Por  Gabriel Bravo Taquía, estudiante en la Facultad de Derecho de la PUCP e integrante de la comisión de Desarrollo Social de Themis, Khuska

Introducción

Somos testigos de uno de los peores eventos de la historia contemporánea. Tras semanas de amenazas entre países y organizaciones intercontinentales, Rusia decidió invadir Ucrania el 24 de febrero. Ello ha cobrado la vida de militares y civiles, aparte de la movilización de miles de personas que buscan escapar de la zona de conflicto. Ante esta situación, es importante analizar y reflexionar sobre las causas que han llevado al inicio de esta guerra en Europa del Este. Asimismo, abordar la protección internacional con la que cuentan las personas que buscan refugio en países contiguos a Ucrania, sin dejar de visibilizar las dificultades en el acceso a garantías de sus derechos.

El origen del conflicto: desde la Segunda Guerra Mundial hasta las raíces soviéticas

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial (1945), Rusia tomó posesión de los territorios que había conquistado Alemania de Europa Oriental y Central[1]. De esta forma, se constituye aún más grande y poderosa la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), siendo la potencia más influyente en Europa del Este. Esta creciente influencia soviética era vista con ojo avizor por las naciones occidentales, especialmente por EEUU.

En ese sentido, en 1949 se crea la OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte), promovida por países europeos y el norteamericano para establecer una alianza formal contra la amenaza soviética en caso buscaran avanzar hacia Occidente[2]. Naturalmente, este tratado no fue bien visto por la URSS. En respuesta, se firmó el Pacto de Varsovia en 1955 que consistía en una alianza entre países de Europa del Este (entre los que se encontraban Polonia, Hungría, Bulgaria, entre otros) contando con China entre sus observadores. Tras finalizar la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín, este Pacto terminó[3]. Desde entonces, la OTAN se ha acercado a los países nacidos tras la caída de la URSS, lo cual ha sido criticado por Rusia en tanto, originalmente, la OTAN se había comprometido a no buscar extender su conformación hacia el Este.

Como se ha expuesto, la organización internacional invitó e incluyó a nuevos países en la lista tales como: Hungría, Polonia, República Checa, Bulgaria, Letonia, Rumanía, Estonia, entre otros más. Geográficamente, esto ha construido un muro que avanza hacia territorio ruso dándole gran influencia a Europa y, principalmente, EEUU en el este. Es entonces que, para el 2004, prácticamente todos los países que en algún momento formaron parte del Pacto de Varsovia ahora integraban la OTAN o la Unión Europea[4]. Esta es la línea de pensamiento que enarbola Vladimir Putin, líder de Rusia, para intentar justificar su invasión.

En este punto, ¿tan aislado se encuentra Rusia que no puede «contraatacar» económicamente? Sobre ello hay 2 puntos que deben destacarse:

  • La dependencia europea del petróleo ruso
  • La dependencia europea del gas ruso

Rusia posee recursos que son esenciales para la energía de Europa, lo que les hace dependientes del gigante euro-asiático en ese sentido[5]. Por ello, se clama la mayor intervención de EE. UU. para que pueda proveer los recursos necesarios y las sanciones económicas que han sido anunciadas desde el G7 y comunicados de diversos países puedan ser sostenibles a largo plazo. Es posible mencionar entonces que Rusia tiene soporte económico para mantener su campaña bélica, aún así hemos visto que el argumento de Putin gira principalmente en torno a la seguridad nacional rusa[6].

Ante lo mencionado, ¿en qué punto se ve involucrado Ucrania? Debe tomarse en cuenta que Rusia no tiene salida o un puerto hacia aguas cálidas. Con ello mencionado, debemos remontarnos hacia el 2014. Durante este año Rusia anexó Crimea (hecho que sigue siendo polémico a día de hoy) logrando controlar además el puerto de Sebastopol que le permite tener acceso a las aguas cálidas finalmente[7]. Incluso, militarmente, este puerto es importante estratégicamente pues las otras salidas aledañas están controladas por países de la OTAN: el Mar Negro por Turquía y el estrecho de Skagerrak por Dinamarca y Noruega. Ucrania, como se evidenció en las últimas semanas, había mostrado la intención abierta de formar parte de la OTAN, lo cual no se había producido antes por la presión rusa (traducida en milicias prorrusas en la propia Ucrania) de evitar tener tan cerca de un país de la OTAN que, además, perjudique su dominio sobre Sebastopol[8]. Siendo esta la visión de Rusia sobre la situación, aterrizada en el ataque a Ucrania y toma de control en Donbás y, para el 27 de febrero, presencia en Kiev.

Ucrania: de luchas internas a movilizaciones civiles

En las líneas anteriores se buscó explicar las motivaciones que tiene Putin para atacar a Ucrania. Sin embargo, debe mencionarse que los actos de Putin y de Rusia configuran un atentado contra el desarrollo de este país. El impedimento de unirse a una organización que consideran beneficiosa para sus intereses va contra el respeto de la soberanía nacional y el orden internacional. Ello, aún así, no brinda un panorama completo, pues también resulta necesario rememorar sobre el contexto en Ucrania, en donde se han registrado diversas movilizaciones previas a la invasión rusa.

En 2013, Víktor Yanukóvich, el entonces jefe de Estado ucraniano, suspendió la firma del Acuerdo de Asociación y de Libre Comercio con la Unión Europea. Este hecho llevó a que las protestas en Kiev empezaran a razón de lo que supondría cortar lazos con el resto de los países europeos. Aún así, esta no es la única razón de las protestas puesto que también había interés económico por parte de cierto sector de la población. Según el Instituto Internacional de Sociología de Kiev (KMIS), “el apoyo social a la Unión Aduanera con Rusia es ligeramente superior (38% de la población) al obtenido por el acuerdo de Asociación con la UE (37,8%)”[9]. Adicionalmente, en las zonas cercanas a Rusia el apoyo hacia acuerdos con la Unión Europea es bajo[10].

Un día después, iniciaron protestas en Kiev por esta clara señal de no colaboración con el resto de los países europeos. Sería una situación tensa que no pararía de escalar, cobrando notoriedad los grupos paramilitares de derecha[11]. Incluso llegaría el lamentable día conocido como el “Jueves Negro” (20 de febrero de 2014) que cobraría la vida de 50 civiles con la actuación del gobierno ucraniano.

La crisis en Ucrania desestabiliza a Yanukóvich, quien huye del país a los pocos días sin haberse terminado por controlar al país. Es entonces que el 22 de febrero el Parlamento lo destituyó de su cargo[12]. Sumado a la crisis política, se promulga una ley que deja a la lengua rusa como no oficial[13]. Es entonces que Crimea y Sebastopol exigen su separación de Ucrania, pero el gobierno ucraniano no considera eso posible por lo que se generan los primeros enfrentamientos[14]. Posteriormente, en mayo de 2014, Donetsk y Lugansk realizan referéndums y declaran su independencia de Ucrania[15]. Desde ese momento se producen los enfrentamientos entre separatistas y el gobierno ucraniano, lo que ha sido empleado como la excusa de Putin para llevar a cabo una invasión que solo termina afectando al pueblo ucraniano.

Derechos de refugiados, estándares internacionales y dificultades

En el contexto descrito, resulta importante dirigir la atención hacia los estragos del conflicto en materia de derechos humanos. Así, son las personas refugiadas las principales afectadas, en tanto no debe dejarse de lado que necesitan protección internacional, pero a la vez también atención a necesidades específicas. Sobre ello, ACNUR hace una distinción entre “vulnerabilidad situacional” y “vulnerabilidad individual”[16]. La primera hace referencia “a las circunstancias durante la ruta o en los países de destino que ponen a los migrantes en riesgo” (como se ha mostrado por las noticias los civiles se encuentran atrapados en su país, siendo pocos los que han logrado salir) y la segunda refiere a “características o circunstancias individuales que ponen a una persona en un riesgo particular como el que experimentan” como los infantes[17].

En este sentido, puede señalarse que los civiles han visto vulnerados sus derechos contemplados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en su artículo 5 y 6 al atentar contra las vidas de civiles ucranianos[18]. Aunque es cierto que este pacto permite la suspensión de derechos (art.4) ello no implica que pueda ser permitido durante un conflicto la tortura o el trato inhumano, lo cual tristemente es recurrente en las guerras que ocurran escenarios donde la población sufra descargos de los militares. Además, el derecho internacional humanitario señala que durante los conflictos se ven vulnerados diversos derechos humanos tales como el derecho a la salud, a la alimentación, al medio ambiente, entre otros[19]. A pesar de estas advertencias, ya se han visto vulnerados derechos defendidos por la Convención de Ginebra de 1949 como la prohibición del uso de armas explosivas en zonas pobladas de civiles, pero ello no se está cumpliendo ante la difusión de vídeos donde se puede observar ataques a zonas habitadas.

De acuerdo a la Unión Europea, las personas refugiadas son aquellas que se encuentran en territorio diferente al de origen por circunstancias que requieren de protección internacional[20]. Ello especifica que huyen porque en sus países natales se encuentran en conflictos bélicos. Cabe mencionar que se añaden otras situaciones que entran en la definición de refugiados, tales como la violencia generalizada o la persecución[21]. Este punto se encuentra desarrollado en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, la cual otorga a las naciones la responsabilidad de atender a personas con las características mencionadas[22]. Del mismo modo, se encuentra establecido en el Estatuto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)[23]. Importante señalar que otros instrumentos jurídicos relevantes (regionales) son la Declaración de Cartagena, La Declaración sobre el Asilo Territorial de 1967, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención de 1969 de la Organización de la Unidad Africana (OUA).

En el caso de las y los ucranianos, tan solo con el inicio de la guerra se han producido las siguientes cifras:

  • Naciones Unidas confirmó al menos 240 bajas civiles, incluyendo la muerte de al menos 64 personas[24].
  • La ONU aseguró en un primer momento que entre 1 y 5 millones de ucranianos abandonarán sus hogares y se repartirán por los países vecinos [25].
  • Solo en las primeras 48 horas 70.000 ucranianos salieron del país, la mayoría de ellos hacia Polonia[26].
  • Unas 115.000 personas han cruzado ya la frontera a Polonia desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, según informó el viceministro del Interior polaco, Pawel Szefernaker[27].
  • A Moldavia han llegado más de 20.000 ucranianos, según la primera ministra, Natalia Gavrilita[28].
  • Miles de ucranianos, en su mayoría mujeres, han llegado a Hungría a pie, arrastrando maletas tras cruzar un paso fronterizo al que ha acudido el primer ministro magiar, Viktor Orbán[29].
  • Save The Children calcula que unos 400.000 infantes se encuentran en las zonas más peligrosas de la guerra[30].

En este contexto, la Convención de 1951 y el Protocolo ya mencionado surgen como las herramientas más útiles para determinar el marco jurídico que regula a la población refugiada. Entre sus puntos establecen responsabilidades claras hacia los Estados que forman parte de este acuerdo: i) toda normativa que sea promulgada en relación a los refugiados deben ser comunicada a la ONU para verificar que esté acorde al estándar internacional ii) no se le puede exigir a la población refugiada el principio de reciprocidad (por el cual se les tratará acorde a cómo están ordenados los derechos en su país natal) al no contar con seguridad y ser la razón de su desplazamiento iii) deben cooperar con ACNUR para la correcta aplicación de los tratados en beneficio de la población vulnerable siguiendo el art.35 (ACNUR 2012)[31].

En este sentido, es importante hacer mención sobre lo que se entiende por “derecho internacional de los refugiados”. Para ACNUR, es “el compendio de normas consuetudinarias y de instrumentos legales internacionales que establecen estándares de protección a los refugiados. El derecho internacional de los refugiados, los derechos humanos y el derecho internacional humanitario se complementan entre sí”[32]. Aun así, aunque la situación de los refugiados se encuentre regulada por diferentes escenarios internacionales, ello no implica que no enfrenten dificultades:

  • De acuerdo a la fundación Bartelsmann, el porcentaje de paro entre la población refugiada de la UE es mayor que entre la población inmigrante (ACNUR Comité Español, 2018).
  • El 61% de los niños refugiados tienen acceso a la educación primaria. En educación secundaria, tan solo un 23% de refugiados adolescentes están matriculados (ACNUR Comité Español, 2018).
  • Las personas refugiadas han reportado cuadros de insomnio, comportamientos obsesivos, pesadillas, recuerdos terroríficos y determinada tendencia al aislamiento social (ACNUR Comité Español, 2018)[33].

En ese sentido, las estadísticas dan cuenta de una clara vulneración de los derechos de las personas refugiadas. Por ello, resulta importante destacar sus derechos reconocidos de manera internacional, los cuales determinan el estándar que los movilizados por el conflicto en Ucrania deben recibir en el país al que vayan. Según Betancourt (2017), “un refugiado, cuyo estatus es provocado por una situación excepcional, tiene los mismos derechos que un ciudadano del país receptor, al margen de si su estancia es de corta, mediana o larga duración”[34]. Es entonces que cualquier persona que adquiera la condición de refugiado, en base a la Convención de 1951, tiene, entre otros más, derecho a:

  • El derecho a la no devolución; el cual implica que no puedan ser rechazados y devueltos a su país natal pues ello generaría que se encuentren nuevamente en situación de riesgo de vida.
  • A un empleo remunerado; se deberán tomar en cuenta las demandas que cada persona presente (p.e. si cuenta con más familiares) de esta forma considerar un salario justo a las necesidades y el mantenimiento de las mismas.
  • A una vivienda digna; ello significa que mientras permanezcan en el país receptor deben tener un lugar donde vivir que cumplan con condiciones mínimas por lo cual muchos gobiernos han edificado centro de acogida.
  • A la educación gratuita y de calidad.
  • Recibir la documentación pertinente; con ello se hace referencia a que se les sea entregado documentos de identidad y pasaporte para poder rehacer sus vidas con las necesarias facilidades de viajar y circular identificando su situación de refugiados[35].

No debe dejarse de lado que, en situaciones de conflicto, son los y las infantes quienes se encuentran en una mayor situación de vulnerabilidad. En pasadas movilizaciones que han generado gran cantidad de refugiados han sido víctimas de graves problemas en los países receptores. En el caso de Siria, terminaron siendo rechazados, discriminados por diferentes causas como género o estatus migratorio y, finalmente, verse obligados a trabajar (UNICEF)[36].

Conclusión

Para finalizar, las movilizaciones de personas y la condición de refugiados son el resultado del fallo de la política, la cual termina perjudicando la vida de millones de personas que se ven involucradas en un conflicto que no buscaron. En otras palabras, el atropello de los derechos humanos deriva en la existencia de personas refugiadas. Sin embargo, debe recordarse que poseen derechos que deben ser garantizados de forma efectiva, pues independientemente del estado en el que se encuentre el evento, estos son inalienables. Del mismo modo, también es importante recalcar que dentro de estos sucesos hay necesidades que deben atenderse de forma especial por la singularidad del grupo o persona. Es el caso de los y las infantes, quienes se ven desplazados de sus hogares en altas cifras huyendo de la zona de batalla.

Si bien aparentemente se habría mantenido por largo tiempo una paz en Europa, lo cierto es que los conflictos no son siempre visibilizados, y aún menos el sufrimiento de la población que se plasma en muertes y desplazamientos. Es necesario que se generen vías de diálogo más efectivas para contrarrestar intentos de imperialismo por parte de las potencias. De esa forma, el Derecho también podrá ayudar como una herramienta que genera puentes y soluciones a los conflictos.

Confiemos que pronto haya mejores noticias y las personas puedan regresar a sus hogares y reencontrarse con sus familias.

Bibliografía y referencias 

[1] https://www.elconfidencial.com/mundo/2022-02-24/cronologia-rusia-estados-unidos-guerra-fria_3368345/

[2] https://espanol.radio.cz/hace-65-anos-nacio-el-pacto-de-varsovia-como-un-contrapeso-a-la-otan-8100334

[3]https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20200514/481089467931/pacto-varsovia-guerra-fria-urss-eeuu-hungria-checoslovaquia.html

[4]https://www.elconfidencial.com/mundo/2022-02-24/cronologia-rusia-estados-unidos-guerra-fria_3368345/

[5]https://www.dw.com/es/noruega-el-rev%C3%A9s-para-la-dependencia-energ%C3%A9tica-europea-de-rusia/av-60521256

[6] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-60533005

[7] https://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2021/06/21/russia-s-illegal-annexation-of-crimea-and-sevastopol-council-renews-sanctions-for-a-further-year/

[8] https://www.dw.com/es/ucrania-pide-un-calendario-claro-de-adhesi%C3%B3n-a-la-otan/a-60843766

[9] https://elpais.com/internacional/2013/11/29/actualidad/1385748525_693419.html

[10] Ibidem.

[11] https://www.lamarea.com/2014/01/29/ucrania-euromaidan-cede/

[12] Ibidem.

[13] https://www.rbth.com/news/2014/02/23/ukraine_abolishes_law_on_languages_of_minorities_including_russian_34486.html

[14]https://www.abc.es/internacional/20140316/abci-crimea-referendum-separatista-201403160709.html

[15]https://www.elperiodico.com/es/internacional/20140512/donetsk-declara-su-independencia-de-ucrania-y-pide-integrarse-en-rusia-3271349

[16]https://www.refworld.org/cgi-bin/texis/vtx/rwmain/opendocpdf.pdf?reldoc=y&docid=5979dcfa4

[17] Ibidem.

[18] https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/ccpr.aspx

[19] https://www.ohchr.org/documents/publications/hr_in_armed_conflict_sp.pdf

[20] https://refugeesmigrants.un.org/es/definitions

[21] Ibidem.

[22] https://www.acnur.org/5b0766944.pdf

[23] https://www.acnur.org/5b07680a4.pdf

[24] https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2022-02-26/lo-ultimo-onu-reporta-64-civiles-muertos-en-ucrania

[25] https://www.elperiodico.com/es/internacional/20220226/refugiados-ucrania-cuantos-ucranianos-guerra-cifras-13295575

[26]  Ibídem.

[27] Ibídem.

[28] Ibídem.

[29] Ibídem.

[30]https://www.rtve.es/noticias/20220225/guerra-ucrania-infancia-proteccion/2297323.shtml

[31] https://www.acnur.org/fileadmin/Documentos/Publicaciones/2012/8951.pdf

[32] https://help.unhcr.org/faq/es/how-can-we-help-you/derechos-y-obligaciones/

[33]https://eacnur.org/blog/problemas-sociales-que-afrontan-los-refugiados-tc_alt45664n_o_pstn_o_pst/

[34] https://bit.ly/3M6zRvJ

[35] https://www.acnur.org/5b0766944.pdf

[36]https://www.unicef.es/noticia/ninos-refugiados-y-migrantes-sus-derechos-responsabilidad-de-todos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here