Alternativas legales en épocas de crisis

El autor analiza el sistema concursal, como alternativa para enfrentar la situación de crisis económica y financiera de las empresas, en los tiempos del COVID-19.

0
781

Por Anthony Lizárraga Vera-Portocarrero, socio del Estudio Muñiz.

La proliferación de la pandemia del Coronavirus (COVID-19) ha afectado a más de un país y el Perú no ha sido ajeno a ello, con el estado de emergencia declarado por el Estado varias empresas han entrado en una situación de crisis económica y/o financiera, lo cual genera el rompimiento de la cadena de pagos.

Motivo por el cual, las empresas se ven en la necesidad de adoptar una serie de decisiones transcendentales para afrontar dicha crisis, entre ellas, la reestructuración de la compañía misma y/o el refinanciamiento de sus deudas; sin embargo, estas empresas suelen tener diversos acreedores, lo que dificulta la negociación con cada uno de ellos, ya que la mayoría busca satisfacer sus créditos de manera individual.

Ante este escenario, el sistema concursal brinda una alternativa para afrontar esta crisis y poder lograr el cumplimiento del pago de las deudas de manera ordenada, progresiva, y conjunta, estableciendo incentivos para que la colectividad de acreedores pueda adoptar soluciones adecuadas.

De esta manera, el sistema concursal busca contrarrestar situaciones donde el patrimonio de la empresa es insuficiente para honrar todas las obligaciones asumidas frente a los acreedores, considerando que dicho patrimonio no logrará satisfacer a la colectividad de sus acreedores en un corto plazo.

Asimismo, este sistema establece una serie de mecanismos de protección del patrimonio del deudor para mantener este inalterable, así, el deudor tiene una pausa en el pago de sus deudas, y las cobranzas judiciales y extrajudiciales que hayan sido iniciadas en su contra no podrán ser ejecutadas. Por otro lado, el patrimonio del deudor no podrá ser objeto de acto de disposición por parte de este, salvo que se trate de actos relacionados al normal desarrollo de la actividad empresarial.

Cabe mencionar que la preservación del patrimonio del deudor se realiza a través de la suspensión de: (i) las deudas de la empresa; y, (ii) las ejecuciones de sentencias judiciales o extrajudiciales, lo cual opera desde el momento en que se publica el inicio del procedimiento concursal de la empresa, ya sea preventivo u ordinario, en el Boletín Concursal del Indecopi.

Por ello, resulta de vital importancia para el deudor acogerse al sistema concursal cuanto antes, en búsqueda de una reorganización y/o refinanciamientos que le permitan cumplir con sus deudas, ya que a más tiempo transcurra envuelto en incumplimientos de pago, más difícil será superar la crisis que atraviesa.

Fuente de imagen: Noraudit.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here