Las críticas de la teoría egológica del Derecho de Carlos Cossio a la teoría pura del derecho de Hans Kelsen

0
402

Por Rodrigo Alonso Jauregui Huaman, Estudiante de Derecho en la Universidad de Lima.

Sumario 1. La teoría egológica del derecho 2. La interpretación judicial de la teoría egológica 3. Crítica a Hans Kelsen 4. La respuesta de Hans Kelsen 5. Conclusiones

  1. La teoría egológica del derecho

La teoría egológica del derecho supuso un gran reconocimiento para su autor Carlos Cossio debido a la lucidez de su pensamiento, por ello tuvo una rápida adhesión de estudiosos de la teoría jurídica, conformándose así la Escuela Jurídica Argentina, cuya polémica con Hans Kelsen durante su visita a la Universidad de Buenos Aires en 1949 quedaría para los anales de la historia.

La teoría egológica del derecho centra su atención en el fundamento de la norma como una conducta de interferencia intersubjetiva, la cual se muestra inacabada. Es la libertad del hombre sobre la cual se asienta la norma, y la interpretación que gire en torno a ella debe hacerse sobre la conducta respectivamente. La teoría egológica no pretende en ese sentido, desacreditar la importancia de la norma, ya que será esta última la que servirá a los jueces para interpretar la conducta de los individuos. Así,  la norma será complementada con la vivencia anticipada, el cual dota de sentido a aquella.

Por ende, para la interpretación de la norma será necesario analizar la conducta y su correspondiente sentido. Así, se hace de la interpretación una experiencia que se muestra viva e inacabada mediante la “intuición jurídica”. Por ello, sostendrá Cossio que el Derecho se muestra vivo como la “cultura”, entendiendo esto último como toda actuar fenomenológico del hombre y su correlación a los juicios de valor, por consiguiente no solo será considerado su obrar sino también los resultados que de ella puedan desprenderse. Asimismo, la cultura ha de ser entendida como “una unidad de la vida plenaria”  entendiéndolo desde el plano existencial. En ese sentido, a lo que el profesor Cossio denomina “cultura” debe ser entendida en cuanto a la conducta y al producto, siendo la primera la concreción de la segunda y se muestra como una unidad intrínseca. Así, de esto último se distingue a la vida plenaria en sus dos expresiones: como una vida plenaria objetivada, aquella entendida como el producto óntico que se separa del obrar humano y la vida plenaria viviente entendida como los quehaceres constantes de su creador, mientras las primeras serán consideradas los objetos mundanales, las segundas, objetos egológicos y son sobre estas últimas sobre las cuales la teoría egológica  centra su atención. Así, serán estos dos objetos los que cuenten con un “substrato perceptible y un sentido espiritual”. Tanto la vida objetivada como la vida viviente tendrán ambos aspectos, y respecto a estos cuatro componentes han de ser entendidos como una unidad. Asimismo, Cossio sostendrá que los objetos culturales no tienen un sentido, sino que son un sentido mismo, se trata de  sentidos existentes los cuales conforman la vida plenaria de la cultura. En ese sentido,  sostendrá que el derecho ha de ser ubicado en la vida plenaria viviente, puesto que el substrato perceptible de la vida objetivada que es un producto pertenece a la naturaleza mas no a la cultura, por ende debe entenderse que la vida egológica es la propia vida del hombre plenario y que deslinda de un mero organismo biológico. [1]

  1. La interpretación judicial de la teoría egológica

El juez posee una inmanencia óntica a la hora de juzgar, el juez es un ser cognoscente de la ciencia jurídica, y será el responsable de terminar la labor de individuación, pues en él se concretizarán los valores y cánones que se derivan de la experiencia jurídica. A la vez, sostendrá Cossio que el juez desarrolla una inmanencia ontológica el cual radica en el espíritu axiológico de la aplicación de la norma, lo que podríamos denominar las máximas de la experiencia [2] [3] [4].Busca centrar su atención en su coexistencia particular y en la aplicación de intuiciones emocionales al momento de decidir. Las personas, objetos o experiencias que han tenido gran repercusión en la constitución de su “humanidad”. El juez es ejecutor de la valoración jurídica y por ende el rol que le corresponde con relación a la aplicación de la norma es imprescindible. Así, el juez al desempeñar sus funciones se guiará por sus visiones axiológicas las cuales le servirán para la interpretación de la norma, sin embargo, ello no implica el acometimiento de arbitrariedades e inseguridad jurídica, toda vez que será la misma normas las que fijen dichos parámetros de acción. A dichos parámetros Cossio denominará “la vivencia de la contradicción” y la “fuerza de la convicción”, siendo la última la más importante para conseguir la verdad procesal. En ese sentido, podemos afirmar que el juez tiene no solo una interpretación empírica de la norma basada en su experiencia, sino también dialéctica puesto que toma el sustrato egológico de la conducta basada en la experiencia y su eventual concordancia con la norma jurídica. En ese sentido, el fallo o la sentencia recae sobre la experiencia jurídica el cual constituye un acto fenomenológico propio del ser humano, en desmedro de los contenidos dogmáticos u objetos mundanales que son prescindibles. Esto último no implica el desconocimiento de la ley, pues será este elemento fundamental en la construcción de la sentencia, al igual que el elemento empírico basado en los fundamentos de hechos y la valoración propia de la actividad judicial. [5]

  1. La crítica a Hans Kelsen

Carlos Cossio desarrolla una voluminosa crítica a la Teoría Pura del Derecho de Hans Kelsen que fue publicada en el Tomo V de la Revista Austriaca de Derecho Público, pues reconoce que el objeto de estudio de la teoría jurídica no debe ser la norma entendida como el objeto mundanal cuya finalidad es la concreción de los valores sociales, sino la conducta que se muestra como pilar fundamental en la vida plenaria del individuo. Kelsen es considerado un racionalista cuya fe estaba depositada en la ciencia, sin embargo desconoce los aspectos metafísicos de la voluntad, aquellas relacionadas al inconsciente, el deseo propio o el mito [6]. La norma no es independiente de la conducta por ello no se presentan como dos objetos independientes unidos a un nexo causal, sino que el sentido de la norma se presenta de forma inmanente a la conducta, lo que configura una unidad. Por ello es que decimos que la conducta de interferencia intersubjetiva es el objeto de la teoría egológica, puesto que es a partir de la realización de la conducta que se puede “intuir” el sentido de la norma, ya que ambas se complementan. La coactividad como tal para el determinamiento de una conducta parte de esa intersubjetividad, puesto que en función a si es permitido o impedido por otro individuo, será considerada como un acto social que es realizado por ambos individuos sin necesidad de recurrir a normas. Esto último servirá de base para sustentar que todo aquello que no está prohibido, está permitido, por ende concluirá toda que conducta humana puede hallarse regulada directa o indirectamente por el Derecho, al ser este la determinación intersubjetiva de la conducta. [7]

  1. Respuesta de Hans Kelsen

Kelsen, por su parte, planteará algunas incongruencias que forman parte de la teoría egológica, tales como la indeterminación de la conducta.  Si bien la teoría egológica busca desconocer a la norma como elemento sustantivo para la conformación de la experiencia jurídica. Así afirma Cossio que las determinaciones se presentan implícitamente en la experiencia jurídica en forma de facultad, prestación, entuerto o  sanción. Kelsen argüirá que tales determinaciones hacen alusión, implícitamente, a las normas, así el único camino para determinar las conductas es mediante las normas que son un producto humano para la concreción de los valores sociales. Asimismo, no concibe la realización del Derecho como una vida viviente sin su conjunción a la vida objetivada, puesto que como mencionó el profesor Cossio estas se muestran como una unidad indisoluble. En ese sentido, Kelsen pretende comparar la teoría egológica con la teoría marxista mediante la negación de la norma como objeto de estudio del Derecho mas no de la ciencia jurídica (la primera busca prescribir, la segunda busca describir). Así, tomando en cuenta que la teoría marxista busca resumir todos los acontecimientos políticos en relación a determinados hechos económicos, la teoría egológica busca lo propio al tratar de definir el Derecho al margen de las normas. La negación de las normas implica la negación fáctica del concepto propio de Derecho. El Derecho constituye “orden” al ser una expresión de la voluntad de un individuo con respecto a la conducta de otro y al mismo tiempo dicho orden debe ser querido por el primero, para que ese conocimiento sea efectivo deben haber normas que así lo prescriban. Por último, rebatirá los argumentos de la teoría egológica que adjudican a la labor de la autoridad jurídica u “órgano” y a la del jurista el carácter de homogeneidad al ser ambos destinados al conocimiento. Así, el profesor austriaco sostendrá que es en realidad, la labor del jurista está subordinada a la labor del “órgano” puesto que lo que el jurista conoce es lo que el órgano produce. Así, no se puede sostener que ambas funciones no sean dos cosas distintas. [8]

  1. Conclusiones

Resulta interesante comprender las teorías que buscan servir de fundamento para delimitar el objeto de estudio de la ciencia jurídica.  Partiendo, desde la concepción de la ciencia jurídica en su forma descriptiva y su distinción con la ciencia del Derecho en su forma prescriptiva. Podemos afirmar que ambas teorías no se muestran del todo incompatibles. Así, el mismo profesor Cossio sostendría que la teoría egológica toma el veinte por ciento de la teoría pura del derecho, mientras que otros estudiosos tratan de poner en tela de juicio la independencia de aquella, considerándola un mero replanteamiento o derivación de la segunda [9]. Lo cierto, es que Cossio no desconoce la existencia de normas ni lo que el Derecho Positivo implica para la conformación de la experiencia jurídica, sino que hace crítica a la mera subsunción normativa o al tecnicismo que busca la adecuación de la conducta a valores ideales, por lo que toma de la conducta su carácter de actividad plenaria y viva, que se acerca a la dimensión realista del quehacer humano.


Referencias bibliográficas

  1. Kelsen, H. (1953) Teoría Pura del Derecho y Teoría egológica (respuesta a Carlos Cossio. Teoría egológica y Teoría pura del derecho. Balance provisional de la visita de Kelsen a la Argentina) Oesterreichische Zeitschrijt jür óf/entüches Recht (4). Traducción de Luis Legaz Lacambra. pp. 1-20 Consulta: https://web.archive.org/web/20090612024726/http://www.cepc.es/rap/Publicaciones/Revistas/2/REP_071_005.pdf
  2. Artículo VII del Título Preliminar del Código Civil Peruano de 1984: El principio de iura novit curia (El juez conoce el derecho). Los jueces tienen la obligación de aplicar la norma jurídica pertinente aunque no haya sido invocada en la demanda.
  3. Lo óntico es un aspectico filosófico referido a la visión del ente desde una perspectiva separada de su ser, aquello vinculado a las entes. Por el contrario, ontológico es la concepción del objeto desde su propio ser.
  4. Lo axiológico o axiología hace alusión a los valores que se consideren prevalentes. Así, la intuición axiológica de los jueces ha de ser estudiada en función a la escala de valores que posea cada uno.
  5. Chacín, R (2003) Algunas notas sobre la teoría de la interpretación judicial de Carlos Cossio. Revista de filosofía práctica Universidad de los Andes: Venezuela. (10). pp.5-20. Consulta https://web.archive.org/web/20070205093105/http://www.grupologosula.org/dikaiosyne/art/dik098.pdf
  6. Correas, Ó. (2007) El otro Kelsen. Recopilación Biblioteca jurídica. pp. 1-4. Consulta: https://web.archive.org/web/20070611173236/http://www.bibliojuridica.org/libros/2/970/2.pdf
  7. Op.cit. pp. 25-38
  8. Op.cit. pp. 20-38
  9. Op.cit. p. 1-2

Fuente de imagen: diarioconstitucional.cl, es.wikipedia.org

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here