Historia de ejemplo: Giovanni Falcone el juez italiano cuya labor marcó un antes y un después en la lucha contra el crimen organizado

"Lo cierto es que esta historia de ejemplo que no solo supuso, una revolución en materia procesal y en la criminología moderna, sino también una reivindicación de jueces que anteponen el deber antes que inclusive su propia vida, y que efectivamente, son jueces que ejercen liderazgo, que marcan un antes y un después"

0
1111

Por Rodrigo Alonso Jauregui Huaman, estudiante de Derecho en la Universidad de Lima.

Sumario 1. La mafia siciliana: Antecedentes  2. La lucha contra la mafia siciliana “Cosa Nostra” 3. El maxijuicio de Palermo 4. Repercusiones

  1. La mafia siciliana: Antecedentes

La mafia siciliana “Cosa Nostra” tuvo su origen tras la caída del régimen feudal siciliano a mediados del siglo XIX. Debido al advenimiento de los movimientos unificadores de la época, los antiguos latifundistas desplegaron sus dominios en territorios los cuales debían ser fuertemente custodiados Dicho custodio estaba a cargo de administradores, capataces o vigilantes quienes ejercían un poder absoluto sobre dichos dominios mediante el uso de la intimidación y la violencia. Tras la huida de los aristocráticos de la nobleza siciliana primero a Palermo y después a Roma, para finalmente dejar sus tierras bajo el dominio absoluto de los gabelloti [1]. Serían estos últimos quienes establecerían una política de exacción de impuestos de forma indirecta mediante el subarrendamiento de las tierras, brindando seguridad ante la posible usurpación de terceros o de los propios campesinos dando origen a los capi mafiosi (jefes mafiosos).

Esto último también da cuenta del abandono y la nula presencia estatal que reinaba en Italia a mediados del siglo XIX, sobre todo en las zonas rurales y en Sicilia oriental. En tal sentido, el término “mafia, “maffia” o “spirito di mafia” surge en alusión expresa al bandolerismo, el malandrinaje, la “Camorra” o “la vendetta”. En ese sentido, la mafia va impregnándose en la vida política y económica del país durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, mediante el acopamiento de las instituciones públicas, los sangrientos crímenes contra los opositores y el establecimiento de relaciones criminales internacionales como con la Black Hand (Mano Negra) de Nueva York  para el transporte de narcóticos. Todo ello aunado a la laxitud del sistema de justicia siciliano plagado de una corrupción magnánima que servía a los intereses de la mafia.

Tras el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial y la consolidación del fascismo, los capos sufrieron una dura represión por parte del gobierno, por lo que se vieron obligados a replegarse por otras ciudades del mundo como su ala criminal en Nueva York o financiar a grupos de guerrilleros anticomunistas que luchaban contra el orden constituido. Asimismo se cree que la mafia brindó facilidades a los aliados para el desembarco en la Isla Siciliana ayudado por los servicios de inteligencia. Tras el término de la Guerra y entrados los años cincuenta, la mafia consolidó su poder en casi toda Sicilia, especialmente en las provincias de Trapani y Palermo.

En ese orden de ideas, surgen nuevas “Familias” (que componían la estructura mafiosa y abarcaban cierto territorio) como los Greco o Di Pisa que a diferencia de sus antecesores o los antiguos capi (cabezas) implementan una política criminal a gran escala y sin límite, inclusive rompiendo el mismo código mafioso para hacerse con el poder absoluto, siendo Salvatore Greco de la familia de los Ciaculli, el más avezado [2] [3]

  1. La lucha contra la mafia siciliana “Cosa Nostra”

La ciudad de Palermo se había convertido en la principal zona de operaciones de la mafia Cosa Nostra, por lo que imperaban los atentados, los crímenes y el narcotráfico por doquier. Así, se desata una cruenta y sangrienta batalla no solo contra los funcionarios del Estado (principalmente contra la judicatura), sino también contra partidos políticos opositores y capos rivales. En ese contexto, surge la figura del juez Giovanni Falcone, quien fue designado el 25 de septiembre de 1979 a un juzgado de instrucción en Palermo  por orden del Vocal Instructor Superior Rocco Chinnici tras el fallecimiento del juez Cesare Terranova a manos de la mafia. Falcone junto al “pool” (grupo) antimafia conformado por el también magistrado Paolo Borsellino, Giuseppe di Lello y Leonardo Guarnotta, centró su investigación en la ciudad de Palermo, el foco de actividad de la mafia y desarrolló una metodología de investigación basada en el rastro del dinero.

Tras la instrucción a Rosario Spatola, presunto miembro de la mafia (tras haberse adjudicado la mayor obra pública hasta ese entonces, para la edificación de más de 400 apartamentos a cargo del Instituto de Vivienda, sin ningún tipo de proceso), Falcone perfeccionaría su técnica “revolucionaria” para la época ya que pidió a los bancos de Palermo, el registro detallado y minucioso de todos los movimientos financieros de todos aquellos involucrados con la mafia, lo que actualmente puede parecer algo obvio para aquel  tiempo no lo era, y fue una estrategia que comenzó a dar frutos rápidamente.

Además, tras la designación de Antonino Caponnetto como Vocal Instructor Superior tras la muerte de Rocco Chinnici a manos de la mafia tras un coche bomba a las afueras de su casa, se brindan las condiciones necesarias para el interrogatorio a Tomasso Buccetta, ex miembro de la mafia, luego de que fuera extraditado desde Estados Unidos, quien expresa su deseo de colaborar con el juez Falcone. [4] Son 45 días de interrogatorio a quien sería pieza clave para la instrucción del Maxijuicio de Palermo. Durante el interrogatorio, Bucceta dio información clave sobre la estructura, los métodos de reclutamiento, las funciones de la mafia Cosa Nostra y sobre todo, de la “traición” de la familia de los Corleonesi hacia los códigos y principios de la misma mafia,  en cuya cabeza se encontraba el despiadado “Toto” Rina.

La mafia ya tenía conocimiento de todos estos sucesos, por lo que dejó clara su posición asesinando a sangre fría a Beppe Montana y Ninni Cassara en 1985, ambos miembros de policía encargados de la seguridad del “pool” antimafia. Por lo que se hizo necesario desplegar una red logística de seguridad nunca antes vista y la designación de nuevos jueces que se aboquen al expediente contra los capos mafiosos debido a la excesiva carga procesal, todo ello con el objetivo de dar inicio, de una buena vez, al maxijuicio de Palermo. [5]

  1. El maxijuicio de Palermo

El maxi juicio tuvo como principal propulsor al juez Giovanni Falcone. Este tuvo inicio el 10 de febrero de 1986 en una cárcel de Palermo, especialmente fabricada para el juicio, y se dictó sentencia en primera instancia casi dos años después en diciembre de 1987. El maxi juicio tuvo una cobertura periodística sui generis para la época, y al mismo tiempo se respiraba un ambiente de incredulidad de la lucha contra la mafia al ser considerada esta última, parte misma de la vida siciliana.

Fueron llevados a juicio 475 acusados, 119 de ellos fueron juzgados en ausencia (siendo Salvatore “Toto” Riina, líder de la familia de los Corleonesi, uno de ellos). Entre los miembros más avezados que se encontraban presentes al momento del juicio, podemos mencionar a  Giussepe Caló, Michele Greco o Luciano Leggio, todos ellos miembros o ex miembros de la “Cupola” (cúpula mafiosa). Los cargos atribuidos incluían 120 asesinatos, narcotráfico, extorsión y la introducción del nuevo delito de asociación mafiosa en el Código Penal Italiano. De los 475 acusados, 360 fueron condenados y  115 absueltos, se dictaron 19 cadenas perpetuas y más de 2660 años de prisión divididos entre todos los condenados.

A pesar del esfuerzo realizado, los estragos se sintieron no por parte de la mafia, sino dentro de la misma institución judicial, ya que el método instructor del juez Falcone había generado el recelo por parte de otros magistrados quienes mostraron una crítica insidiosa frente a su trabajo. Por tal motivo, el juez Antonino Caponetto fue reemplazado por el juez Antonino Meli, designado por el Consejo Superior de la Magistratura, a pesar de su nula experiencia en la lucha contra la mafia, y terminó por disolver el “pool” mediante un proceso de “normalización”.

Además, muchas sentencias emitidas durante el Maxijuicio fueron anuladas posteriormente por el Tribunal de Casación cuya corte presidía el juez Corrado Carnevale quien fue apodado como el “matasentencias” (amazza sentenze) ya que tenía una tendencia a anular sentencias por defectos de forma, por lo que posteriormente sería acusado de estar coludido con la mafia y del que finalmente sería absuelto. En consecuencia, para 1989 solo 60 acusados estaban bajo rejas, donde muchos de ellos se encontraban en hospitales psiquiátricos simulando enfermedades imaginarias, mientras otros seguían conservando enormes privilegios dentro de sus celdas. [6]

Afortunadamente, para el verano de 1992, la situación empezó a mejorar ya que los jueces Falcone y Borsellino retomaron las apelaciones que quedaban pendientes del Maxijuicio y rechazaron muchas de ellas, al mismo tiempo que consiguieron revertir algunas absoluciones que no se ajustaban a Derecho. Asimismo, Facolne asumió la responsabilidad de coordinar a nivel nacional la lucha contra el crimen organizado. Siendo el principal promotor de la creación de la DIA (Dirección de Investigación Antimafia) y la DNA (Dirección Nacional Antimafia), las cuales aún operan hoy en día. Asimismo, presentó ante el Ministro de Justicia Italiano Martelli un paquete de medidas antimafia referidas a la de confiscación de bienes, reclusión para jefes mafiosos y una ley de protección de testigos, quien a su vez sería remitida al Presidente de la República en ese entonces, Giulio Andreotti. [7]

  1. Repercusiones

La labor incesante del juez Giovanni Falcone y del “pool” antimafia como era de esperarse, no iba a ser perdonada por los capos de la mafia. Lamentablemente, en 1992 mientras conducía su coche en la vía que conduce del aeropuerto a la ciudad de Palermo, 1000 kilogramos de explosivos escondidos bajo tierra estallaron causando la muerte instantánea del juez Giovanni Falcone, su esposa la también magistrada Francesca Morvillo y los miembros de su escolta  Rocco Di Cillo, Vito Schifani y Antonio Montinaro. La orden de ejecución fue emitida por el líder de la familia de los Corleonesi, Salvatore “Toto Rina” y llevado a cabo por Giovanni Brusca y Nino Gioé.

El magistrado Paolo Borsellino también sería asesinado, cincuenta y siete días después, tras el estallido de un coche bomba en el frontis de su casa. Esto último generó una enérgica respuesta de la ciudadanía en contra de la mafia, por lo que el gobierno italiano que hasta no hace mucho había actuado con relativa laxitud frente a los capos mafiosos, se vio obligado a hacer una redada contra la mafia en su conjunto, capturando a Rina un año después en Palermo, y siendo condenado por más de 100 homicidios a cadena perpetua y confiscándosele bienes por más de 125 millones de dólares. La detención de Rina como cabecilla y la de sus principales asociados (entre ellos los ejecutores de Falcone y Borsellino) supusieron el debilitamiento de la mafia Cosa Nostra.

A principios del presente siglo, y tras la detención del que se cree último gran cabecilla de la mafia Bernardo Provenzano, se puede afirmar que la mafia Cosa Nostra ha quedado reducida a su mínima expresión, dando paso al surgimiento de nuevas organizaciones criminales como la Ndrangheta. Lo cierto es que esta historia de ejemplo que no solo supuso, una revolución en materia procesal y en la criminología moderna, sino también una reivindicación de jueces que anteponen el deber antes que inclusive su propia vida, y que efectivamente, son jueces que ejercen liderazgo, que marcan un antes y un después. En ese sentido, podemos encontrar en los jueces del “pool antimafia” con el magistrado Giovanni Falcone a la cabeza, las principales características que debieran ser inherentes a la labor judicial. A modo de conclusión, la vía siciliana que hoy lleva su nombre y el gran modelo que supuso su labor en la judicatura (siendo el juez Baltazar Garzón, uno de ellos) no hace más que recordar su inmenso legado [8] [9].


Referencias bibliográficas:

  1. Gabellotti es un término originario de Sicilia referido a las personas que alquilaban tierras a corto plazo a aristocráticos, los cuales se encuentran a la vez, en estrecha relación con la mafia siciliana Cosa Nostra.
  2. Pardo, Yolanda (2017). Organizaciones Mafiosas Italianas: Estudio Particular de la Implicación de Menores. Tesis Universidad Autónoma de Barcelona. pp. 23-62. Consulta https://repositorioinstitucional.ceu.es/jspui/bitstream/10637/11554/7/Organizaciones_Pardo_UAOTesis_2017.pdf
  3. De acuerdo a la descripción de Tomasso Bucceta, a principios de los años sesenta, la mafia Cosa Nostra tenía como cabeza a Salvatore Greco de la familia de los Ciaculli, y en los capomandamento a Antonino Matranga de la familia de los Resultana, Mariano Troina de la familia de los San Lorenzo, Calcedonio di Pisa de la familia de Noce, Cesare Manzella de la familia de los Cinici, entre otros.
  4. Bucceta era un “pentito”, el cual es un término italiano que hace alusión al arrepentimiento de miembros pertenecientes a organizaciones criminales o terroristas que deciden colaborar con la justicia
  5. Para mayor ilustración de la vida y obra del juez Giovanni Falcone. Ver película: Velazquez, J (2016) Para el trabajo: Excelent cadáveres. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=eH59ilXyDW0
  6. Giovanni Falcone (2020) En: Wikipedia. Artículo en línea https://es.wikipedia.org/wiki/Giovanni_Falcone
  7. Falcone, G. y Padovani, M. (2006) Cosas de la Cosa Nostra. Ediciones Barataria. En op. cit. pp. 35-45.
  8. Efe- Ansa-AP (1993) Cosa Nostra asesinó al juez Giovanni Falcone. El Tiempo. Artículo en línea https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-260019
  9. Redacción El Independiente (2017) 17.56 horas, el juez tiene que morir. El Independiente. Artículo en línea. https://www.elindependiente.com/politica/2017/05/19/17-55-horas-el-juez-tiene-que-morir/

Fuente de imagen: Giovanna Flores Medina WordPress.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here