1.- Black Lives Matter: George Floyd y las 25 ciudades en EE.UU. en toque de queda

El pasado lunes, George Floyd, un ciudadano estadounidense afroamericano murió a manos de la policía de Minneapolis, Estados Unidos. La muerte fue causada por la aplicación excesiva de fuerza de parte del agente policial Derek Chauvin, quien asistió al lugar de los hechos ante un llamado por el uso de un supuesto billete falso en una tienda. Derek Chauvin, por aproximadamente 7 minutos, presionó su rodilla sobre el cuello de George Floyd. Aunque los espectadores se oponían y George Floyd estaba neutralizado, ya que se encontraba en el suelo esposado diciendo abiertamente “I can’t breathe” y “you’re going to kill me” (“no puedo respirar” y “me vas a matar”), el agente policial no desistió. 

La muerte de este ciudadano ha inspirado protestas alrededor de los Estados Unidos dado que no es la primera vez donde se hace un uso excesivo de la fuerza ante los ciudadanos afroamericanos. Además, se ha establecido como asentado dentro de la estructura de las fuerzas policiales el llamado “police brutality”. Aunque las protestas han generado algunos intercambios violentos entre los agentes policiales y los civiles, así como vandalismos e incendios, también ha existido excesos por parte de los agentes policiales. 

Asimismo, ante las protestas, se ha llegado a declarar un toque de queda en 25 ciudades en los EE.UU. y a desplegar fuerzas armadas para proteger la Casa Blanca en Washington D.C. 

Fuentes recomendadas: 


2.- Censura y excesos a agentes de los medios de comunicación en EE.UU. ante las protestas

Durante las protestas ante la muerte de George Floyd, sucedieron dos incidentes importantes en los cuales agentes policiales actuaron contra reporteros de los medios de comunicación estadounidenses. 

Por un lado, un reportero afroamericano de CNN, quien estaba en vivo reportando pacíficamente los sucesos, fue arrestado por la policía. La policía no solo carecía de sustento y estaba, como luego declaró CNN, “censurando” a los medios, sino que volvió a resaltar un trato diferenciado por racismo ya que los demás reporteros, que no eran afroamericanos, no fueron detenidos. Es importante resaltar que en la misma transmisión en vivo se puede demostrar que el reportero había ofrecido moverse de lugar si es que estaba generando inconvenientes y se identificó con sus credenciales de CNN. Sin embargo, igualmente fue esposado y detenido, ante lo cual preguntó en numerosas ocasiones la razón de su detención.

Por otro lado, en una transmisión en vivo, una reportera de Wave 3 News– que estaba pacíficamente transmitiendo los eventos de las protestas, respetando la línea determinada por los agentes policiales- fue disparada con balines en Louisville en conjunto con un colega del equipo reportero. El video parece demostrar que el agente estaba dirigido directamente hacia la reportera, causando que uno de los balines genere una herida ocular. 

Hasta el momento se han publicado comunicados demostrando el rechazo a las acciones de los agentes policiales frente a los reporteros profesionales de las dos cadenas. Asimismo, cabe recalcar que la detención de un profesional de los medios de comunicaciones que esté respetando los límites de la policía y actúe de manera pacifica es visto como una violación a la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Esta prohíbe cualquier ley o acción que reduzca la libertad de expresión y vulnere la libertad de prensa. 

Fuentes recomendadas:


3.- Orden Ejecutiva de Trump para limitar la inmunidad de las redes sociales por el contenido publicado

Ante la grave situación de los Estados Unidos frente al coronavirus y las amplias protestas por la muerte de George Floyd, el presidente Trump publicó en Twitter la siguiente frase: “The shooting starts, when the looting starts” (“los disparos comienzan cuando los saqueos comienzan”). Esta frase, lejos de ser una simple postura del presidente, demostró ser el gatillo a una posible batalla entre Twitter y Trump. La frase fue controlada por los filtros de Twitter, por primera vez limitando la visibilidad del Tweet bajo el filtro de “glorificar la violencia”. El tweet era ocultado, pero, por ser de “interés público”, podía ser accedido al aceptar la comunicación de Twitter. Cabe recalcar que aunque esta frase podía claramente interpretarse como una glorificación o amenaza de disparar a los civiles en la protesta, tiene también una historia significante. La frase fue conocida por ser utilizada por el líder de la policía de Miami, Walter Headley, en 1967 durante el movimiento de “Civil Rights” por los derechos de la población afroamericana para excusar el amplio uso de violencia de la policía en ese momento. Dada la historia, el Tweet fue interpretado como una nueva glorificación a ese sentimiento de descartar cualquier alegación de “Police Brutality”

Ante este primer filtro y por el hecho de que, por primera vez, Twitter aplicó la posibilidad de “Fact Check” en el Tweet del presidente, Trump respondió con la publicación de una orden ejecutiva. La orden ejecutiva está directamente dirigida a eliminar la inmunidad que tenían las compañías tecnológicas y redes sociales frente a posibles demandas por el contenido de su público. Alegando buscar la protección de la libertad de expresión y eliminar el monopolio de la comunicación que ejercen los medios de comunicación, Trump restringe la inmunidad aplicada por la “Communications Decency Act” (sección 230) de 1996. En concreto, se busca eliminar las protecciones legales otorgadas a estas compañías, dejando a los reguladores como agentes que evalúan si la compañía debe ser o no responsable por las publicaciones de los usuarios. Esta medida no solo ha generado amplio rechazo por los medios de comunicación como Google y Facebook que dicen devastará la economía tecnológica, u otros que establecen arruinará el internet, sino que además es rechazado por expertos legales en EE.UU. por ser una acción política, ilícita, inejecutable y posiblemente inconstitucional. 

Fuentes recomendadas:


4.- TC declara inconstitucional el hacinamiento y situación de los penales en el Perú 

La semana pasada, el Tribunal Constitucional ha declarado la inconstitucionalidad del estado de cosas de los penales. Esto se debe a los altos niveles de hacinamiento y las graves deficiencias de calidad, ya sea de infraestructura básica y de servicios básicos en todo el país. Ante el proceso de hábeas corpus interpuesto por el interno C. C. B. del Establecimiento Penitenciario de Tacna, en el Expediente N° 05436-2014-PHC/TC, el colegiado ha determinado que, si es que en el año 2025 no se han corregido y superado las situaciones inconstitucionales de los penales, se deberán cerrar seis de los establecimientos penitenciarios con mayores niveles de hacinamiento. Cabe recalcar que la data actual señala los siguientes niveles de hacinamiento: Chanchamayo (553 %), Jaén (522 %), Callao (471 %), Camaná (453 %), Abancay (398 %) y Miguel Castro Castro (375 %). Es evidente que las medidas necesarias van a implicar una fuerte e integral reestructuración de nuestro sistema penitenciario para replantear los servicios básicos, la resocialización, la reinserción, la infraestructura, y la política y aplicación de la norma penal. 

Como parte de las medidas propuestas por el colegiado, se busca que se utilice la medida de prisión preventiva más restringidamente y que solo se prive de la libertad a aquellas personas que hayan concurrido en delitos graves que demuestren un peligro social. Ergo, se buscaría aplicar penas alternativas a aquellas personas que hayan concurrido en los demás delitos, para lo cual se necesitaría el rol del Estado para garantizar la viabilidad de las medidas mediante la universalización de los grilletes electrónicos y el fortalecimiento de las medidas de trabajo comunitario

Fuentes recomendadas:


Fuentes de imagen: Enterarse, DPL news, The Daily, The New York Times

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here