer a Rocío Villanueva, Adrián Lengua, al reverendo David Limo, Enrique Sotomayor y Javiera Arnillas.

Khuska: ¿Qué problemas sociales podrían mitigarse desde una educación con enfoque de género?

SE: La educación resulta clave para combatir la pobreza, desigualdad y exclusión en nuestro país. Está demostrado que la educación promueve la movilidad social ascendente y reduce brechas de desigualdad. Sin embargo, estas desigualdades son aún más profundas cuando nos referimos a las niñas, pues los indicadores revelan tasas más altas de deserción, bajos logros de aprendizaje y conclusión no oportuna de la escolaridad para esta población. Del mismo modo, estos indicadores concretos conviven con estereotipos socioculturales que asumen que las niñas son inferiores a los niños por el hecho de ser niñas. Por ello, el enfoque de género resulta crucial al develar estas diferencias arraigadas en las prácticas sociales y el rol clave de la educación para de-construirlas y promover la igualdad de oportunidades.

LC: Una educación con enfoque de género nos permite discutir viejos y nuevos problemas con nuevas herramientas. Discutir e interpretar la literatura, el arte, la historia, nuestra realidad desde este enfoque y en la escuela definitivamente aporta bastante por el interés público, porque permite que las personas, desde pequeñas, puedan entender sobre las desigualdades y exclusiones de género. Por ejemplo, discutir seriamente en la escuela sobre bullying homofóbico y transfóbico, así como abordarlo preventivamente nos ayudaría a combatir uno de los problemas de violencia más trágicos y con menos visibilidad que se experimentan en el país. De todas las maneras de combatirla, formar mejores ciudadanos me parece de las más importantes, y con mayor razón desde la niñez. Así como nos preocupamos en formar personas productivas que aporten al crecimiento económico, también deberíamos pensar en el desarrollo moral de nuestros menores de edad, para que construyan entornos menos violentos en el futuro, e inclusive, puedan influir sobre sus familias y barrios ahora mismo. No es suficiente, lo sé, pero se trata de sumar.

Khuska: ¿Por qué es necesario discutir sobre este tema en la universidad?

SE: La universidad cumple un rol clave como espacio de discusión y formación no solo de estudiantes con habilidades y destrezas, sino de ciudadanos. La ciudadanía implica vincularnos a nuestra realidad social y desarrollar una capacidad crítica para buscar el cambio social. En temas como el enfoque de género, se requiere promover el debate desde las aulas universitarias para la reflexión y discusión de temas tan urgentes para el desarrollo de nuestro país. Desde mi época de estudiante en Sociología hasta ahora, veo nuevos espacios en la universidad que discuten e inciden sobre temas tan urgentes como racismo, interculturalidad, desigualdades de género y educación, entre otros. Y eso me llena de esperanza. Pues la educación se inserta en un contexto socio-político en donde disputas como la del enfoque de género nos recuerdan nuestro rol como comunidad académica vinculada a la búsqueda de un país que garantice oportunidades para todos y todas. Y cursos como el que ofrecimos con el profesor Leandro Cornejo se suman a esta gran meta compartida. Fue un curso en el que aprendí mucho en el intercambio con Leandro, nuestros colegas invitados y las estudiantes que nos acompañaron.

LC: Me sumo a Silvia. Agregaría que también es importante conversar sobre estos temas en la universidad porque de alguna manera u otra (y en diversos grados) todos influimos en el sostenimiento de las estructuras sociales. Nuestra propia comunidad universitaria ha experimentado un debate encendido sobre estas cuestiones desde ya hace un buen tiempo. Movimientos estudiantiles como “Se acabó el silencio”, la reforma trans y, en general, todos los aportes desde la academia y el activismo para abordar las cuestiones de género nos han interpelado e invitado a reevaluarnos continuamente, y espero que las políticas y decisiones universitarias no dejen de tomar en cuenta estas cuestiones, porque hay todavía varios problemas pendientes que mejorar. Dato interesante del curso que la profesora Espinal y yo dictamos fue el siguiente: el 100% de estudiantes fueron mujeres. Esto no sucede solo en Perú, como nos comentó una de las estudiantes de intercambio, pero si en los lugares más propicios y abiertos para discutir sobre desarrollo, educación y género vemos esto, entonces en otros lugares los espacios son más limitados. Esto nos confirmó lo importante que es seguir aprendiendo y discutiendo. Yo, por mi parte, he aprendido muchísimo de Silvia y de las estudiantes.


Fuente de imagen: Nara Psicología

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here