Por Miluska Gutierrez Vega, asociada senior de Garrigues (Perú), abogada por la PUCP y máster en derecho bancario y financiero por la PUCP.

Es frecuente la duda sobre si el blockchain es una tecnología que solo se utiliza para las criptomonedas. La respuesta es no. Aun cuando se trata de una tecnología que permite registrar eventos de una forma totalmente innovadora y que, como consecuencia de ello, puede generar grandes cambios en distintas esferas, en este artículo se pretende describir brevemente las distintas utilidades de este sistema en los diferentes aspectos del sistema financiero y el crecimiento que podría importar su uso desarrollado y descentralizado. Una revisión de las experiencias más destacadas, todas en una fase incipiente de desarrollo, nos permitirán tener algunas ideas de posible aplicación en el Perú.

A manera de ejemplo y como detallaremos más adelante, la tecnología blockchain puede utilizarse o ser aplicada en la prestación de servicios que ofrecen las entidades financieras (incluyendo la estructuración y diseño de los procesos internos de las entidades). En la otra cara de la moneda, las entidades supervisoras pueden usar también dicho mecanismo en la implementación de las actividades de inspección, vigilancia y control que realizan. Específicamente, se señala que el blockchain podría ser una respuesta interesante a los problemas de inclusión financiera, dado que, a partir de procesos de regulación, se podría generar eficiencia, entrada al mercado y acceso a los recursos financieros de los que un alto porcentaje de la población (peruana, por ejemplo) carece actualmente.

¿Qué es el ‘blockchain’?

 Durante los últimos años, el término blockchain se ha convertido en un lenguaje universal y está directamente asociado a las nuevas tecnologías con mayor poder para transformar la forma en que el sistema financiero ofrece productos y servicios (ya sea a través de mejoras en procesos operativos (back-office) como en interfaces o en nuevas formas de interacción con el cliente (frontoffice).

El blockchain o cadena de bloques puede ser definido como un registro público de transacciones que se mantiene mediante una red distribuida de computadores. Para funcionar como tal, no es necesario que cuente con el respaldo de alguna autoridad central o una tercera parte, por lo que permite crear un esquema transaccional libre de intermediarios, mediante el uso de algoritmos criptográficos. Sin embargo, hace ya algunos años también, esta tecnología ha sido referida como un método que supera a las criptomonedas, y algunos autores creen que debería ser referida como una tecnología que permite intercambiar valor.

Dentro de sus principales atributos, se pueden resaltar la agilidad y seguridad al administrar la identidad de los actores en la red, así como al rastrear los activos intercambiados. Al no contemplar intermediarios en su estructura, importa una disminución de costos y una reducción sustancial de la incertidumbre en las transacciones.

Tradicionalmente se ha utilizado como modelo para las criptomonedas

Si bien la tecnología de la cadena de bloques se empezó a estructurar como soporte de las criptomonedas (y de manera particular, del Bitcoin), es importante resaltar que tanto el sector privado como algunos gobiernos han encontrado un potencial uso en dicha herramienta, sin limitar su destino a los mercados financieros.

Actualmente, se entiende que las criptomonedas (criptodivisas o criptoactivos) son una representación digital de un valor. Es decir, no son una moneda (i.e. al no tener respaldo de algún banco central) pero se utilizan como medios de pago. Estas pueden ser comercializadas digitalmente y tienen las características de unidad de cuenta, unidad de intercambio y unidad de uso.

Para Pacheco[1], dentro de las principales características de las criptomonedas se pueden destacar las siguientes: a) no tienen representación física; b) son descentralizadas, esto es, no están bajo el control de ningún Estado o entidad financiera; c) tienen carácter internacional; d) son anónimas, permitiendo preservar la privacidad en las transacciones; e) no necesitan intermediarios; f) tienen una función aceleradora ya que otorgan agilidad a los intercambios y a las operaciones de pago.

Continúa dicha autora, diferenciando algunos conceptos a tomar en cuenta cuando nos referimos a blockchain:

– Cadena de bloques: se entiende como un registro de contabilidad pública, por medio del cual se muestran las transacciones confirmadas. Tanto la integridad como el orden cronológico de la cadena de bloques se materializa a través de la criptografía.

– Minería: este mecanismo permite transmitir y confirmar las transacciones pendientes a ser incluidas en la cadena de bloques. Este proceso hace cumplir un orden cronológico en la mencionada cadena, protege la neutralidad de la red y permite un acuerdo entre todos los equipos sobre el estado del sistema.

Otros usos del ‘blockchain’

Hemos visto de manera general en qué consiste el blockchain y cuál es el uso que tradicionalmente se le ha otorgado a esta tecnología. Sin embargo, hay que considerar otros beneficios de esta herramienta y analizar su potencialidad para el mercado peruano.

A. Mercado de crédito

Algunos bancos ya han mostrado diversas iniciativas hace algunos años. Santander, por ejemplo, creó Santander InnoVentures. Este es un fondo de capital emprendedor de Grupo Santander que invierte en startups fintech y verticales adyacentes para acelerar su crecimiento y ayudar a los emprendedores y sus equipos, además de apoyarles con capital, el tamaño y la experiencia de Santander. Este fondo tuvo como objetivo investigar e implementar posibles usos del blockchain en servicios financieros, identificando más de veinte posibles usos incluyendo transferencias internacionales, préstamos sindicados y administración colateral.

Desde su lanzamiento en 2014, InnoVentures ha invertido en más de 30 empresas, lo que le convierte en uno de los fondos de fintech de bancos más activos del mundo.

Algunos de los principales usos de la tecnología blockchain en los mercados de crédito son los siguientes:

  • En los pagos transfronterizos a bajos costos, que permite hacer transacciones financieras a nivel internacional en un menor tiempo y a un menor costo. Así, de un lado, se logra reducir el costo en comisiones y, de otro lado, proporciona visibilidad y transparencia de la transacción de extremo a extremo.
  • En los denominados “smart contracts”, lo que permitiría tener la trazabilidad de una operación de crédito, y del trámite en sí mismo. En tal medida, sería posible realizar procesos complejos como garantías de préstamos y contratos de futuros, e incluso el establecimiento de prioridades de pago.
  • En los sistemas de pago. Como hemos indicado, se podrían eliminar intermediarios de las instituciones financieras, lo cual mejoraría la eficiencia del servicio y reduciría los costos de transacción.
  • En la supervisión financiera, siendo que la mayor ventaja de este proceso es la actuación del supervisor en tiempo real. La cadena de bloques podría, entonces, contener datos del supervisor y analizar la información de las empresas corporativas.
  • En los sistemas de contabilidad financiera, en los que, junto con los smart contracts, sería posible realizar un registro de operaciones activas y pasivas de las entidades de crédito, facilitando la contabilidad, automatizándola en una cadena de bloques.

B. Mercado de valores

El uso del blockchain básicamente puede ser utilizado en las operaciones que se llevan a cabo en el mercado de valores. A manera de ejemplo, podríamos citar las siguientes:

  • En la banca de inversión, en el tradingy liquidación de préstamos sindicados. Mediante el uso de esta tecnología, los clientes corporativos podrían beneficiarse de cronogramas de liquidación de operaciones más cortos.
  • En los procesos de emisión de valores, específicamente en caso de valores de renta fija, se puede programar el pago de capital e intereses. En caso de instrumentos de renta variable, se pueden establecer registros frente al cambio de titularidad y pago de dividendos.
  • En la etapa de cumplimiento en la negociación de valores, en la que se facilitaría, por ejemplo, la función de auditoría para rastrear las negociaciones.
  • En eventos corporativos, se pueden reducir los tiempos de ejecución de negociación de contratos financieros, siendo que esta reducción tiene como contracara el aumento de liquidez de las instituciones financieras.

C. Mercado de seguros

Las aplicaciones de la cadena de bloques en el mercado de seguros son diversas, entre las que podemos citar las siguientes:

  • En los procesos de verificación de los bienes como interés asegurable (i.e. facilidad para verificar por ejemplo la propiedad de un bien asegurado).
  • En materia de lavado de activos, en la verificación de datos de clientes y transacciones (esto puede ser también de aplicación en el mercado de créditos).
  • En prevención y atención de reclamos, al permitir que varias personas tengan acceso y puedan actualizar (en tiempo real) la información relevante. 

¿Podemos pensar en usarlo en Perú?

Habiendo descrito una primera visión de aquellas aplicaciones que pueden ser otorgadas al blockchain y, en algunos casos, que ya se vienen usando en los distintos mercados, la pregunta inmediata que surge es: ¿y qué pasaría en Perú si buscamos tener aplicaciones similares?

Creo que esa respuesta dependerá de cada entidad financiera, en función a la necesidad, su apetito de riesgo y la eficiencia que buscan lograr en sus servicios financieros.

Sin embargo, sería interesante mencionar algunos aspectos (generales) que serán transversales al sector financiero en general.

Como un primer punto, podríamos aludir al potencial para la inclusión financiera. Así, la tecnología blockchain puede reducir considerablemente los costos de los servicios financieros, facilitando por ende la inclusión financiera de la población desbancarizada. Específicamente, en los costos de información. Al ser la cadena de bloques un super registro contable distribuido, descentralizado y público, la información sobre las transacciones o posibles transacciones está a la disponibilidad de cualquier agente.

Las oportunidades de blockchain se derivan de la capacidad de la tecnología para operar tokens que otorgan acceso a una cartera alternativa de servicios financieros que el sistema financiero actual es incapaz de satisfacer.

Como un segundo aspecto y muy ligado con el anterior, en términos de eficiencia, la tecnología blockchain sirve, sobre todo, para tener una trazabilidad fidedigna de todas las transacciones hechas en un determinado mercado. Esto podría ayudar a mitigar enormemente las asimetrías de información, debido a que cualquier individuo puede consultar la trazabilidad de determinada transacción de su interés, sabiendo todos los detalles de una manera sencilla y sin que la búsqueda de la información suponga altos costos de transacción.

Como un tercer aspecto, creemos que tendría mucha utilidad en términos de supervisión e incluso regulación. La política regulatoria podría tener como uno de sus objetivos el uso de la tecnología blockchain con el fin de establecer servicios financieros más eficientes y con menores costos. Una manera interesante y actualmente incorporada en las legislaciones de varios países de la región (incluido el Perú), sería a través del regulatory sandbox (caja de arena regulatoria). Específicamente, en este punto, ya se ha hablado de utilizar estándares generales para la aplicación de esta tecnología.

Conclusiones

Creemos que el blockchain es ahora un lenguaje universal, cuyo uso no está (o no debería estar limitado a los criptoactivos). En efecto, son muchas las ventajas y desventajas que esta herramienta importa. Como todo, un uso adecuado de la misma podría generar cambios inesperados en los distintos sectores de nuestra vida.

Específicamente en materia financiera, entre las principales áreas en las que el blockchain puede incursionar se destacan los medios de pago, los mercados de capitales e inversión y los procesos de cumplimiento. La aplicación de esta tecnología tendrá como resultado, principalmente, mayor eficiencia (entre otros, en términos de ahorro de costos de transacción) y una mayor inclusión financiera. Lograr el uso generalizado de blockchain en el sector financiero requiere del trabajo conjunto de bancos, empresas, innovadores y reguladores. Esto, a su vez, permitirá el levantamiento de las barreras tecnológicas, operativas y comerciales que se han identificado en el marco de la implementación de este proceso.


Referencias

[1] PACHECO JIMENEZ, M. N. (2016). Criptodivisas: del bitcoin al MUFG. El potencial de la tecnología blockchain. Revista CESCO De Derecho De Consumo, (19), 6-15. Recuperado a partir de https://revista.uclm.es/index.php/cesco/article/view/1180

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here