Yhasira Fabián, estudiante de Derecho de la PUCP y miembro del consejo editorial de Enfoque Derecho.

“¿Qué… te crees, chola de mierda? … Tú no sabes con quién te has metido. Tú no eres nadie… Fuera de acá, porquería…”.

Extracto del vídeo en que se observa a Zuleika Alatrista agredir y discriminar a Elena Viza[1].

El pasado 18 de febrero, Elena Viza Choquecondo fue víctima de discriminación y agresiones físicas por parte de Zuleika Alatrista Andía, cuando trabajaba como vigía en la obra La Variante de Uchumayo, en Arequipa. Según el testimonio de la víctima y un video viralizado en redes que registró en parte los hechos, lo ocurrido se desencadenó luego de que a Alatrista Andía se le negara el paso a una vía restringida por las obras que se estaban ejecutando en el lugar. Ante tal suceso, la fiscalía Provincial Penal de Jacobo Hunter abrió investigación contra Zuleika Alatrista por el delito de lesiones (dado que el certificado médico legal de la víctima confirmó múltiples lesiones) y por el delito de peligro común, puesto que la conductora se habría encontrado en estado de ebriedad al momento de los hechos. No obstante, la fiscalía no incluyó el delito de discriminación, a pesar de que el vídeo que registró lo sucedido muestra claramente los insultos racistas que la conducta profería contra Elena.

Situación actual en el país:

Según la I Encuesta Nacional Percepciones y actitudes sobre diversidad cultural y discriminación étnico-racial[2], planificada por el Ministerio de Cultura y ejecutada por Ipsos Perú, el 53% de la población son racistas o muy racistas, mientras un 8% se percibe a sí mismo como racista o muy racista. Asimismo, la encuesta revela que más de la mitad de peruanos y peruanas se ha sentido “algo discriminado”, “discriminado” o “muy discriminado”. Al respecto, un 28% identificó a su color de piel como la causa; el 20%, su nivel de ingresos/dinero; y un 17% sostuvo que fue por sus rasgos faciales o físicos.

Normativa sobre la discriminación étnico-racial:

A nivel internacional, tanto la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Político y la Convención Americana de Derechos Humanos señalan que todas las personas son iguales ante la ley,  es decir, tienen el derecho a no ser discriminadas por ningún motivo ni condición social. Asimismo, Convención Internacional sobre la eliminación de todas formas de discriminación racial, el Convenio 111 de la OIT relativo a la discriminación en materia de empleo y ocupación y la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza son algunos de los instrumentos internacionales que desarrollan el tema de manera más específica, abordando el mandato de no discriminación desde distintas aristas con la finalidad de proteger a determinados sectores o grupos en situación de vulnerabilidad.

A nivel nacional, el artículo 1° de la Constitución Política señala que la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado. En esa línea, el artículo 2.2°, sobre el derecho de toda persona a la igualdad ante la ley, establece que nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole.

Por su parte, el Código Penal tipifica estas conductas en el artículo 323º[3], señalando lo siguiente:

El que, por sí o mediante terceros, discrimina a una o más personas o grupo de personas, o incita o promueve en forma pública actos discriminatorios, por motivo racial, religioso, sexual, de factor genético, filiación, edad, discapacidad, idioma, identidad étnica y cultural, indumentaria, opinión política o de cualquier índole, o condición económica, con el objeto de anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos de la persona, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos años, ni mayor de tres o con prestación de servicios a la comunidad de sesenta a ciento veinte jornadas

Para la aplicación de este delito de tendencia interna trascendente, es necesario que además de que el acto de discriminación se configure objetivamente, también debe presentarse un elemento subjetivo, es decir, el objetivo de que con tales actos se anule o menoscabe el reconocimiento, goce o ejercicio de derechos. En el caso de Elena Viza, es innegable que las expresiones de Zuleika Alatrista estaban basadas en motivos étnico-raciales,que históricamente  han sido utilizados como términos con una profunda carga negativa, peyorativa, en contra de todo un sector de la población peruana. Sobre el elemento subjetivo, la finalidad de estas expresiones estaban claramente dirigidas a anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de derechos de la víctima. En específico, hay una efectiva vulneración en el derecho a la igualdad, precisamente porque Zuleika Alatrista no solo menoscaba la dignidad de Elena Ziva, sino también su derecho a la integridad y al trabajo, por las agresiones certificadas médicamente y por el daño que estas últimas generan en el desempeño laboral regular de la víctima.

La discriminación étnico-racial es un problema arraigado en lo más profundo del imaginario colectivo, que acentúa la desintegración social, incrementa la pobreza y la exclusión social, vulnerando así directa e indirectamente el derecho a la igualdad y dignidad de toda persona. Alatrista Andía es una personificación de ese racismo latente, que aparentemente parece inactivo y que adopta distintas formas con tal sobrevivir como un parásito en la sociedad peruana. Y en ese contexto, el que la fiscalía no haya incluido el delito de discriminación desde el comienzo en su acusación nos revela la situación actual de nuestra sociedad: somos un país que aún se niega a aceptar el racismo fue pasado, es presente y, si seguimos como ahora, será futuro.


[1] https://www.youtube.com/watch?v=GM2GNBt32VI

[2] http://www.cultura.gob.pe/comunicacion/noticia/un-53-considera-que-peruanos-son-racistas-o-muy-racistas-pero-solo-el-8-se

[3] http://alertacontraelracismo.pe/sites/default/files/Ley-Contra-Actos-de-Discriminacio%CC%81n-Modificacio%CC%81n_0.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here