fbpx
Este 5 de junio votaré, sin regodeo, por Keiko. He escuchado a ambos candidatos, a sus voceros, leído sus planes, sus encartes, revisado sus alianzas, ponderado sus intereses y comportamientos; en resumen: he hecho todo lo posible por nutrirme...
Según una encuesta publicada por IPSOS Apoyo esta semana, el 82% de los peruanos considera que su país es corrupto o muy corrupto. El bodeguero que decide no emitir facturas y el policía que pide propina “para su gaseosa” son personajes icónicos de la vida cotidiana. Congresistas, magistrados y funcionarios deshonestos protagonizan escándalos públicos todos los años y bajo todos los gobiernos.
En los últimos años, hemos evidenciado como diversos sectores de la sociedad critican al modelo de globalización liberal, que impera en la mayor parte del mundo desde hace varias décadas. Esta crítica se basa en que este modelo de “globalización salvaje neoliberal”, como ellos lo llaman, ha traído más pobreza y desigualdad en aquellos países donde se aplica.
Al preguntarnos sobre el concepto que la mayoría de peruanos tenemos en la cabeza al escuchar el nombre de la Bolsa de Valores de Lima (BVL) viene a nuestra mente un espacio saturado de gente, con un pregonero gritando a viva voz las cotizaciones cambiantes, y decenas de agentes pugnando por colocar su orden, esto sin duda es apoyado por escenas de películas clásicas como WallStreet.
Estas leyes de PI son evidentísimamente no libertarias. No son sino concesiones de privilegios por parte del estado, llevando al proteccionismo, la distorsión e ineficiencia del mercado, la transferencia de riqueza de consumidores y compañías más pequeñas a los grandes medios, las grandes farmacéuticas y otros, con el estado manejando buena parte de ello. En nuestro mundo estatista, tenemos impuestos, tenemos regulaciones, tenemos encarcelamientos por delitos sin víctimas y tenemos guerras. Así que la existencia de la ley de PI no debería ser ninguna sorpresa.
¿Cuánto pagaría por ir a una final de la copa del mundo de Fútbol? ¿Qué precio estaría dispuesto a sufragar por entrar al concierto especial de su cantante favorito? ¿Qué cantidad de dinero gastaría en las vacaciones de sus sueños?
Las últimas semanas un debate ha secuestrado la atención de los medios: ¿tiene, o debería tener, la radio un rol promotor de la música nacional o es un negocio más que, como tal, debe responder netamente a factores de eficiencia?
Joe Navarrete, abogado asociado del Estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados y especialista en derecho corporativo, derecho del mercado de valores y derecho civil. Introducción En la entrada anterior (https://www.enfoquederecho.com/2018/02/17/validez-y-eficacia-de-los-convenios-societarios/) había dado cuenta de algunas reflexiones sobre la validez y la...
Mario Zúñiga Abogado. Investigador del Instituto Libertad y Democracia - ILD Yo pensaba que el peor pecado de los gobiernos intervencionistas (incluyendo en esa categoría, a riesgo de confusión, a socialistas, fascistas, corporativistas o “colectivistas” en general; radicales o moderados, antiguos...
El tema que voy a tratar no es coyuntural, aunque la primera parte del título sí lo es. No es novedoso, sin embargo describe una situación actual. El ámbito de aplicación territorial de un tratado determina, en el caso de las inversiones, si la ubicación geográfica de estas hace que estén protegidas por el acuerdo. El determinar el territorio sobre el que se aplica un tratado de inversión es un tema relevante.

SECCIÓN BLOGGERS

SÍGUENOS

52,608FansMe gusta
14,990SeguidoresSeguir
88SeguidoresSeguir
10,176SeguidoresSeguir
12,102SuscriptoresSuscribirte