Andrés Palacios, magister en Relaciones Internacionales por Sciences Po Paris y analista de Psycholawgy.

Con la colaboración de Alejandra Flores.

Aunque no lo creas, la abstención electoral es un problema serio. Pese a que en nuestro país el voto es obligatorio, la abstención en las Elecciones Regionales y Municipales 2018 fue de 19,57%. Votar a conciencia no es fácil: la cantidad de candidatos, el tamaño de sus planes de gobierno, la periodicidad y compleja interpretación de los sondeos y la, a veces, poca idoneidad de los debates vuelve costoso formarse un voto informado. Si a esto le sumas tener que despertarte temprano un domingo en la mañana, desplazarte hasta el local, hacer tu cola (y sudar frío cuando busquen voluntarios porque los miembros de mesa no vinieron), es normal que no te motive ir a votar.

Además, el beneficio percibido de un voto es bajo. Por ejemplo, si votaste por el virtual alcalde de Lima, sabes que, con 900 mil votos de diferencia sobre su más cercano rival, tu voto no hizo la diferencia. Por estas razones podemos decir, en términos económicos, que el costo marginal percibido de votar supera ampliamente el beneficio percibido.

Los gobiernos son conscientes de este problema y a través de los nudges han ideado diversas estrategias para reducir estos costos percibidos de manera amigable y costo-efectiva. He aquí algunas medidas interesantes para estimular la participación ciudadana utilizando los enfoques cognitivos.

Una primera medida para reducir los costos percibidos de votar es el registro automático en el padrón electoral. En el Perú, cuando una persona saca su DNI es registrado automáticamente en el padrón electoral por la RENIEC y su información es actualizada cuando cambia de dirección. Así, ser un votante registrado se convierte en la opción por defecto, que no requiere ningún esfuerzo por parte del votante. En Chile, por ejemplo, se pasó de un registro voluntario a uno automático en el 2012, aumentando en 6 millones el número de votantes registrados para las elecciones presidenciales de 2013 en comparación al 2009. El tema venía discutiéndose durante años, incluyendo un estudio descriptivo de su Congreso en 2004 que advertía que los países con registro automático ostentaban participaciones mínimas de 75%, superiores al registro voluntario y al obligatorio.

El registro automático también ha sido adoptado recientemente en algunos estados de EE.UU. Según un estudio de Pew, el 27% de los que no se registran tenían originalmente la intención de hacerlo y el 9% señaló que el proceso de registro no era práctico. El primer Estado en poner esta teoría a prueba fue Óregon en 2016, año electoral que vio un número histórico de votos emitidos: 2 millones.

Sin embargo, la tasa de participación electoral no aumentó pues no todos los nuevos registrados fueron a votar. Esto demuestra que registrar a los votantes no asegura la participación. Puede que tengan la intención de votar, pero a último minuto se desaniman por los costos del trámite en sí. Entonces, ¿qué medidas sí fomentan el voto? Aunque no son “nudges” propiamente dichos, hay pequeñas medidas regulatorias que pueden facilitar grandemente el deber cívico. Entre las que se aplican en Perú encontramos el voto en un día no laborable (domingo). En EE.UU., por ejemplo, se votan los martes y no en todos los Estados se declara feriado ni se exige a los empleadores dar tiempo libre para votar por lo que los votantes tienen menos incentivos.

En Perú también tenemos la buena idea de acumular 6 elecciones en dos fechas cada 5 y 4 años. Caso contrario ocurre en Francia donde existen 6 comicios, pero todos se llevan a cabo en distintas fechas y con sus respectivas segundas vueltas. Así, entre el 2017 y 2021, los peruanos seremos convocados 4 veces a las urnas, ¡mientras que los franceses habrán acudido hasta 11 veces! No es de sorprender entonces que en Francia las elecciones legislativas de 2017, registraran un ausentismo alrededor de 30 puntos mayor a las presidenciales, celebradas tan solo un mes antes.

Existen otras estrategias que facilitan y favorecen el voto y que actualmente no son aplicadas en el Perú: en EE.UU. puedes enviar tu voto por correo y algunos locales de votación abren durante varios días, evitando los problemas logísticos de concentrar a todos los votantes el mismo día. En Francia puedes delegar tu voto a alguien de confianza que lo hará por ti. Todo esto evitaría los costosísimos viajes de último minuto.

El trabajo no acaba reduciendo los costos de ir a votar. La forma en como las actas de votación son diseñadas tiene un efecto sobre la decisión del elector por lo que es importante asegurar que sean comprensibles y no perjudiquen o aventajen a ningún candidato. La introducción del voto electrónico ha sido celebrada por su rapidez, pero la ciencia nos indica que tiene un impacto mucho mayor en un aspecto ignorado. En Brasil, Thomas Fujiwara (2015) notó que la introducción del voto electrónico a partir de los años 90 derivó en una disminución de los votos inválidos en por lo menos 10% de los votos emitidos. Los votos inválidos correspondían desproporcionadamente a ciudadanos de menor nivel educativo para quienes el uso de la boleta física no era simple. La boleta electrónica que incluía fotos, instrucciones orales y no exigía pulso de cirujano para que tu marca se considere válida, tuvo un impacto significativo y de gran magnitud en expandir la participación electoral a millones de ciudadanos que cumplían, pero cuyo voto literalmente no contaba. El autor estima que el hecho que los candidatos elegidos bajo el nuevo sistema pusieran más énfasis en políticas sociales, como la salud, es una prueba sustantiva de la mayor participación electoral.

Empero, el enfoque del llamado “paternalismo libertario” apunta hacia medidas menos coercitivas, prefiriendo aquellas que animan a la gente a tomar la decisión de votar, trabajando sobre la “demanda”.

Aquí de nuevo, EE.UU., donde el voto es voluntario y el ausentismo significativo, es uno de los escenarios favoritos para aplicar la economía del comportamiento a la arena electoral. En las elecciones para gobernador en Michigan 2006, un grupo de vecinos recibió un boletín que listaba su historial electoral y el de sus vecinos (en qué elecciones habían votado y cuales no). El boletín también indicaba que recibirían una versión actualizada de su historial luego de las elecciones. La participación electoral de este grupo fue 8,1 puntos porcentuales mayor que el grupo que no recibió un boletín. Este experimento de Gerber, Green y Larimer (2008) demuestra el poder de las normas sociales para empujar a la acción: nadie quiere “desviarse” de lo que el grupo espera y menos si están siendo observados. Este fue el boletín más exitoso de los 4 usados en el experimento de los autores. Un boletín interesante desde el punto de vista de la economía conductual fue el que indicaba que los investigadores estaban estudiando el historial electoral del individuo pero que no lo revelarían públicamente. Se buscaba así medir el efecto Hawthorne, el hecho de modificar tu conducta al sentirte observado, y consiguió un efecto de 2,5 puntos porcentuales.

Un poco menos intimidante fue un experimento realizado por Hal Malchow, un consultor para la campaña de Barack Obama en 2008, en el que 11 000 personas en Nueva Jersey recibieron una carta de agradecimiento por haber participado en elecciones pasadas y expresando su esperanza que participen en la siguiente, logrando un aumento de 2,5 puntos porcentuales en la participación. Además del efecto de las normas sociales, este es un buen ejemplo del efecto de arrastre (“bandwagon”):  cuando la gente imita las acciones de sus pares.

Finalmente, tenemos otro experimento realizado por la campaña de Obama en las elecciones primarias presidenciales del 2008 en el que se llamó a 19 411 hogares afiliados al partido Demócrata haciéndoles 3 preguntas: ¿Aproximadamente a qué hora planea dirigirse a su local de votación?, ¿De dónde cree que se dirigirá? y ¿qué cree que estará haciendo justo antes de dirigirse a su local? Esta estrategia aumentó la participación en 4 puntos porcentuales y fue particularmente efectiva en hogares unipersonales (+10 puntos). El concepto puesto a prueba fue el de la “intención de implementación” que postula que es más probable que la gente lleve a cabo una acción si se imagina a sí misma haciéndola, en particular si “practica” sus pasos a seguir con alguien, en este caso la persona al teléfono.

Ejemplos de medidas para reducir los costos del voto o aumentar la motivación intrínseca para hacerlo abundan. Sin embargo, hasta ahora no hemos tocado uno de los aspectos más polémicos de nuestro sistema electoral y que relativiza todas estas medidas: el voto obligatorio.

Puede que muchas personas no consideren una medida tan severa como un nudge. Sin embargo, vale la pena mencionar como afecta el cálculo costo-beneficio que determina la decisión final del voto. La lógica es bastante simple, impone un costo a no ir a votar, reduciendo así los costos de ir. Además, crea una norma social configurando el ir a votar como un comportamiento socialmente esperado.

Pero, ¿es efectiva? Es difícil aislar el voto obligatorio de otras medidas electorales por lo que las comparaciones entre países no son fáciles de establecer. Entre los miembros de la OCDE, los 4 países que aplican el voto obligatorio figuran entre los 5 con mayor participación electoral entre votantes registrados pero la performance es mucho más heterogénea si lo medimos con respecto a la población en edad de votar.

Retomando el ejemplo de Chile, la reforma electoral del 2012 que volvió el registro obligatorio incluyó transformar el voto obligatorio en facultativo. Se podría esperar que la tasa de participación baje debido al combo de extender el registro a personas que originalmente no querían participar y quitar la obligación de votar. El resultado fue aún más sorprendente: a pesar del caudal de nuevos votantes en los padrones, en la primera vuelta de 2013 votaron alrededor de 500 000 personas menos que en 2009. Un indicio del impacto (de la ausencia) del voto obligatorio, pero también de la necesidad de poner empeño en las medidas alternativas para disminuir el ausentismo, ya sea con enfoques cognitivos o no.

Concluiremos esta sección con un efecto inesperado del voto obligatorio: al igual que con el voto electrónico, este parece tener un efecto positivo en las poblaciones vulnerables. El ausentismo suele ser mayor entre personas de bajo nivel educativo, que además tienden a estar menos informados sobre política. Ambas diferencias se atenúan en países con voto obligatorio.

En conclusión, no faltan ideas para combatir el ausentismo y el nuevo campo de las ciencias conductuales otorga un nuevo enfoque a esta problemática, centrándose más en convencer a la gente de participar de los procesos democráticos. Sin embargo, las instituciones ya existentes en Perú obligan a reflexionar sobre la idoneidad de las medidas y la adaptación del enfoque. ¿Y tú, qué medida propondrías?


Bibliografía:

Publicaciones:

Cabello Escudero, S., Williams Oberque, G. (2004). Experiencias extranjeras de inscripción electoral automática y obligatoria y de sufragio voluntario. Análisis de participaciones electorales in Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. Url: http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con_uibd.nsf/B9CB165377E0C0970525755900658D5C/$FILE/UAPROL_ELECCIONES.pdf (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Desilver, D. (2018, noviembre 6). Weekday set yhe U.S. apart from other advanced democracies in Pew Research Center. Url: http://www.pewresearch.org/fact-tank/2018/11/06/weekday-elections-set-the-u-s-apart-from-many-other-advanced-democracies/ (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Desilver, D. (2018, mayo 21). U.S. trails most developed countries in voter turnout in Pew Research Center. Url: http://www.pewresearch.org/fact-tank/2018/05/21/u-s-voter-turnout-trails-most-developed-countries/ (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Fujiwara, T. (2015). Voting technology, political responsiveness and infant health: Evidence from Brazil in Econometrica, vol 83, Nº 2 (marzo 2015), 423-464. Url: https://www.princeton.edu/~fujiwara/papers/elecvote_site.pdf (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Gerber, A., Green, D., Larimer, C. (2008) Social pressure and voter turnout: Evidence from a large-scale field experiment” in American Political Science Review. Url: https://isps.yale.edu/sites/default/files/publication/2012/12/ISPS08-001.pdf (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Singh, S. (2014, agosto 20). Beyond turnout: The consequences of compulsory voting in Political Insight, Vol.5, Nº 2 (septiembre 2014). Url: https://www.psa.ac.uk/insight-plus/beyond-turnout-consequences-compulsory-voting (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Pew. (2017, junio 21). Why are millions of citizens not registered to vote? in Pew Url: https://www.pewtrusts.org/en/research-and-analysis/issue-briefs/2017/06/why-are-millions-of-citizens-not-registered-to-vote (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Artículos de prensa:

Consuelo Ferrer, D. (2017, noviembre 3). ¿Retorno al voto obligatorio?: Expertos analizan otras vías para combatir la abstención electoral in Emol Url: https://www.emol.com/noticias/Nacional/2017/11/03/881658/Retorno-al-voto-obligatorio-Expertos-analizan-otras-vias-para-combatir-la-abstencion-electoral.html (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Lehman, C. (2016, noviembre 10). Oregon turnout: Record high numbers but not record high percentage in Oregon Public Broadcasting. Url: https://www.opb.org/news/series/election-2016/oregon-voter-turnout-numbers/ (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Issenberg, S. (2010, octubre 29). Nudge the vote in The New York Tomes Magazine. Url: https://www.nytimes.com/2010/10/31/magazine/31politics-t.html?pagewanted=3&_r=3&ref=magazine (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Conferencias:

Green, D. (2016, noviembre 2). The science (and pseudoscience) of winning elections in Data. Decisions. Public Policy. J-PAL-MIT Economics Lecture Series. Url:  https://www.povertyactionlab.org/event/science-and-pseudoscience-winning-elections (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Posts de blog:

Sheppard, J. (2016, enero 8). Compulsory voting results in more evenly distributed political knowledge in European Politics and Policy LSE blog. Url: http://blogs.lse.ac.uk/europpblog/about-europp/ (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Elementos factuales:

ONPE. Presentación de resultados: Elecciones Regionales y Municipales 2018. Url: https://resultados.onpe.gob.pe/ (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Service Public. Quelles sont les dates des prochaines élections ? Url : https://www.service-public.fr/particuliers/vosdroits/F1939 (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Servicio Electoral de Chile. Elecciones Presidenciales: Resultados globales. Url: https://www.servel.cl/elecciones-presidenciales-resultados-globales/ (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

Wikipedia. List of Cognitive Biases. Url: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_cognitive_biases (Consultado el 4 de diciembre de 2018)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here