Corrupción y Cultura: ¿Por qué un ex presidente investigado por Corrupción es elegido como el congresista más votado?

"Quizás esta forma cultural de entender el intercambio de favores sea el caso de gran parte de los más de 165,000 electores que le otorgaron el título de congresista más votado al ex mandatario Martín Vizcarra".

0
575

Por Enzo Dunayevich Morales, bachiller en Derecho por la PUCP,  investigador en el Grupo de Investigación en Derecho Penal y Corrupción (DEPEC)  y asociado extraordinario de THĒMIS

El denominado caso Vacunagate[1] ha logrado vincular la figura de Martín Vizcarra con la corrupción, hecho que linda con lo paradójico al tratarse de un ex presidente que gobernaba con un discurso de oposición tajante a las prácticas corruptas en el Estado. No obstante, a raíz de este escándalo la Fiscalía de la Nación abrió el pasado 15 de febrero una investigación preliminar en contra del ex mandatario por delitos de corrupción[2] y el Congreso de la República presentó una denuncia constitucional en su contra, la cual devino en la reciente inhabilitación para el ejercicio de la función pública por 10 años.[3]

En particular, se acusó al ex presidente de haber utilizado la vacuna de la empresa farmacéutica Sinopharm para inmunizarse a él y sus familiares, sin transparentar esta situación a los ciudadanos. Precisamente, esto fue lo que generó más indignación pues mientras el gobierno embanderaba la frase “el Perú primero”, el ex jefe de Estado y sus familiares ya se encontraban vacunados antes que muchos médicos, adultos mayores y cientos de personas que se iban sumando a una curva creciente de defunciones por enfermedades vinculadas al coronavirus.

A pesar de estos graves hechos, el ex Jefe de Estado resultó electo como el congresista más votado en los recientes comicios electorales[4]. ¿Cómo explicar esta situación? No parece ser que los electores ignoren los hechos del caso Vacunagate pues este fue difundido ampliamente en diversos medios alrededor del país y del mundo. Quizás sucede –y esto es solo una hipótesis– que para el elector peruano los hechos del ex presidente no son leídos como corrupción y, en esa medida, existe cierta tolerancia o aprobación a su accionar. En los siguientes párrafos desarrollaré brevemente esta hipótesis –aunque, desde luego, esta es una de las tantas lecturas que pueden plantearse–.

Pues bien, la corrupción, entendida desde la dicotomía público-privado, se define como el abuso de poder público para beneficio privado. Este es un concepto acogido por convenciones internacionales tanto universales como regionales, tales como la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, la Convención contra la delincuencia organizada transnacional (Convención de Palermo), la Convención Interamericana contra la corrupción (CICC) y la Convención de la OCDE para combatir el Cohecho de servidores públicos extranjeros en transacciones comerciales internacionales.

No obstante, si bien esta definición es de utilidad para analizar casos de macro corrupción, encuentra dificultades en sociedades o culturas como la peruana, donde es posible entender a un intercambio de favores como un acto ético o correcto, a pesar de que los organismos internacionales lo entienden como un hecho de corrupción. Es decir, una de las dificultades del concepto de corrupción de los tratados internacionales radica en que existen diferencias importantes entre la corrupción reconocida por el ordenamiento jurídico y los actos de corrupción calificados por la población (Montoya, Guimaray, Novoa, Rodríguez & Torres: 2016, pp. 17).

Por ello, un concepto más interdisciplinario permitiría analizar en su complejidad lo sucedido en casos como el Vacunagate. Y es que, “a diferencia de un concepto de corrupción centrado en la burocracia estatal y que presenta al fenómeno como universal, una aproximación antropológica propone situar el fenómeno histórica y culturalmente, abarcando esferas de la vida cotidiana más allá del Estado” (Motta & Nunez: 2019, pp. 78). En efecto, evaluar el factor cultural en hechos de corrupción nos permite entender que, por ejemplo, el nepotismo (la práctica de beneficiar con favores a familiares) suele ser percibido por algunas personas como un deber de solidaridad, lealtad, confianza y amistad y, por lo tanto, no es considerado como un acto corrupto, a diferencia de lo que señala la normativa nacional e internacional. Se trataría de un contexto cultural en donde las personas perciben al intercambio de favores como una forma de ayuda mutua y recíproca.

Esto ha sido constatado en diversos estudios, como el realizado en México, donde muchos de los participantes encuestados coincidieron en que el funcionario público tiene la obligación de ayudar a sus familiares o amigos más cercanos, de lo contrario perdería la estima social y pasaría a ser considerado un mal ciudadano, un mal padre, mal esposo, mal amigo; etc. El testimonio de dos funcionarios mexicanos grafica al otorgamiento de favores a familiares, valiéndose de un cargo público, como un deber para con los seres queridos en vez de un acto corrupto.

“En lo particular, no siempre pero sí he hecho cosillas para ayudar a los amigos y a la familia. Principalmente a la familia (Entrevista a funcionario B. GZ)”. “Si yo no hiciera esto sí me sentiría mal, porque sería egoísmo […] A uno en su casa lo han enseñado a ser gente con los de uno” (Entrevista a funcionario E. GZ). (Zalpa, Tapia & Reyes: 2014, pp. 166).

Quizás esta forma cultural de entender el intercambio de favores sea el caso de gran parte de los más de 165,000 electores que le otorgaron el título de congresista más votado al ex mandatario Martín Vizcarra. Ante una situación de emergencia sanitaria, ayudar a un familiar podría ser entendido como un deber social de un funcionario público que en razón de su cargo cuenta con las posibilidades de agilizar un trámite en el sector salud para salvar la vida de un ser querido. Claro está que este razonamiento genera una incompatibilidad o un desprecio por el sistema jurídico que califica estos hechos como corrupción, pero a la vez produce una justificación social del accionar del funcionario quien solo buscaría proteger a su familia o amigos. En el caso del ex mandatario, el argumento cultural llevaría a entender que Vizcarra ejerció su cargo público en un contexto cultural en donde es un deber del funcionario público ayudar a sus seres queridos.

Sin perjuicio de lo anterior, cabe precisar que entender al intercambio de favores en el contexto cultural en que se desarrollan no busca ejercer una defensa del ex presidente ni justificar su accionar. Por el contrario, plantea comprender el problema en su real magnitud. En efecto, si nos encontramos ante una situación de condicionamiento cultural donde existe incompatibilidad entre el concepto jurídico de corrupción y el que manejan los ciudadanos, entonces las medidas penales y administrativas, como una acusación constitucional o un proceso penal, son insuficientes. Asimismo, el argumento cultural tampoco pretende justificar al electorado pues qué duda hay de que la cultura puede contener elementos nocivos que generan daños a terceros y deben ser cambiados. En el caso específico del Vacunagate, es evidente que muchas personas pudieron ser vacunadas con las dosis aprovechadas por el expresidente, sus familiares y los demás funcionarios comprometidos.

En definitiva, el caso analizado en estas líneas y la elección de Martín Vizcarra como congresista más votado nos enseñan que una efectiva lucha anticorrupción muchas veces demanda un cambio en la cultura. Significa que las personas deben interiorizar un concepto que define como corruptas muchas prácticas de intercambio de favores que ahora mismo pueden estar toleradas a nivel cultural. Y es claro que esto no se logra cabalmente mediante tratados internacionales o artículos en el Código Penal. Sin duda, si cabe una reflexión en miras a los procesos en curso contra el ex mandatario es que las medidas legales resultan insuficientes para modificar una forma de relacionarse que muy probablemente se encuentra condicionada culturalmente.


BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS

Montoya, Yvan (Coord.), Guimaray, Erick, Novoa, Yvana, Rodríguez, Julio & Torres, David.  Manual sobre delitos contra la administración pública. Segunda edición. Lima: IdehPucp, Open Society Foundations. 2016.

Motta, Angélica & Nunez, Arón. ¿Tienen algo que ver la ciudadanía sexual y la corrupción? En: La biología del odio: retóricas fundamentalistas y otras violencias de género. Lima: La Siniestra Ensayos. 2019.

La República. Funcionarios del gobierno de Vizcarra se vacunaron con 2.000 dosis que donó Sinopharm. https://larepublica.pe/politica/2021/02/14/mas-de-50-funcionarios-de-gobierno-de-vizcarra-se-habrian-vacunado-con-las-dosis-extra-de-sinopharm/?ref=lre. Consulta: 16 de abril de 2021.

La República. Inician diligencia preliminar contra Martín Vizcarra por caso Vacunagate. https://larepublica.pe/politica/2021/02/15/inician-diligencia-preliminar-contra-martin-vizcarra-por-caso-vacunagate/?ref=lre. Consulta: 16 de abril de 2021.

El Comercio. El expresidente Vizcarra, el más votado para un atomizado Parlamento peruano. https://www.elcomercio.com/actualidad/expresidente-vizcarra-votaciones-parlamento-peru.html. Consulta: 16 de abril de 2021.

Congreso de la República. Resolución legislativa del Congreso que inhabilita por diez años para el ejercicio de la función pública al expresidente de la República Martín Alberto Vizcarra Cornejo. https://img.lpderecho.pe/wp-content/uploads/2021/04/Resolucion-Legislativa-020-2020-2021-cr-LP.pdf

[1]Revisar:https://larepublica.pe/politica/2021/02/14/mas-de-50-funcionarios-de-gobierno-de-vizcarra-se-habrian-vacunado-con-las-dosis-extra-de-sinopharm/?ref=lre.

[2] Revisar: https://larepublica.pe/politica/2021/02/15/inician-diligencia-preliminar-contra-martin-vizcarra-por-caso-vacunagate/?ref=lre.

[3] Revisar resolución de inhabilitación: https://img.lpderecho.pe/wp-content/uploads/2021/04/Resolucion-Legislativa-020-2020-2021-cr-LP.pdf

Cabe señalar que la defensa del ex mandatario ha interpuesto demandas de amparo que se encuentran pendiente de calificación por el Poder Judicial.

[4] Revisar: https://www.elcomercio.com/actualidad/expresidente-vizcarra-votaciones-parlamento-peru.html

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here