Recensión a la figura de autor en el Derecho Penal

"De asumir una postura real, como la del profesor Schunemann, permitirá respetar la acción como piedra de toque para afirmar autoría delictiva en los delitos de comisión, y con mayor razón, para los delitos especiales que se caracteriza por la evitabilidad"

0
543

Paul Iriarte, miembro actual del Instituto de Defensa de los derechos fundamentales «Eugenio Raúl Zaffaroni»

Sumario: 1. Introducción, 2. Desarrollo temático 3. Postura asumida, 4. Conclusión

  1. Introducción

Frente a concepciones normativas puras en torno a la autoría (autoría directa, coautoría, autoría mediata) y participación (primaria, secundaria, instigación) subyace la omisión como fundamento para punir. En suma, el análisis se resume en el concepto de autor. En esa medida, cabe hacer hincapié en los necesarios planteamientos frente al concepto de autor en Derecho Penal; para advertir situaciones de indefensión, y garantizar la defensa necesaria, frente a las evaluaciones del concepto de acción, como piedra de toque para toda elaboración dogmática.

Se tiene que ensayar los diferentes postulados con criterios normativos, y la postura que a juicio del suscrito, garantiza posibles indefensiones, la del profesor Schunemann y su dominio sobre el fundamento del resultado, para determinar autoría tanto en delitos de comisión y especiales, en la realización de  sucesos delictivos. Puesto que, frente a delitos especiales, se gestó la teoría de la infracción del deber, resultando infructuoso en la praxis.

Por ejemplo, el mayor cuestionamiento frente a posturas puramente normativas, es la omisión que subyace para fundamentar autoría. Empero, no se evalúa la acción necesaria, para configurar la tipicidad. Sin perjuicio de la antijuridicidad, culpabilidad y punibilidad. Sin embargo, para afirmar dichos estratos es necesario evaluar la acción típica. Por tanto, las corrientes normativas, distan del concepto de acción, como también el bien jurídico y su lesión.  Basta, por ende, la realización de la omisión y el quebrantamiento de un deber o su inobservancia para afirmar la tipicidad de la conducta.

  1. Desarrollo temático

Se tienen posturas normativas denominadas moderadas y radicales. Empero, el fundamento para la autoría es el quebrantamiento de un deber normativo establecido en reglas extrapenales. No necesariamente, con carácter penal.  No obstante, frente a estos postulados la corriente moderada corresponde al profesor Claus Roxin, el cual no desmerece el dominio de hecho para los delitos de comisión. Empero, elabora otra teoría para los delitos especiales – la infracción del deber – y teniendo en cuenta la lesión del bien jurídico.

Sin embargo, se tiene la postura – radical –  que dista de todo dominio del hecho; y resalta que para afirmar autoría basta el quebrantamiento del deber. En esa medida, distar del dominio del hecho es prescindir del concepto de acción, y en consecuencia, de la lesión del bien jurídico.

Por esa razón, erigir dos concepciones siguiendo a Claus Roxin, del dominio del hecho, y de infracción de deber, no se condice, con un fundamento real, que tenga al concepto de acción como sustrato necesario, para a partir de ahí erigir la autoría En suma, se bifurca en dos teorías, de deber y de dominio, que a juicio del suscrito, es lo uno o lo otro, como – fundamento-. En esa lógica, conviene ensayar la concepción del profesor Bernd Schunemann.

  1. Postura asumida

En efecto, el profesor Bernd Schunemann, respeta el dominio y el concepto de acción como piedra de toque para elaborar su postura. Es decir, la acción necesaria para afirmar la autoría penal. Por ende, para los delitos de comisión refiere la dominabilidad como fundamento, respetando la lógica del profesor Claus Roxin para las demás figuras de autor, coautor, y autor mediato. En esa medida, para los delitos especiales, si bien respeta el dominio lo que caracteriza es la evitabilidad de la acción, por tanto, se tiene al dominio como fundamento sobre el resultado delictivo.

Por tanto, en esa lógica, se elabora la imputación concreta o la atribución del hecho delictivo, respetando los baremos que establece el Código Penal la cual regla las figuras delictivas. En suma, se tenga a bien la hipótesis de atribución de un hecho punible tal como regula el artículo 344.2 lit. a) del Nuevo Código Procesal Penal, para garantizar el derecho de defensa.

Art. 344.- Decisión del Ministerio Público

(…)

  1. El sobresimiento procede cuando:

a) El hecho objeto de la causa no se realizó o no puede atribuírsele al imputado;

4. Conclusión

Por tanto, de asumir una postura real, como la del profesor Schunemann, permitirá respetar la acción como piedra de toque para afirmar autoría delictiva en los delitos de comisión, y con mayor razón, para los delitos especiales que se caracteriza por la evitabilidad. Sin perjuicio, de que primigeniamente se sostuvo a la teoría de la infracción del deber. En esa lógica, es factible concluir conductas atípicas. Es decir, de no concurrir voluntad y conocimiento en la misma, por ende, se garantice una defensa eficaz, y se proscriba la responsabilidad objetiva a la luz del artículo Vll del TP del Código Penal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here