fbpx
En esta oportunidad, Enfoque Derecho presenta la entrevista que Renzo Saavedra, abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Magíster en Derecho de Empresa y Doctorando en Derecho y profesor de Análisis Económico del Derecho (AED) y Derecho Civil,...
El editorial del domingo pasado de este Diario resaltó un hecho aparentemente inadvertido por la clase política: el Perú es un país de empresarios. Desde las tradicionales clases acomodadas hasta el pujante mundo de las clases emergentes, nuestra sociedad está repleta de “empresarios”. Es más, aunque informales y sin derechos básicos, reciben dicha etiqueta. El editorial titulado “Márketing Político 101” hacía un llamado a abandonar la demagogia política que polariza entre “empresariado” y “pueblo” pues consideraba que el antagonismo entre ambos se difuminaba con la ampliación de la nueva clase media, mayormente “empresarial”. Este cambio de léxico sería fundamental –según el editorial– para actualizar la política intrínseca a trajinados estereotipos.
El jueves 05 de junio, “Enfoque Derecho”, comisión de Actualidad Jurídica, junto con la comisión de Seminarios de la Asociación Civil Themis, organizamos un evento denominado “Versus” donde hubo un intercambio ideas en torno a la efectividad de los controles de lectura sorpresa en la metodología de la enseñanza jurídica. La iniciativa se remonta a la publicación de un artículo en nuestra web escrito por el profesor Fernando Del Mastro, en abierta oposición a este método de evaluación por considerarlo pernicioso para los alumnos de Derecho, en quienes suscita sentimientos de angustia, miedo y temor, producto de una motivación controlada; para lo cual expuestos los argumentos, invitamos al profesor Martín Mejorada a rebatirlos, quien asumió una defensa a favor de este mecanismo indispensable como parte del “Método Activo”. La difusión que tuvieron ambos artículos despertó en nosotros el interés de continuar el debate e incentivar la participación de los alumnos, y así lo hicimos a través del Versus y ahora, a través del presente editorial, en donde expondremos y analizaremos someramente las principales conclusiones a las que se arribaron.
Es complicado ser optimista hoy en día con respecto a nuestra coyuntura política. Durante las últimas semanas hemos sido espectadores de titulares y escándalos de nuestras autoridades, producto de sus acciones y malas decisiones. El espacio público se ha vuelto, una vez más, el canal donde se debaten los descaros y la ineficiencia de nuestros gobernantes, antes que un lugar de deliberación sobre los proyectos e iniciativas que requiere el Estado, ya sea en el ámbito de servicios, derechos o reformas políticas. Lo peor, es que mientras siguen los titulares sobre las “repartijas” o las declaraciones de la primera dama, nuestro país sigue cayendo en una ya consumada crisis de institucionalidad.
Por: Robert P. Murphy Investigador adjunto del Instituto Mises, y profesor en la Mises Academy. La mayoría de los adultos se ven obligados, tanto por requerimientos legales como por prudencia, a hacerse con varias pólizas de seguro. Aunque a veces los...
La preocupación por el maltrato animal aparentemente se muestra como un interés humano relativamente reciente, sin embargo, dependiendo de la perspectiva cultural e histórica se puede inscribir en una trama de larga –o larguísima- duración, aplicando categorías de Braudel. Previamente es menester no confundir de una parte, aquella antigua pauta cultural, esto es la del sacrificio animal, sus expresiones en el Derecho Sacrificial y sus correspondientes criterios normativos, vigentes hasta el día de hoy -e insuflados conceptualmente por enfoques bienestaristas[1]- y de la otra, las prácticas modernas del denominado maltrato animal.
ED: Nowadays the term “success” is normally defined in economic terms, related to who has a high status or who has the best prestige and I think it’s all a final product of what being a lawyer means to society. How would you define the concept of “success”? JCS: Well, that certainty is not a definition for success; in fact it is very interesting that we have learned from research in recent years that the least happy lawyers are frequently the ones from the highest income. We actually have research on this and the research shows that lawyers need to have a certain level of income to have security. Without that security they are not going to have happiness. But once they have reached that level of security and income continues to climb, then, happiness goes down. It’s fascinating! So we know for sure what success is not and it is not making a lot of money.
Revisa aquí las ponencias de la Conferencia Regional de Estudiantes por la Libertad, llevada a cabo en Lima, Perú en diciembre del 2015.
EM: ¿Cómo considera que su experiencia previa como ex procurador lo ayudará a desempeñarse en este nuevo cargo? JU: Yo creo que mi experiencia pasada me da una visión del problema de la corrupción encarnada en una realidad determinada, que es la realidad del Perú. A raíz de eso, he tenido exposición a otras realidades del mundo y creo que hoy día, tengo un entendimiento sobre cómo opera la corrupción y qué es lo que está generando en los países en los que está muy extendida. Mi formación legal me permite saber, en el caso peruano, cómo opera la ley, mas opino que el problema de la corrupción es multi-causal y no se limita únicamente al aspecto legal. Hay que tener una visión integral del problema para así, proponer soluciones integrales.
Bueno, la estrategia nacional de drogas del período 2012 al 2016, que ha sido aprobada por nuestro Directorio y consultada a nivel técnico con los sectores, es una que no está a favor de la legalización por muchas razones. Yo estoy totalmente de acuerdo con que no se legalicen las drogas, por lo menos en el Perú. Con eso no quiero decir que el debate no pueda abrirse. De hecho, acabamos de tener varios debates, incluso en tiempo real, con representantes de Uruguay, Argentina y México que conocen muchísimo sobre drogas en sus países y que tampoco están de acuerdo. Esto no quiere decir que no siento un enorme respeto por el presidente Mujica. Él merece mucho respeto en el sentido que es un hombre muy consecuente con sus ideas. Pero yo creo que cada país es diverso y distinto ; y el Perú tiene una condición muy diferente a la de Uruguay. En Uruguay, son 3 millones de habitantes. Hay una población de base vieja, es la única en Latinoamérica que tiene una base poblacional de mayores. Acá, nosotros tenemos una base poblacional de 30 millones que todavía es muy joven. Uruguay no produce drogas. Nosotros producimos materia prima y elaboramos drogas. Incluso, somos el primer país exportador de cocaína en el mundo y tenemos una corrupción bastante infiltrada.

SECCIÓN BLOGGERS

SÍGUENOS

0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

PUBLICACIONES RECIENTES